Los viejos canales de Lima como Patrimonio de la Humanidad [Video]

Lima Metropolitana no es un desierto gracias a sus tres ríos y esa enorme red de canales de origen preincaico que hoy en día siguen cumpliendo con distribuir el agua por toda la capital peruana.

24 Abr 2017 | 6:05 h

Si hay algo que sorprende a los más de 10 millones de limeños es saber que, además de los ríos Chillón, Rímac y Lurín, existen media docena de ríos artificiales, de origen preincaico, que hacen funcionar el complejo circuito hidráulico de la ciudad capital.
 
Pero la sorpresa aumenta cuando se les demuestra que estos canales sirvieron para delimitar los actuales distritos: Los canales Lati, Sulco, Huatica, entre otros, siguen “vivos” pues sirven para regar el 80 por ciento de los parques públicos de la urbe capitalina.
 
Las aguas de estos canales riegan 17 distritos de la ciudad: Ate, El Agustino, Jesús María, La Molina, Lima, La Victoria, Lince, Magdalena, Miraflores, Pueblo Libre, San Borja, San Isidro, San Luis, San Miguel, Santa Anita, Surco y Surquillo.
 
Por si fuera poco, se calcula en casi 70 usuarios de los canales, entre los que figuran municipalidades, clubes, agricultores, cementerios y un largo etcétera.
 
Sin embargo, el origen de estos canales sigue siendo enigmático. Si bien los arqueólogos coinciden en su origen preincaico, aun no se ponen de acuerdo en cuál o cuáles fueron las culturas que se desarrollaron en los actuales territorios de Lima Metropolita. Recientes investigaciones han admitido que los catastróficos Fenómenos del Niño también afectaron los territorios de la actual Lima Metropolitana, pero que las crisis que provocaron sirvieron como una oportunidad para mejorar y ampliar la frontera agrícola, así como engrandecer las instalaciones urbanas, como templos, sitios administrativos y plazas públicas.
 
Por todo esto, el periodista e investigador Javier Lizarzaburu, inició una campaña para declarar los canales prehispánicos limeños como Patrimonio Cultural de la Humanidad y así proteger, investigar y poner en valor estás vías acuíferas que quitan la sed y riegan la capital peruana.
 
 

Te puede interesar