20 de Abril de 2017 | 11:18 h

Aaron Hernández apareció muerto con un versículo bíblico en la frente

El exfutbolista de la NFL dejó un pasaje del Nuevo Testamento escrito en su cuerpo antes de suicidarse. El deportista de origen hispano había sido absuelto, pero permanecía en prisión.

Exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra

Exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra. Foto: Agencias.

El exjugador de fútbol americano y alguna vez estrella de la la NFL, Aaron Hernández, apareció muerto con una escritura en su frente que hace referencia a un versículo de la Biblia
 
De acuerdo con The New York Post -que cita a una filial local de la CBS- el cuerpo de Hernández tenía marcado en la frente “Juan 3:36”, un mensaje bíblico, que él mismo se habría escrito antes de quitarse la vida. El joven de 27 años se suicidó en su celda en el Centro Correccional Souza-Baranowski, en Massachusetts, Estados Unidos.
 
 
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna“, es el pasaje del Nuevo Testamento al que se refiere la escritura encontrada en la frente de Hernández.
 
Algunos medios locales señalaron inicialmente que el exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra utilizó su propia sangre para escribir el versículo, pero autoridades han aclarado que fue con marcador rojo.
 
Hernández cumplía una cadena perpetua por homicidio, pero hace solo unos días un juez lo había declarado inocente, sin embargo, aún seguía en prisión. Él fue encontrado colgado en su celda la madrugada del miércoles por agentes penitenciarios.
 
El exatleta utilizó una sábana para ahorcarse colgándola desde la ventana de su celda. Sin embargo, su abogado, José Báez, ha mostrado cierta incredulidad ante la muerte de Hernández, asegurando que su cliente no era suicida y que podría tratarse de un homicidio. 
 
Según reporta Telemundo, quienes conocían al exjugador señalan que era una persona religiosa y que solía tener entre sus pertenencias en la cárcel una Biblia.

Síguenos en Facebook