Estado Islámico ataca el país con mayor población musulmana

Indonesia. Jóvenes dispararon y se inmolaron con explosivos que cargaban en sus mochilas. Siete muertos.

14 Ene 2016 | 23:30 h

Niniek Karmini. AP
 
Explosivos detonados el jueves en una cafetería Starbucks de una bulliciosa zona comercial en el centro de Yakarta y una serie de enfrentamientos a tiros de varios agresores con la policía dejaron cuerpos tendidos en las calles mientras los oficinistas de la ciudad miraban aterrados desde las ventanas de sus edificios.
 
Partidarios del Estado Islámico hicieron circular una atribución de responsabilidad por los ataques similar a los mensajes previos del grupo extremista.
 
Cinco agresores y dos civiles –un indonesio y un canadiense– murieron en los audaces ataques, según la policía, mientras que 10 personas resultaron heridas. La violencia sigue a varias advertencias de las autoridades en las pasadas semanas sobre que extremistas islámicos preparaban un atentado importante. No estaba claro si había otros agresores prófugos.
 
Cinco horas después de que una importante calle del centro de Yakarta –cerca del palacio presidencial y la embajada de Estados Unidos– se convirtiera en un campo de batalla, la policía declaró segura la zona cercana al centro comercial Sarinah.
 
“Creemos que no hay más atacantes en torno a Sarinah. Hemos tomado el control”, indicó el coronel Muhammad Iqbal, portavoz de la policía.
 
Dado el poder de fuego de los agresores –armas cortas, granadas y artefactos explosivos de fabricación casera– y su elección de blancos fáciles en una zona atestada, las víctimas fueron relativamente escasas en comparación con las de los ataques en París.
 
En el ataque participó un número indeterminado de agresores con granadas y armas, dijo el general Anton Charliyan, portavoz de la policía nacional. Imitaron los recientes “atentados terroristas” de París y probablemente procedían del grupo Estado Islámico, añadió el portavoz.
 
Se trata del mayor episodio de violencia en la capital indonesia desde que siete personas murieran y más de 50 resultaran heridas cuando dos bombas estallaron en dos hoteles en 2009. Antes de eso, una bomba en un club nocturno de la isla turística de Bali mató a 202 personas en 2002, la mayoría extranjeras.
 
Los ataques se produjeron ante el centro comercial Sarinah, en la calle Thamrin, y desencadenaron un bloqueo de seguridad en el centro de la ciudad y controles reforzados en la superpoblada ciudad de 10 millones de personas.
 
Aamaq, una agencia de noticias afiliada al grupo Estado Islámico citó a una fuente no identificada que atribuía el ataque al grupo extremista.
 
“Una fuente a Aamaq: Combatientes de Estado Islámico realizaron esta mañana un ataque armado contra extranjeros y fuerzas de seguridad encargadas de protegerles en la capital indonesia, Yakarta”, indicó la agencia.
 
Charilyan dijo que la policía había recibido información a fines de noviembre acerca de una advertencia del grupo Estado Islámico de que “habrá un concierto”, es decir, un ataque, en Indonesia.
 
“Claramente, este acto pretende alterar el orden público y sembrar el pánico entre la gente”, dijo el presidente Joko “Jokowi” Widodo. 
 
“El estado, la nación y la gente no deben tener miedo y derrumbarse ante estos atentados terroristas”, añadió.
 
Tri Seranto, un guardia de seguridad de banco, dijo que había visto al menos a cinco atacantes, incluyendo tres que provocaron explosiones en la cafetería. 
 
En la zona hay muchos hoteles de lujo, oficinas y embajadas, incluida la francesa, la turca y la de Pakistán.
 

La clave

Estado Islámico. Partidarios del Estado Islámico han circulado una atribución de responsabilidad por los ataques suicidas en Indonesia similar a los mensajes previos del grupo extremista. La atribución apareció en Twitter el jueves por la noche. Esto fue confirmado por el SITE Intelligence Group con sede en EEUU.

Te puede interesar