• Impresa
  • La Contra
Jueves, 4 de Enero de 2018 | 6:6:16 am

Jan Nikolai Nelles: “Los museos deberían ser públicos con acceso para todos”

Desde Alemania, Jan Nikolai Nelles llegó al Perú para presentar su obra en la Exposición 3D: Imprimiendo el mundo, que cuenta con piezas impresas en 3D que mantienen los datos originales de grandes obras de arte. Con esto, se busca que la cultura cruce continentes y barreras económicas. Su meta: escanear en 3D Machu Picchu.

Inspiraste tu obra en Nefertiti.

Así es, la obra se llama La otra Nefertiti. Es un busto de Egipto que fue llevado luego a Alemania para su estudio. Mi equipo y yo fuimos a escanear el busto para liberarlo. Lo que ahora pueden ver es una impresión en 3D de los datos que hemos escaneado.

¿En qué consiste el proceso de una obra en 3D? ¿Cuánto tiempo les demoró terminarla?

La impresora hace el trabajo, no es artesanal, pero nosotros nos encargamos de crear el concepto y la narrativa. El proceso de producir datos en 3D es bastante técnico, no tiene mucho que ver con la creatividad. Desde la primera idea hasta la primera muestra, nos llevó casi un año de trabajo, luego subimos los datos en internet para que cualquiera los pueda descargar.

¿Cómo defiendes ante tus detractores el hecho de que sea una obra artística?

Para eso trabajo también con abogados, quienes se encargan de los derechos digitales y de artistas. Más que arte, es un acto de desobediencia civil, porque no es un robo. La copia ya no es esclava de la original, tiene su propia vida y esto hizo posible que lo mostremos en Egipto.

Para muchos, en Egipto, fue lo más cercano que pudieron ver sobre el busto de Nefertiti

Sí. Era la primera vez que la forma original se mostró ahí luego de muchos años. La gente entendió nuestra idea y que no puede ser que su herencia esté tan lejos. El busto fue encontrado en su terreno y muchos no han podido ir a verlo. Con la tecnología es posible que la cultura viaje. Hasta ahora están bien encerradas las manifestaciones culturales en los museos, dicen que es como una herencia compartida, pero eso es una excusa para cerrar las puertas.

¿Han tenido algún problema con los museos por el trabajo que vienen haciendo?

Profesionalmente sí, ya que no nos ven bien. La gente de los museos nos amenazó con hacernos un juicio, pero hasta ahora no ha pasado, tampoco especificaron más. Los datos son un recurso de conocimiento. La cultura es como el amor, mientras más la compartas, es mayor.

Tienes tus diferencias con los museos entonces.

Es como cuando una persona cuida tanto a su pareja que al final ya no puede respirar o desarrollarse. Los museos van muchos años protegiendo la cultura, pero la sobreprotegen y la gente tiene solo una cierta forma de mirar las obras, como atrás de un vidrio a prueba de balas, y así no se pueden conectar. Los museos deben ser públicos y todos deberían tener acceso.

¿Cómo lograste financiar la obra?

La mayor parte de dinero para cultura en Alemania viene de instituciones públicas. Nos dijeron que estábamos locos, pero con pocos recursos pudimos lograrlo. En un inicio no les explicamos la obra como era realmente para que nos financien, luego les gustó aún más el resultado.