La iglesia y la ideología del mal

18 Feb 2017 | 19:00 h

Despierta cristiano, católico, sodálite. Abre los ojos. Tu iglesia no te quiere libre, te necesita sometido. Tu iglesia te miente porque tú sostienes su imperio de dinero y de poder. No existe ideología de género, los homosexuales no son enfermos ni los niños están en peligro porque se les enseñe en la escuela con la neutralidad que la iglesia no representa. Lo que pasa, hermano cristiano, católico, sodálite, creyente al fin, es que tu iglesia tiene miedo de no ser ya quien dicta las reglas. Porque si deja de dictar reglas, ¿quién la necesitará? Se le iría la clientela, y una iglesia sin fieles, pierde poder.

Tu iglesia te miente para retenerte, usa tu amor a dios para sostener su imperio de poder y corrupción de menores. Esos hombres de la iglesia han usurpado la representación de dios para llenar sus bolsillos, para vivir mantenidos como reyezuelos por todos ustedes, mientras son cómplices de esa sistemática violación de niños. Lo supo Juan Pablo II y lo ocultó. Lo sabe el papa Francisco hoy y ¿qué hace? ¡Protege al violador! ¡Mira lo que ha hecho con Figari del Sodalicio! Le ha decretado un exilio dorado en Italia, y le prohíbe volver a Perú para que la justicia no lo alcance. ¿Por qué la Iglesia actúa así? ¿No te preguntas, cristiano, católico, sodálite, buen prójimo: por qué los protegen? ¿Por qué prefieren ‘perdonar’ al violador y negar a la víctima? ¿Por qué pueden ser tan crueles y qué significa para tu iglesia y para ti que lo sean? ¿No te das cuenta que utilizan la confesión y el perdón de dios para tapar a estos monstruos de rendir cuentas a la justicia terrenal? ¿No te das cuenta que usan su organización para encubrir el peor de los delitos junto con el de matar, penetrar a un niño, violarlo, violentarlo? ¿Eso defiendes? ¿Eso apañas? ¿Eso no te parece suficiente para preservar tu fe y amor a dios saliendo de esa farsa en la que se ha convertido tu iglesia? ¿A esos les prestas tu fe? ¿Para que la gran maquinaria de la iglesia encubra a violadores de niños? La fiscalía peruana archivó el caso contra Figari habiendo tantos testimonios, incluso habiendo una investigación interna del Sodalicio que lo encuentra culpable. ¿No te das cuenta que son tan corruptos como cualquier político? ¿Y que, permaneciendo junto a ellos, con tu silencio los avalas, avalas a cada cura violador, eres cómplice de cada niño violado?

Si abres bien los ojos y piensas por ti mismo, y no secuestrado por sus mentiras, te darás cuenta, hermano cristiano, católico, sodálite, creyente al fin, que no son los homosexuales los enfermos, que a nadie hacen daño amándose consensuadamente entre adultos; verás que los enfermos son esos religiosos que tienen sexo con niños, esos adultos que se aprovechan de un pequeño para someterlo y violarlo. ¡Eso es enfermo! ¡Eso es lo que debería hacerte saltar de tu silla y denunciar a tu iglesia, o largarte de ella!

Si te das un momento para pensar por ti mismo, sin mentiras arropadas en pseudociencia o miedos infundados, te darás cuenta, amigo cristiano, católico, sodálite, creyente al fin, que la única ideología que existe es la que ellos te inoculan para lavar tu cerebro. La ideología del mal de una iglesia que quiere que veas suciedad en lo inocuo, que quiere que veas como mala la igualdad, la libertad, el respeto a la diferencia y a la pluralidad de quienes solo buscan amarse a sí mismos como adultos que son, y amar a otros por lo que son, y no por qué aparato genital tienen. Y mientras tu iglesia te engaña para que veas en ese amor adulto la maldad, callan lo escandalosamente perverso, enfermo y cruel de su organización proveyendo niños inocentes a sus depredadores y protegiéndolos de la justicia. Y tú callas con ellos. Tu iglesia te miente porque si comienzas a pensar por ti mismo, si te das cuenta que no es necesario pertenecer a una iglesia para tener principios, para amar bien, para no abusar de otros, para no hacer daño, entonces la iglesia pierde poder. Tu iglesia te miente porque no te quiere libre, te necesita sometido y con miedo. Pero abre los ojos y date cuenta, ellos no representan al dios que dicen, al dios que quieres, ellos solo se representan hace tiempo a sí mismos y a su modo ostentoso y lujurioso de vida, criminal ahora también. Y tú, difundiendo sus mentiras y con tu silencio sobre sus delitos, terminas siendo, sin quererlo, parte de esa ideología del mal.

Te puede interesar