Javier Barreda: “Se puede dirigir al APRA con Alan, sin Alan... pero no contra Alan”

Entrevista a Javier Barreda. El militante del APRA y exviceministro señala que el partido falló en renovar su liderazgo.

22 Feb 2017 | 1:49 h

En la siguiente entrevista, Javier Barreda ofrece una mirada crítica del APRA en un nuevo Día de la Fraternidad. Señala que el partido falló en renovar su liderazgo. No cree que vaya a desaparecer, aunque sí tiene claro que se necesita un nuevo impulso. ¿Quién puede ser capaz de dar ese empujón? Ese es el gran problema: no se tiene claro.

¿Esta es la etapa más crítica del APRA en sus últimos veinte años?

No es la más crítica, sí, la más difícil. Cuando sacamos 1,4% en el 2000, García no estaba. El 2016 tuvimos a nuestro equipo electoral completo, pero mal organizado.

PUEDES VER: Cecilia Chacón: “En Fuerza Popular no hay denuncias gravísimas, son tonterías”

Lo que hace que la crisis sea más impactante.

Es más impactante, de acuerdo. La elección (2016) la perdimos por errores de estrategia porque apuntamos a ofrecer un voto seguro cuando la gente pedía un cambio, una transformación.

¿El APRA debe refundarse?

Debe innovarse mucho. Una refundación es una palabra muy difícil de asimilar en un partido con tradiciones tan enraizadas. Refundar implica olvidar lo que uno fue...

¿El APRA no se ha olvidado de sus orígenes, acaso?

Olvidamos algunas banderas que no debimos olvidar, como la equidad, la justicia social, el acceso de oportunidades a favor de los más pobres. Todo eso se quiso cambiar por el discurso de la obra, pero tiene un límite. Fallamos en el diagnóstico. En la idea de la justicia social, ahí nos faltó mayor decisión, más gestos.

¿Qué responsabilidad tiene el liderazgo del partido en lo que se ve ahora?

Hay responsabilidad en el liderazgo colectivo e individual del partido. Si algo podemos tomar como lección es que no preparamos al partido para lo que vendría a partir del 2011, cuando dejamos el poder. No armamos la plataforma para pervivir después.

Tanto no prepararon nada, que para el 2016 tuvieron que recurrir de nuevo a García.

(Silencio). Bueno, es que hay liderazgos que debes asumirlos como lo que son: muy fuertes. Se escuchan críticas dentro del partido contra García, pero le aseguro que el 99% de los apristas pensaban que lo lógico era insistir con él. Eso lo decían, incluso, ciertos emergentes francotiradores de hoy. Lo que sí es cierto es que el país quería otra cosa.

¿Es posible pensar en el APRA sin García?

(Piensa). Esa pregunta es muy difícil.

Muchos se la hacen.

La voy a responder así: se puede dirigir al APRA con Alan, sin Alan... pero no contra Alan.

¿Por qué?

Porque es un líder que despierta emoción en militantes y operadores. Es un error pensar que un discurso contra García es suficiente para conquistar la voluntad de los apristas. La dirigencia que surja del próximo congreso partidario no va a poder excluir a nadie, ni a “alanistas” ni a “antialanistas”.

¿Es usted un 'alanista'?

No, soy un aprista. Yo le tengo respeto y reconocimiento a García.

¿Le tiene cariño?

Eso solo se lo tengo a mi esposa y mis hijos. Pero le digo: a este partido, o lo salvamos todos o lo enterramos entre todos. No hay otra.

García ya se autoexcluyó por el momento.

Ha dicho que llegó al final de su ciclo, y es algo que ha reafirmado. Pero sigue teniendo responsabilidad con el partido para que no muera.

¿De verdad cree que García no querrá postular el 2021?

Eso lo veo muy difícil.

¿Pasó su tiempo político?

Lo que creo es que el bicentanario del Perú va a requerir un liderazgo diferente (al de García), desde el APRA al menos. No lo descarto como alguien que siempre moverá opinión. Pero el APRA debe construir su nueva plataforma.

Enrique Cornejo ha reclamado ese nuevo liderazgo. ¿Se equivocó al enfrentarse abiertamente con García?

Creo que hubo cosas en su estilo que no lo ayudaron a conquistar un mayor respaldo en el partido, como enfrentarse a García de una manera tan poco racional. Pudo plantearse una estrategia de continuidad, recogiendo lo bueno para, así, buscar un nuevo futuro.

¿Alan García es un intocable en el APRA?

Nadie es intocable en el APRA. Lo que pasa es que Cornejo planteó una crítica irracional porque, encima, él fue parte de lo que cuestionaba. Le recuerdo que él fue jefe del plan de gobierno de la campaña del año pasado. Yo espero que salga libre del caso Odebrecht. Su error fue rodearse de gente nefasta, pero es un capital para el partido que no debe descartar.

¿Cornejo ya puede decirle adiós a su expectativa de convertirse en secretario general?

No diría eso. Lo que sí creo es que en el nuevo congreso se debe asumir como una transición. Hoy no veo un liderazgo definido que reemplace a lo que hemos tenido antes. Ojalá surja, claro, pero va a demorar.

Se suponía que la de los 'cuarentones' es la generación que debía tomar el liderazgo en el partido. Nunca asumió ese rol, ni le discutió el control a García. Usted mismo formaba parte. ¿Son los 'cuarentones' una generación perdida?

Es la generación que se sacrificó. Tuvimos dos errores: concertamos con una fuerza parte del pasado para formar una secretaría general conjunta...

¿Se refiere al pacto con Jorge del Castillo?

Con Jorge, sí. Y un segundo error consistió en que preferimos entrar al Estado y asumir responsabilidad pública y nos olvidamos del partido. Yo mismo fui viceministro. Pero qué le puedo decir: así es el APRA, un partido de situaciones difíciles.

¿El caso Odebrecht va a terminar de dinamitar a lo queda del APRA?

Va a dinamitar a la política peruana en general. Mientras no existan militantes reconocidos vinculados a coimas, pasará la prueba. Espero que así sea. Lo que se ha visto hasta ahora son funcionarios no apristas. Quiero creer en todos mis compañeros. 

Te puede interesar