Cerro Chepén: Nuevo atractivo turístico para el Circuito Moche [Video]

Chepén es una próspera ciudad de comerciantes y agricultores ubicada en el kilómetro 700 de la Panamericana Norte  y en una encrucijada de caminos que une Trujillo y Chiclayo con varias ciudades de Cajamarca.

Redacción LR

Por Roberto Ochoa

Pero este vínculo de costa y sierra no es de ahora. Hace aproximadamente mil años, en una época que los arqueólogos denominan Moche Tardío, los pobladores de Cajamarca “bajaron” hacia el litoral y tuvieron un enorme intercambio cultural y comercial con los moches. Y existen vestigios de que este intercambio pudo ser, incluso, a través de invasiones, asedios y guerras.

Prueba de ello es la denominada “fortaleza” que corona el cerro Chepén (o San Sebastián) donde los arqueólogos han hallado vestigios de una urbe con más de mil viviendas, caminos empedrados, murallas de casi 6 metros de altura, templos y observatorios esparcidos en 32 hectáreas desde la falda hasta la cumbre del cerro Chepén.

Su monumentalidad sorprenden a los escasos visitantes que se atreven a ascender hasta la cumbre del cerro para gozar la magnífica vista del todo el valle y recorrer los restos arqueológicos de esta ciudad de piedra.

A fines del siglo pasado, el arqueólogo Marco Rosas identificó dos zonas: la monumental ubicada cerca a la cima y la de “bajo rango” ubicada en las faldas del cerro. Por aquellos días se iniciaron las excavaciones en las huacas de San José de Moro, a sólo 4 kilómetros de Cerro Chepén, donde Luis Jaime Castillo descubrió varias tumbas de sacerdotisas moches enterradas con un ajuar funerario que incluyó enigmáticas maquetas de palacios.

Años después se pudo determinar que esas maquetas corresponden a las construcciones de Cerro Chepén. Para la arqueóloga Solsiré Cusicanqui Marsano lo más resaltante de Cerro Chepén es el patrón constructivo de piedra mochica. “Por mucho tiempo se ha asociado el patrón constructivo Mochica con adobes. Sin embargo, en Chepén y en toda la zona del río Jequetepeque se ha registrado diferentes asentamientos mochicas construidos con piedra extraída de canteras hechas en el mismo cerro donde fueron levantados los asentamientos”.

Otro tema de investigación fue la intensa relación de los moches de Cerro Chepén con las poblaciones “Wari-Cajamarca” y la similitud de estilos cerámicos que comparte con el sitio de San José de Moro, entre los que resalta los asociados al periodo Mochica Tardío y Horizonte Medio.

Cerro Chepén también se proyecta como una opción turística para el Circuito Moche. Está ubicado en la ruta que une a Trujillo con Chiclayo y a sólo 20 minutos de Pacasmayo, donde los turistas pueden pernoctar en sus hoteles ubicados a orillas del mar. La visita a la “fortaleza” de Chepén se puede complementar con San José de Moro (ubicada a sólo 4 kilómetros), donde los turistas pueden comprobar in situ el avance de las sorprendentes excavaciones arqueológicas. Se sabe que también se ha proyectado la construcción de un museo de sitio.

Por ahora se estudia la propuesta de construir un teleférico o un cable-carril que permita el transporte de los turistas hasta la cima de Cerro Chepén donde se ubica la zona monumental  y las enormes murallas. De paso, serviría también para mejorar la seguridad de los visitantes y servir como parada obligada en el largo viaje desde los destinos turísticos moches de Trujillo y Chicama con Lambayeque, Sipán y Túcume.