O fim do mundo para Temer y su principal socio

En vilo. Término impeachment volvió a escucharse apuntando ahora a Michel Temer, quien ha dicho: “No renunciaré”. Pero audio difundido por O Globo lo compromete. También Aécio Neves tiene un audio que lo involucra.

19 May 2017 | 1:19 h

Brasil, el mayor país de América Latina y la novena economía del planeta, ha vivido las últimas semanas lo que se ha bautizado como O fim do mundo, las confesiones que han implicado en el cobro de sobornos a prácticamente toda la clase política. Pero más allá del fin del mundo aún había otra crisis por venir. La prueba llegó con la apertura de la Bolsa, hasta ahora impávida a las convulsiones políticas. El mercado sufrió un desplome. Y eso que aún no se conocía la decisión del Tribunal Supremo de incluir oficialmente al presidente Michel Temer en la investigación de Lava Jato.

El origen de la nueva sacudida se sitúa otra vez en las confesiones de empresarios acusados de pagar sobornos a cambio de favores políticos. Ahora son los dueños del imperio cárnico JBS, el mayor donante de las campañas electorales de los principales partidos del país.

PUEDES VER: Abogados de Jorge Acurio crearon offshore en Montevideo, Uruguay

La frase delatora

Según el diario O Globo, el presidente del gigante de la carne JBS, el poderoso empresario Joesley Batista, grabó una conversación con Temer en la que le comenta que está pagando un soborno mensual. Y él responde: “Tienes que mantener eso, ¿eh?”.

“Tienes que mantener eso, ¿eh?”. La frase es corta pero comprometedora. Esta fue la respuesta de Temer cuando Joesley Batista le dijo que pagaba una “mensualidad” al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para convencerlo de que no delatara ante la justicia lo que sabe de la red de sobornos.

Según O Globo, Temer instó en la reunión a Batista, el 7 de marzo, a seguir pagando sobornos para mantener callado a Cunha, condenado a 15 años de cárcel por su implicación en la corrupción de Petrobras.

El diálogo continuó unos minutos más. Según O Globo, en la grabación Temer sugirió a Batista hablar con el diputado federal Rodrigo Rocha Loures, su hombre de confianza y miembro de su partido, el PMDB, para resolver un litigio legal de JBS. “¿Le puedo contar todo a él (Rocha)?”, preguntó Batista.

-“Todo”, responde Temer, siempre según el diario O Globo, que no precisó cómo obtuvo la grabación.

Como prueba, Batista también habría presentado un video en el que Rocha recibe una maleta con 500.000 reales (casi 160.000 dólares), aseguró también O Globo.

“No renunciaré”

Temer hizo un pronunciamiento público para hacer un desmentido y asegurar: “No renunciaré”. El presidente parece decidido a aferrarse al cargo pese que él mismo reconoció que se abre una “crisis de proporciones políticas aún no dimensionadas”.

Temer, con una popularidad al mínimo, aseguró que nunca autorizó el pago de sobornos ni compró “el silencio de nadie” y reivindicó “el optimismo” generado por su gestión, que asegura pretende sacar a Brasil de la peor recesión de su historia.

Los aliados de Temer van a poner a prueba su resistencia. Dos ministros anunciaron su dimisión –uno de ellos rectificó más tarde– mientras un grupo de parlamentarios del PSDB comunicó que se va a sumar a las peticiones de impeachment ya registradas por la oposición. El partido evalúa retirar a sus ministros.

Las dos bases de apoyo del impopular mandatario -los mercados y su mayoría en el Congreso– trastabillaban y encendían las alertas sobre el futuro inmediato del gigante latinoamericano.

La caída de Áecio Neves

Horas después, los acontecimientos estrechaban el cerco sobre el Gobierno. El Supremo decidía retirar la condición de senador a uno de los principales sostenes de Temer, el líder del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), Aécio Neves. La Policía dispone de pruebas documentales de sobornos que le pagó JBS.

La Policía Federal (PF) realizó decenas de operaciones en Brasilia, Rio de Janeiro y Belo Horizonte (sudeste). Varios procedimientos tenían por blanco propiedades de Neves, aliado clave del gobierno de centroderecha.

Aecio Neves había rozado la gloria. Corría 2014 y su intento por llegar a la presidencia de Brasil quedó trunco a solo tres puntos de Dilma Rousseff y la formidable máquina electoral del Partido de los Trabajadores de Lula.

En este 2017, un juez de la corte suprema lo suspendió de su cargo de senador. En la misma aciaga jornada, Neves perdió la presidencia de su partido, el PSDB, y la policía Federal de Brasil apresó en Belo Horizonte (sureste) a su hermana, Andrea Neves, y a su primo Frederico Pacheco de Medeiros, ambos implicados en delitos de corrupción.

Las detenciones se realizaron poco después de que O Globo difundiera una grabación realizada por el empresario Joesley Batista, en la que se escucha a Neves solicitar dos millones de reales (637.000 dólares) para supuestamente costear gastos de su defensa en el escándalo de desvíos de dinero público en Petrobras.

La policía estuvo tras la pista del dinero y descubrió que fue a parar a la cuenta bancaria del primo de Neves.

Todas estas noticias conmocionaron al país. En ciudades como Brasilia, Río de Janeiro, Recife, Belo Horizonte y São Paulo miles de personas se echaron a la calle. Todos piden Fora Temer. Un clamor popular. 

Te puede interesar