Se inicia último asalto para expulsar al EI del antiguo Mosul

La batalla. Es el último reducto de los yihadistas en la segunda mayor ciudad de Irak. No será fácil. Pese a tener apoyo aéreo de la coalición internacional, el Dáesh ha construido una fuerte resistencia. Y usan a los civiles como "escudos humanos".

19 Jun 2017 | 1:43 h

Con aire distraído, unos hombres sentados en los carros de choque de un viejo parque de atracciones en Mosul esperan que los militares los llamen por sus nombres. El pequeño parque está situado al final de un puente que cruza el Tigris, en la segunda ciudad de Irak.

"Todos los que cruzan hacia la zona oriental tienen que pasar por aquí", asegura el general Jabar Mustafa, responsable del puesto de control. "Hay carpas médicas para las familias, debemos controlar a los hombres y comparar los resultados con nuestra base de datos antes de que puedan entrar en Mosul este", explica.

PUEDES VER Irán: Guardia Revolucionaria lanza misiles contra Estado Islámico

La mayoría de los que llegan proceden de Al Shifa, un barrio de la orilla oeste, donde las fuerzas iraquíes respaldadas por la coalición internacional se enfrentan a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Algunos hombres son inmediatamente identificados como miembros o partidarios del EI. Con las manos atadas detrás de la espalda mediante correas de plástico, son apartados de los demás. Entre ellos, figuran dos egipcios que parecen sospechosos. Según los oficiales iraquíes, la mayoría de los cientos de yihadistas que defienden su bastión en la ciudad vieja de Mosul son extranjeros. "Los extranjeros del EI luchan hasta el final pero sus partidarios iraquíes se mezclan con la población", afirma Salah Mohamed, que huye de Al Shifa. Según el general Jabar Mustafá, cada día se detiene de 10 a 15 miembros o simpatizantes del EI.

Desde hace ocho meses, Mosul es el mayor campo de batalla que haya conocido Irak desde hace años. La batalla se libra ahora en el oeste de Mosul, del otro lado del Tigris.

Desde el domingo

Las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la aviación de la coalición internacional, lanzaron este domingo una ofensiva para retomar el casco antiguo de Mosul de los yihadistas.

La reconquista del casco antiguo, donde están la mayoría de combatientes del grupo Estado Islámico (EI), permitiría a las fuerzas gubernamentales controlar la totalidad de la segunda ciudad de Irak. La operación debe ser la última etapa de la gran ofensiva lanzada hace ocho meses por las fuerzas iraquíes para expulsar a los yihadistas de su último gran bastión urbano en Irak.

Sin embargo no será fácil. El casco antiguo, situado en el oeste de Mosul, es un laberinto de callejuelas densamente poblado, de difícil acceso para los vehículos blindados y las armas pesadas sin riesgo de poner en peligro a los civiles.

Según la ONU cerca de 100.00 civiles están siendo usados como "escudos humanos" por los yihadistas.

"Las fuerzas del ejército, contraterroristas (CTS) y de la policía federal lanzaron el asalto al casco viejo", anunció el jefe de las operaciones, el general Abdelamir Yarallah.

"Los combatientes de Dáesh (acrónimo en árabe del EI) construyeron líneas de defensa sólidas y se enfrentan a una fuerte resistencia", indicó por su parte un alto oficial.

Según el general Asadi, uno de los sectores más difíciles de conquistar es el barrio Faruq, que lleva a la mezquita Al Nuri.

Fue aquí donde en julio de 2014 el jefe del EI, Abu Bakr al Baghdadi, hizo su única aparición pública, llamando a los musulmanes a prestarle obediencia tras haber sido designado jefe del califato por su grupo en los territorios conquistados en Irak y Siria.

Coalición y EEUU derriban avión sirio​

El ejército sirio acusó a la coalición liderada por Estados Unidos de derribar uno de sus aviones sobre la provincia de Raqa (norte) donde las tropas gubernamentales combaten ya muy cerca de las fuerzas apoyadas por Washington.

"El mando general del ejército advierte contra las graves consecuencias de esta agresión flagrante contra los esfuerzos para luchar contra el terrorismo", agrega el comunicado.

Mientras, las fuerzas de élite de Irán lanzaron un ataque con misiles contra "bases terroristas" en la región siria de Deir Ezzor, controlada por Estado Islámico. Fue en "represalia" por atentados perpetrados el 7 de junio contra el Parlamento iraní.

Te puede interesar