11 de Marzo de 2006 | 2:00 h

A 30 días

Por Mirko Lauer.

"IMA detecta otra caída, leve esta vez, de Flores y crecimientos de García y Humala".


Mirko Lauer.

En este momento hay por lo menos tres maneras de seguir la competencia electoral: las encuestas que confirman las cifras de diciembre 2005 (Apoyo, Lima, PUCP), las encuestas que anuncian un juego nuevo (Idice, IMA), y los rumores tectónicos. En los tres casos la tendencia general es parecida, pero su intensidad cambia considerablemente.

La tendencia general es hacia una caída de Lourdes Flores y un crecimiento de Alan García y Ollanta Humala. Pero en las encuestas confirmatorias esto no anuncia una modificación del primer lugar de Flores, mientras que en las otras encuestas viene anunciada la posibilidad de una segunda vuelta García-Humala.

Los rumores tectónicos vienen insistiendo en un avance de Humala mucho mayor de lo que muestran las encuestas. Esto se apoya en supuestas encuestas secretas, en las que invariablemente Humala ocupa un primer lugar. Podría tratarse de un psicosocial, pero adviértase que no lo hay similar en el caso de los otros dos candidatos.

La encuesta nacional más reciente es la de IMA, y la próxima aparece mañana en América TV. IMA detecta otra caída, leve esta vez, de Flores y crecimientos de García y Humala. Confirma el salto dado por García en otras encuestas, pero ahora ya de casi siete puntos, lo cual lo ubica a poco más de un punto de Humala, en las puertas de la segunda vuelta.

De mantenerse esta tendencia los tres candidatos pronto se encontrarán dentro de los márgenes del error estadístico de la mayoría de las encuestas (la relación García-Humala ya está allí), con el añadido de que el bolsón de indecisos sigue creciendo, y todavía podría desembalsarse en alguna dirección novedosa.

Flores ha acusado el golpe de esta situación con un par de reacciones rápidas: el anuncio de que defenderá sus votos en las mesas electorales y el lanzamiento de una iniciativa específicamente dirigida a los indecisos. Pero igual hay caras largas en su comando de campaña, y no hay los clásicos avisos de un triunfo en primera vuelta.

El humalismo se dedica a responderles a las campañas de los medios contra su candidato, las cuales claramente lo están favoreciendo. Por su parte el Apra insiste en promover el clima de alegría que le viene dando buenos resultados. El fujimorismo pragmáticamente ha hecho el cambio de campaña presidencial a campaña parlamentaria: de Chávez a Keiko.

Alejandro Toledo ha aportado su granito de arena a las teorías tectónicas con una declaración en Washington donde exige que el próximo presidente peruano continúe sus políticas. Lo cual puede ser fácilmente leído como expresión de un convencimiento más o menos informado de que Humala puede ganar en abril.