Con un escaño en el Senado, Cristina goza de inmunidad parlamentaria

Buenos Aires. Aunque la expresidenta logró cupo en el Senado, su partido y el peronismo han sufrido duras fracturas en las preferencias luego de la jornada electoral.

24 Oct 2017 | 6:45 h

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) logró el domingo una banca en el Senado, donde intentará liderar una oposición al presidente Mauricio Macri, cuyas listas se impusieron en la mayoría de las provincias de las legislativas de medio término, según cómputos oficiales.

Gozará de inmunidad

La candidata por Unidad Ciudadana, de 64 años, obtiene de esta forma inmunidad parlamentaria, en momentos en que es imputada en casos de presunta corrupción. "Hay que ponerle un freno a Macri", dijo en la campaña.

PUEDES VER Funcionarios cuestionados por Contraloría siguen en sus puestos

Macri, de su lado, había llamado a votar a su candidato bonaerense a senador por Cambiemos, Esteban Bullrich, para evitar que "vuelva el populismo", palabra que emplea para definir los 12 años que gobernó el kirchnerismo a comienzos del siglo.

Con el 99% de los votos escrutados hasta el cierre de esta edición, Bullrich obtuvo el 41,35% y Kirchner el 31,26%.

También se salva

Otro peronista, pero identificado con la derecha del partido, el anciano expresidente Carlos Menem (1989-99), de 87 años, logró su reelección como senador por la pequeña provincia de La Rioja (noroeste), pese a que ocupó el segundo lugar detrás de las listas macristas.

Con esta reelección, el expresidente mantiene sus fueros parlamentarios, lo que le permitirá evitar ir a prisión tras haber sido condenado a una pena de siete años por contrabando de material bélico hacia Ecuador durante la guerra con Perú, en 1995, y a 14 de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Duro revés

Para el kirchnerismo y también para el peronismo, las elecciones legislativas se transformaron en un duro revés. De las 23 provincias en juego, además de la Ciudad de Buenos Aires, el macrismo se impuso en 14, algo visto como un sendo triunfo por los medios y los politólogos.

En otra muestra de la debacle del peronismo, el Partido Justicialista perdió en Salta, donde Cambiemos le ganó al candidato a diputado del gobernador Juan Manuel Urtubey (PJ), quien esperan lidere al sector. Se pensaba que Urtubey podía hacerle frente a Macri en 2019.

Los analistas estiman que ahora el peronismo deberá buscar un liderazgo más allá de Cristina K y llegar unidos a los comicios de 2019.

En la cara opuesta, al interior del macrismo eran sólo sonrisas. “¡Qué día inolvidable! Ganó el cambio. Vencimos el miedo y la resignación y esto es sólo el principio para cambiar a la Argentina”, dijo el presidente argentino.

Resultado histórico para el partido del presidente Mauricio Macri

Unos 33 millones de argentinos estaban llamados a las urnas para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Con un 78% de participación ciudadana, apenas cerraron las urnas el oficialismo se mostró optimista.

Para el gobierno, las legislativas se transformaron en un gran éxito al retener y ganar las principales provincias del país: la Ciudad de Buenos Aires (Elisa Carrió arrasó con un 50% de respaldo), Mendoza, Santa Fe y Córdoba. Pero también se impuso en Salta, e incluso en Santa Cruz, el bastión histórico del kirchnerismo.

Con esto el Presidente cumple su objetivo de consolidar a Cambiemos como la principal fuerza política. Y además, salió fortalecido para perfilarse para la reelección en 2019.

Te puede interesar