Tío de Alan García habría recibido coimas de Odebrecht en 1988

10 Ene 2017 | 19:00 h

La constructora Odebrecht habría empezado a pagar coimas en Perú durante el primer gobierno de Alan García (1985-1990) y uno de los beneficiarios de esos pagos irregulares sería el aprista Jorge Ramos Ronceros, tío del ex mandatario.

Según un reportaje del portal web Gran Angular, que se basa en documentación incautada por la policía brasileña durante las investigaciones por el caso Lava Jato, Ramos Ronceros habría recibido de Odebrecht US$ 1,800,000 en 1988, el mismo año en que la em­presa brasileña se adjudi­có en consorcio la ejecución de los proyectos de la Central Hidroeléctrica Charcani V, en Arequipa, y de irrigación Chavimochic, en La Libertad.

Dicho pago depositado en Suiza y Bahamas, señala el informe periodístico, quedó consignado en recibos de caja dirigidos a " Pescoção”, que era el sobrenombre que utilizaba el tío del ex mandatario, según una lista de colaboradores que manejaba la constructora y que también forma parte de los 530 documentos que fueron entregados a las autoridades del Brasil.

En esa relación figuran, además, otros ocho peruanos.

El tío del ex jefe de Estado no solo ha sido financista de sus campañas, sino también presidente de Electroperú en el primer gobierno aprista y asesor en varios ministerios en la segunda gestión de García. Es primo hermano de Carlos García Ronceros, padre del ex presidente.

Piden investigar

En tanto, por unanimidad, el Consejo Regional de La Libertad acordó en sesión ordinaria pedir a la comisión Lava Jato del Congreso, a la Contraloría General de la República y a la Fiscalía de la Nación investigar los contratos de la I, II y III etapa del Proyecto Especial Chavimochic, esto a raíz de las graves denuncias de soborno contra Odebrecht y los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

El consejero de Trujillo, Dante Chávez, quien sustentó la solicitud, recordó que Odebrecht no invirtió un sol en la I y II etapa de la irrigación, pues lo hizo el Estado. Sin embargo, Odebrecht va a administrarlas.

“Es necesario que la Comisión Lava Jato, la Contraloría y la Fiscalía hagan una revisión, análisis e investigación sobre presuntos actos de corrupción que podría haber en la I, II y III etapa de Chavimochic. Caiga quien caiga, los responsables deben asumir su responsabilidad”, acotó.

El contrato para la III etapa se suscribió en 2014 en la gestión de José Murgia como gobernador regional. Su costo es de US$ 715 millones y es ejecutado por el Consorcio Chavimochic que integran Odebrecht y Graña & Montero.

Te puede interesar