• Impresa
Viernes, 26 de Enero de 2018 | 6:6:00 am

Alana Sinkëy: “Valoro lo que mi tierra Guinea-BissAu me ha dado”

Ella misma es un sincretismo de culturas que la convierten en una mujer con magnetismo único y puro. Alana Sinkëy, nacida en Guinea-Bissau (África), miembro de las bandas españolas Patáx y Cosmosoul, ha visto materializado su sueño de viajar por el mundo cantando a sus 27 años.

Guinea-Bissau suena como inhóspito, pero con encanto...

Es un país africano muy lindo que deberías visitar.

¿Cómo terminaste en Madrid?

Nací en Guinea-Bissau, pero mi familia se afincó en una comunidad de mi misma tierra, pero en Portugal. Ahí viví hasta los 17 años, cuando decidí ir a Madrid.

¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

Sucede que siempre he querido hacer música desde pequeña. Desde los seis años ya lo tenía claro.

¿No te llamó la atención nada más?

Si bien tenía otros intereses como la pintura y el arte, los animales siempre me han encantado. Tenía en mente ser veterinaria, pero la música me jaló más.

Pero tuvo que haber un momento de quiebre...

Cuando cumplí 15 años, me empecé a frustrar. Tenía claro durante tantos años lo que quería hacer y quería crear con lo mío.

¿Qué hiciste?

De la desesperación empecé a practicar guitarra hasta ganar un poco de autonomía y empezar a componer. Cuando me puse a escribir mis canciones, hice el plan de ir a Madrid a desarrollar mi carrera.

Llegaste a Madrid y al poco tiempo formaste la banda Cosmosoul...

Tenemos ocho años de formación. Ha sido el primer grupo con el que he logrado grabar un disco y ahora vamos por el tercero. Me hace muy feliz.

Transitas además por varias bandas, como Patáx, que te ha traído a Lima.

Por supuesto. Tengo otras inquietudes que voy supliendo con otros proyectos en los que me involucro, como con Patáx y el proyecto de la flamenca Eva Yerbabuena, en la que fusiono el idioma criollo de mi país con palos del flamenco jondo, como se denomina las variedades antiguas y tradicionales del flamenco.

¿Cómo es el criollo?

Es el criollo es a su vez una mezcla de dialectos de distintas tribus de Guinea-Bissau que se fusionaron con el portugués en la época colonial.

¿Llevarías este proyecto a Guinea-Bissau?

Me gustaría volver de una manera más personal con un proyecto en el que incorpore más tradición y el idioma de mi país.

¿Has vuelto a tu tierra?

Voy cada dos años.

¿Qué tal el contraste con Madrid?

Grandísimo.

Cuéntame.

Es como vivir como se hacía antaño. No todo el mundo tiene acceso a electricidad y otras comodidades. El tiempo y el orden se perciben de otra manera. Se cuenta, sobre todo, con la riqueza de la tierra, la flora y la fauna. Es un contraste grande que me mantiene arraigada a los valores con los que he crecido.

¿Cuáles son esos valores?

Valoro lo que mi tierra me ha dado. El no apoyarse en las comodidades; desarrollar el lado más humano.

¿Qué extrañas?

Las frutas, el clima, la música en todos lados. Las sonrisas de la gente. Que cualquier desconocido te invite a comer.

Muy natural, sin malicia...

También hay, pero cuando estás conectado con la tierra, los animales y las personas, es como conectarse con el mundo.  ❧