• Impresa
Miercoles, 2 de Diciembre de 2015 | 23:11:30 pm

“Siempre necesitas un hogar, al menos espiritual”

Redacción LR
¿Qué te llevó a explorar tus orígenes culturales? 
 
Lo normal, ¿no? Tus padres te declaran tus orígenes en algún momento de tu infancia. A mí me sucedió como a los cuatro años. Yo vivía con mis abuelos paternos, no conocía a mi padre. Entonces ellos vieron pertinente declararme la verdad. Y mi padre era hijo de una mujer turca, un gitano nacido en el Perú.
 
¿Por qué no lo habías conocido?
 
Porque mi papá embarazó a una mujer de alta sociedad y la familia de ella decidió separarlos y mis abuelos quisieron criarme como hija suya.
 
¿En qué momento te viene esta necesidad de ir y explorar?
 
De adolescente, cuando ya podía elegir tomar mis propias decisiones, pedí permiso a mis abuelos para pasar un tiempo con mi padre. Viví unas etapas con él y su nueva familia.  
 
¿Antes o después de entrar al arte?
 
A veces quiero matar los estereotipos con los gitanos, pero yo bailé y canté desde niña. Y era muy histriónica también, una pequeña diva, muy engreída. Entonces, decidí hacerlo en forma profesional y, muy chiquita, empecé a estudiar ballet clásico, danza contemporánea, danza folclórica de la costa. Luego pedí a mis abuelos que me mandaran al extranjero para hacer mi carrera de teatro y dejé Antropología, que había comenzado.
 
¿Cuándo la exploración de tus orígenes comienza ya como una misión?
 
Fue un amigo determinante, Luis Figueroa, que hacía cine, que me decía: Los científicos hablan de la herencia genética, de la memoria cultural en los genes. Entonces, vete, encuentra a tu familia. Tienes técnica, tienes voz, has estudiado y vamos a ver. Vete. 
 
Y te fuiste…
 
Sí, y mis primeros viajes al norte de África, Marruecos, eran como llegar a casa. No solo por la gente que nos esperaba, sino porque había algo que en la danza salía naturalmente.  
¿Tú dirías que eres gitana?
 
¿Qué podría decir? Sí soy gitana por herencia. No me gusta decir de sangre, porque hay muchos gitanos que te salen con esta historia. Te dicen: ¡Mi sangre gitana! Como si su sangre fuera mejor que la de otros y no hay sangre mejor ni sangre peor. 
 
¿Por qué tu búsqueda entonces?
 
No es una reivindicación étnica acercarme a mi familia y a la historia, que siempre me ha apasionado. Primero, me interesa contar un poco la historia de la música peruana en forma divertida, en espectáculos, como no lo cuenta la historia oficial.  
 
Pero tú hablabas de la memoria cultural en el ADN...
 
Yo, las primeras veces que estuve en Europa, me fui a una feria  y aterricé en el stand de Siria. Era una demostración de danzas, de comida, y empezaron a tocar, me pusieron un caderín y empecé a bailar. Era gracioso, porque las damas me decían: You were Sirian in your other life (fuiste siria en otra vida)
 
¿Y luego?
 
 Ahora, cuando empecé a instalarme en Granada, hace diez años, dije: Voy a tomar clases de flamenco, porque tengo que tener una técnica limpia. Entonces quise formarme profesionalmente y tomé clases, tanto del kathak, que es la danza del norte de la India con influencia de los gitanos, como de la danza árabe y el flamenco. 
 
Has hecho un disco con temas de Chabuca Granda. ¿Qué aporte le diste?  
 
Yo pienso que doña Chabuca más bien me ha aportado a mí grandemente en mi vida. Para mí simplemente es dejarme llevar por don Félix (Casaverde), que ha sido mi director artístico, musical, vocal y productor.  
 
¿Cuál ha sido tu toque?  
 
Sobre todo la elección del repertorio, temas que no estaban siendo muy oídos, como Río de vino, Las flores buenas, La valse creole, Un cuento silencioso. Son temas que han tocado la gran pregunta de los seres humanos sobre la muerte y el amor. Por eso hemos llamado al disco Eros y Tantos.
 
 ¿Cómo se plasma en tu espectáculo esto que me estás contando?
 
Hemos hecho como nueve conciertos en repertorio sefardí, arábigo, andaluz, gitano y peruano durante cinco años. Empezamos haciendo leyendas gitanas por canción. Poco a poco fue evolucionando a gitanosefardí, identificando qué habían traído los gitanos y los sefarditas a la música peruana. Este espectáculo es una síntesis de todos esos trabajos y es bastante ambicioso.
 
Aparte de la cabellera, ¿qué es lo más gitano que hay en ti?
 
Ay, no sé… Creo que me puedo acomodar a cualquier tipo de vida…
 
¿Eres medio nómade?
 
Ese es el otro problema (risas). Sí. Te puedo decir que, desde que cumplí la mayoría de edad, ya son veinte años, que no estoy quieta, no he vuelto a vivir en un lugar fijo.
 
¿Pero cuál es tu base de operaciones?
 
Está siendo Lima, porque es riquísima. Cuando me acerqué más a la música peruana, encontré este hogar. No podemos ser soberbios y decir: Yo soy gitano, el cielo es mi techo y las praderas son mi hogar. Siempre necesitas un hogar, al menos espiritual, y Lima lo es.
Pizza grande a elección + bebidas en Veggie Pizza

Pizza grande a elección + bebidas en Veggie Pizza

Mejor precio:
S/. 37.00
Cineplanet: Descuento en 2 entradas 2D + combo recargable. Válido para Lima y Provincias

Cineplanet: Descuento en 2 entradas 2D + combo recargable. Válido para Lima y Provincias

Mejor precio:
S/. 28.90
Comixs en promoción: Plato de fondo a elección + bebida para uno, dos o cuatro personas

Comixs en promoción: Plato de fondo a elección + bebida para uno, dos o cuatro personas

Mejor precio:
S/. 24.99
Chancho al palo + carapulcra huaralina + ocopa + chicha y mas para 2 o 4 personas

Chancho al palo + carapulcra huaralina + ocopa + chicha y mas para 2 o 4 personas

Mejor precio:
S/. 49.00
Reductor 8 visitas de full carboxiterapia en 4 Zonas en Marco Antonio

Reductor 8 visitas de full carboxiterapia en 4 Zonas en Marco Antonio

Mejor precio:
S/. 99.00
¡Elige tu bebida favorita y los deliciosos sánguches que Big Lila trae para ti!

¡Elige tu bebida favorita y los deliciosos sánguches que Big Lila trae para ti!

Mejor precio:
S/. 9.90