Así se ocultó en el Congreso el informe Pari sobre Lava Jato

Hallazgos incómodos. Se terminaron presentando tres versiones diferentes, dos de ellas descafeinadas. El presidente de la comisión investigadora firmó, él solo, el texto completo. Nunca se debatió en el Pleno. Un bloqueo en toda regla.

31 Dic 2016 | 15:48 h

Mientras el Perú aguarda el desarrollo de las investigaciones judiciales sobre Odebrecht y Lava Jato, buena parte de lo que se sabe hasta el momento sobre este caso, en lo que atañe al Perú, nace de un informe elaborado en el Congreso que, hasta hoy, no ha sido publicado ni difundido de manera oficial. Su autor: el ex legislador Juan Pari.

PUEDES VER: Lava Jato: El perfil de los congresistas que investigarán el caso de corrupción

La anterior Comisión Lava Jato se instaló el dos de noviembre de 2015. El informe final empezó a debatirse hacia mayo y junio de 2016. Aunque se suponía que habría un texto consensuado, se terminaron presentando tres informes: uno en mayoría y dos en minoría.

En un hecho que puede calificarse de insólito, Pari, el presidente de la comisión, terminó firmando él solo su informe de 650 páginas.

El trabajo avalado por Pari expone una serie de pistas muy importantes sobre las operaciones de las empresas brasileñas en el país.

En las conclusiones señala que “se han establecido indicios de que ha operado en el Perú un esquema financiero empresarial de sucesivas transferencias de dinero, con la aparente finalidad de esconder su origen y su destino final”. Este destino, añade, “estaría asociado al pago de coimas a cambio de las prebendas obtenidas por empresas brasileñas con contratos y adendas lesivos al Estado”. Una bomba, claro está.

Por etapas

La República ha reconstruido esta historia para ofrecer los detalles de la manera más completa posible.

El ocultamiento del informe Pari tuvo varias etapas.

El proceso de debate final dentro de la comisión fue bastante largo. Con varios elementos técnicos, los asesores de los congresistas se reunían para evaluarlos y llegar a acuerdos. Hubo un cuarto intermedio que duró más de un día.

Cuando parecía que existía un consenso, empezaron las observaciones de parte de los miembros de la comisión.

La principal objeción era que el mandato otorgado consistía en investigar sobre presuntas coimas a funcionarios por parte de las empresas brasileñas. Bajo esa óptica, todo lo que no se ajustara a eso debía ser eliminado. Una posición extraña. Como recordó Pari, una coima implica un beneficio a cambio de dinero. "Y lo que hacía visible el informe era, justamente, los beneficios recibidos por las empresas brasileñas. Pero decían que eso correspondía a otra investigación", dijo Pari.

Mauricio Mulder (Apra) era crítico del informe original. Sus declaraciones de esa época lo demuestran. Lo secundaban Modesto Julca (Perú Posible), Josué Gutiérrez y Cristóbal Llatas (Partido Nacionalista). Los cuatro pertenecen a los partidos liderados por los ex presidentes Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala. Sus gestiones están en abierto entredicho por el caso Lava Jato.

El informe se votó por partes. Generalmente Mulder, Julca, Gutiérrez y Llatas votaban en contra. Los fujimoristas Hurtado y Beteta se abstenían.

Como resultado nacieron dos informes nuevos.

Lo curioso, le comentó Pari a La República, es que al momento de las firmas, Julca, Gutiérrez y Llatas suscribieron uno mientras que Mulder, Hurtado y Beteta el otro. Tres a tres. Pari firmó la primera versión, con los hallazgos principales.

Sin un informe respaldado por mayoría no se puede proceder al debate en el Pleno. Por ese motivo, Pari reclamó y denunció una "maniobra".

Luego Mulder retiró su firma. Así, el informe de Julca, Gutiérrez y Llatas pasó a ser el de mayoría.

Igual, el debate nunca ocurrió. El caso Lava Jato no se puso en agenda. El plazo máximo era el 16 de junio, último día de legislatura.

"No quisieron (debatir) los informes. Yo hubiese podido exponer el que firmé, con todo lo encontrado. Soltaron un argumento del tipo 'no nos vamos a acuchillar en el último día que vamos a vernos todos juntos'", dijo Pari.

Se planteó la posibilidad de convocar a una sesión extraordinaria. Se necesitaban 78 firmas. No se llegó a la cifra exigida. No es seguro que se haya puesto demasiado empeño tampoco. 

“Se bloquearon testimonios muy importantes para la investigación”

Para el ex congresista Juan Pari, uno de los problemas de la Comisión Lava Jato fue que la investigación se desarrolló en periodo electoral. "Se usaba mucho el argumento de que no podíamos andar citando a personas que estaban candidateando. Eso lo sostuvieron casi todos en su conjunto y por eso se bloquearon testimonios muy importantes. Estos se recogieron casi al final. Fue un obstáculo muy serio", señaló.

Un segundo problema, comentó el ex presidente de la comisión, fue el hecho de que los informes que se solicitan a las instituciones públicas demoraban mucho en llegar. "Trataban de demorar todo al máximo", agregó.

La comisión se instaló el 2 de noviembre de 2015. La integraban en un inicio Pari (Dignidad y Democracia), Carmen Omonte (Perú Posible), Mauricio Mulder (Apra), Josué Gutiérrez y Daniel Abugattás (Partido Nacionalista), Karina Beteta y Jesús Hurtado (Fuerza Popular).

De ese grupo original se alejaron a medio camino Omonte y Abugattás. Fueron reemplazados por Modesto Julca (Perú Posible) y Cristóbal Llatas (Partido Nacionalista).

Te puede interesar