Oposición enfrenta un peligroso cisma que favorece al chavismo

En Venezuela. Tras las elecciones para elegir a gobernadores y la juramentación de los opositores electos ante la criticada Constituyente, se desató la división. Acusaciones no cesan entre líderes de la MUD y sonríe el gobierno de Maduro.

29 Oct 2017 | 6:40 h

Tras meses de protestas en la calle y de fuerte presión internacional, el gobierno venezolano no solo impuso su Asamblea Constituyente sino logró también un triunfo en las elecciones regionales, lo que ha provocado un cisma en la oposición que le puede llevar a dar un poder casi absoluto.

Frente a eso, gran parte de la oposición planteó esta semana una "refundación" de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición que desde el 2008 une a diferentes partidos y personalidades en su intento de derrotar al chavismo, que gobierna Venezuela desde 1999.

PUEDES VER Venezuela: gobernadores electos de la MUD no juraron, pero sí los 18 chavistas

Ocurre luego de que la oposición se sintiera por primera vez mayoritaria, después del triunfo en las elecciones parlamentarias del 2015. Ahora, tras meses de lucha en las calles que dejaron unos 120 muertos, la MUD se descompone. Y esto sucede a meses de las elecciones presidenciales, previstas a fines del 2018.

Henrique Capriles, uno de los múltiples líderes de la oposición, cara visible del partido Primero Justicia, pidió este martes "extirpar el tumor" y refundar la MUD.

Freddy Guevara, miembro de Voluntad Popular, el partido que dirige Leopoldo López, quien cumple arresto domiciliario, también dio por cerrada una etapa. "La realidad cambió y la unidad debe acomodarse a esa nueva realidad".

El origen del cisma está en que tras liderar de abril a julio una ola de protestas callejeras y boicotear las elecciones a la Constituyente, la MUD pasó a pelear en los comicios regionales del 15 de octubre pese a dudar del proceso electoral.

El activista Jesús "Chúo" Torrealba, que fue secretario ejecutivo de la MUD durante el triunfo en las legislativas, critica a los "caudillitos" que en los últimos meses asumieron el liderazgo y estrategias diversas. En agosto, la calle dejó de protestar y el oficialismo ganó 18 de las 23 gobernaciones. Y obligó a los cinco gobernadores opositores a juramentarse ante una Constituyente, que desconoce ese órgano. El lunes, cuatro de esos cinco gobernadores, de Acción Democrática (AD), se juramentaron ante la ANC pese al rechazo a hacerlo de toda la MUD. Y la unidad se resquebrajó. El único que no lo hizo, Juan Guanipa, del estado Zulia, paga las consecuencias. La ANC lo declaró en falta absoluta y llamó a comicios.

Pese a que los cuatro gobernadores eximieron de culpa al líder de AD, el veterano Henry Ramos Allup, la decisión generó múltiples críticas. Henry Ramos Allup es ahora el "villano" para parte de la oposición.

Capriles pidió una nueva unidad opositora, expuso el cisma y acusó a Ramos Allup. "Mientras esté en la Unidad Ramos, no voy a ser parte de esa mesa, de esa oposición", dijo.

Con López preso y Capriles inhabilitado, la nueva MUD debería crear una nueva figura. Y es posible que no solo para competir con Maduro (u otro candidato chavista), sino quizás también con Ramos Allup, si va libre. Y a eso se podría sumar otra alternativa del llamado chavismo crítico.

Un escenario de división de voto opositor que favorecería al oficialismo, que cuenta con una aceitada maquinaria electoral y un Consejo Electoral (CNE) acusado de actuar al servicio del Ejecutivo.

Te puede interesar