Dama de Chornancap: La Primera Dama de Lambayeque [VIDEO]

Su rostro fue reconstruido en el 2012 luego de un sofisticado trabajo realizado por especialistas peruanos y extranjeros. Hoy en día se exhibe en los ambientes del Museo Brünning de Lambayeque.Su rostro fue reconstruido en el 2012 luego de un sofisticado trabajo realizado por especialistas peruanos y extranjeros. Hoy en día se exhibe en los ambientes del Museo Brünning de Lambayeque.

Redacción LR

Es conocida como la Sacerdotisa de Chornancap y también como la Primera Dama de Lambayeque pues el hallazgo de su tumba en el 2011 dio nuevas luces sobre esta cultura que sucedió a los moches y fue contemporánea con chimú e incas.

Se exhibe en los renovados ambientes del Museo Nacional de Arqueología Brünning, en Lambayeque, que está ubicado casi al frente del Museo de las Tumbas Reales del Señor de Sipán. Es decir, a un lado de la Panamericana Sur se exhibe una soberana que gobernó a los Lambayeque. Al otro lado, están las tumbas de los reyes moches enterrados en Huaca Rajada, Sipán.

La reconstrucción de su rostro fue un trabajo pionero que se presentó en diciembre del 2012 y ahora se exhibe en  todo un salón dedicado a su tumba descubierta en Huaca Chotuna, en Mórrope. A las finas piezas de oro y plata se sumaron los cerámicos y el entierro de 8 mujeres jóvenes que, según el arqueólogo Carlos Wester La Torre, director del Museo Brünning, habrían integrado la numerosa servidumbre de la Primera Dama Lambayeque.

Y fue este detalle matriarcal lo que conmovió a la comunidad arqueológica nacional. La existencia de un reina, que tuvo entre su servidumbre más cercana a otras mujeres, y que mereció una tumba cuya importancia no tiene nada que envidiar al de la Dama de Cao o las personajes femeninas halladas en San José de Moro. En todos estos casos, ellas merecieron los mismo honores que los soberanos varones moches y lambayeques.

Para conocer a la Dama de Chornancap hay que visitar el Museo Brúnning, pero lo mejor es complementarlo con una visita a Huaca Chotuna, en Mórrope, para comprobar la belleza de los frisos y murales que adornaron la tumba de la Primera Dama Lambayeque.