Pisco-Huaytará: por el camino inca de Los Libertadores

A sólo dos horas de Pisco se encuentra Huaytará e Inkawasi,  con los monumentos incas de piedra más cercanos a la costa.

Redacción LR

Huaytará es un poblado ubicado en medio de la ruta Pisco-Ayacucho siguiendo la autopista Vía Los Libertadores que reúne todas las condiciones para convertirse en un gran destino turístico del sur peruano.

Y es que ostenta una joya arquitectónica: un antiguo templo de arquitectura inca clásica que nada tiene que envidiar a los palacios cusqueños. Sobre sus bellos muros de piedra se construyó una capilla cristiana. El conjunto refleja el sincretismo propio de la religiosidad andina. Por si fuera poco, tiene un buen hotel de turistas, un museo y está muy cerca al complejo arqueológico de Inkawasi, que debió ser algo así como una hacienda del Inca cusqueño, con su gran plaza cuadrangular y sus tambos y edificios de piedra. En medio del curso del río se puede visitar el denominado “trono del inca” labrado en una enorme roca que nos hace recordar las “piedras cansadas” de la cantera cercana a Ollantaytambo y de Sacsayhuamán.

Será por eso que Huaytará e Inkawasi fueron elegidos por el proyecto Qhapaq Ñan del Ministerio de Cultura como epicentro de un ambicioso proyecto de conservación y restauración arqueológico. Todo esto unido a un circuito que va desde Chincha Alta, Humay, Pisco, el poblado Lima La Vieja, el enigmático geoglifo Monte Sierpe y Tambo Colorado.

Estas locaciones estuvieron vinculadas por un antiguo camino real que debió ser uno de los circuitos más transitados en el mundo prehispánico, y que conservó su importancia durante el Virreynato y la República. Tanto así que la autopista Vía Los Libertadores, inaugurada a mediados de los años 90 del siglo pasado, fue construida siguiendo un trazo paralelo al camino real.

Hoy en día, los visitantes pueden comprobar la belleza de los muros incas de la iglesia San Juan Bautista de Huaytará y trasladarse al cercano Inkawasi donde se pueden comprobar el fino trabajo de conservación y restauración que vienen realizando los especialistas del proyecto Qapaq Ñan con el apoyo de pobladores de la zona.

Un fin de semana puede resultar suficiente y, de paso, gozar de un buen circuito de manejo por la autopista Panamericana Sur y la Vía Los Libertadores. Desde Lima son tres horas de viaje a Pisco y en Humay está el desvío hacia Huancavelica y Ayacucho. Dos horas más de camino y se llega a Huaytará e Inkawasi. Al día siguiente, nada mejor que una visita a Tambo Colorado y el imponente geoglifo de Monte Sierpe. Ambos destinos también se pueden ver en el facebook de Perú Sorpredente.