Toledo: va un pez gordo...

5 Feb 2017 | 3:00 h

 
Toledo: "Los cuatro suyos son suyos pero los veinte millones son miyos". Con esta frase de humor el gran caricaturista Heduardo deja claro lo que Alejandro Toledo significa hoy para quienes defendimos y defendemos la democracia: un grotesco traidor de todos los principios por los que miles de peruanos, estudiante, colectivos, agrupaciones regionales y nacionales lucharon en el año 2001. Alejandro Toledo devenido en un corrupto más de aquellos contra los que luchamos entonces y seguiremos luchando. 
 
 
Que quede claro que Toledo fue el mascarón de proa mediático y político de miles de peruanos hastiados de la descomposición nacional a la que llevó al país Fujimori, el gran corruptor institucional, social y moral del Perú. Hoy hay que arrancarle esos galardones porque ensucia la épica gestada y sostenida por tantos peruanos con esfuerzo, honradez y coraje.
 
Que quede claro: de Toledo no son los Cuatro Suyos, son suyos los sucios millones por los que debe terminar en la cárcel como todo traidor que engaña y roba al pueblo. 
 
Que quede claro, también, que esperamos que la justicia peruana tenga el valor y patriotismo de estar a la altura de esta acuciante circunstancia en la que algo muy trascendental se juega: Qué mensaje damos como sociedad a quienes delinquen en las altas esferas del poder que conducen los destinos del país. Necesitamos que quede claro a los que están en política y a los que aspiran a ella que ca-er-án si meten mano. 
 
Nuestros jueces y fiscales tienen la oportunidad histórica de ser parte de quienes ayudan al país a limpiarse o de quienes lo ensucian. Esperamos noticias de García, de Humala, de Villarán, de Castañeda, y de los otros grandes, PPK incluso si está metido. En eso la Fiscalía tiene una enorme e histórica tarea que debemos acompañar, y no debe dejarse avasallar o amedrentar por congresistas que presionan para acceder a información que ayude a salvar a sus jefes. 
 
Como explica Caretas (https://goo.gl/riiKCg), la muerte del juez supremo en Brasil que llevaba el caso Lava Jato aceleró la colaboración eficaz en Perú de Barata y tras el acuerdo entre el fiscal de la Nación peruano, Pablo Sánchez y su homólogo Rodrigo Janot, el fiscal peruano Hamilton Castro accedió a 11 folios del expediente brasileño con 314 nombres de coimeados en Perú. De ahí la desesperación del aprismo, por ejemplo, por arrinconar a la Fiscalía desde el Congreso. La Fiscalía no tiene ninguna obligación de entregar información a los interesados congresistas. Y en esto todos debemos apoyar a la Fiscalía.
 
Lo que sí debemos demandar a todos es que las investigaciones se amplíen al gobierno de Fujimori. No existe ninguna razón para negarse que no sea el ocultamiento. Odebrecht ganó más contratos en el gobierno de Fujimori que en los 3 gobiernos juntos de García, Toledo y Humala hoy investigados. Solo en sobrecostos de Odebrecht, el Perú perdió en la época de Fujimori 500 millones de soles (Investigación de Idl-Reporteros https://goo.gl/TBgYTS). Así que Fujimori y sus ministros también deben ser investigados si queremos purga de verdad y no solo trofeos políticos. 
 
Porque, ojo, acá no son solo las coimas que los presidentes y sus cómplices se meten al bolsillo, sino los millones que el país perdió durante los gobiernos de García, Toledo y Humala. En sobrecostos de las obras: más 4,600 millones de soles; en adendas y arbitrajes donde siempre perdía el Perú y ganaba la empresa: 254.6 millones dólares. Como apunta IDL-Reporteros, “el Estado se las arregló para perder en todo: desde la redacción de los contratos hasta la organización de los arbitrajes”. 
 
Y esto nos trae al presente con casos como Kuntur Wasi. Es una vergüenza y atrevimiento del Estado que en un contexto así insista en salvar un contrato lesivo para el país desde su redacción. Es cierto que se negoció en el anterior gobierno, pero debemos comenzar a cambiar este sistema que mantiene a los negociadores en la sombra transando clausulas desfavorables al país a las que les ponen candado con las firmas. ¿Quiénes son? ¿Por qué negocian en contra del país? Que se investiguen sus cuentas.
 
Así como también exigimos se investiguen las reuniones de representantes de Odebrecht con los candidatos presidenciales: Keiko, Alan y PPK y su posible financiamiento de campañas. Si acá tiene que caer toda la clase política, que caiga. Bien merecido lo tienen. Si no, habrá que llamar a la insurgencia contra un sistema formal que solo sirve para legitimar el robo en altas esferas, mientras el ciudadano común se siente estafado, frustrado, violado, asqueado: Que caigan todos o nos tumbamos todo.
 

Te puede interesar