• Impresa
  • Mávila Huertas
  • Pregunto nomás
Martes, 2 de Enero de 2018 | 6:6:05 am

Peruanos de lujo

Empezamos 2018 con más preguntas que certezas. Eso sí, con varias lecciones aprendidas...

¿Podrá el Presidente gobernar luego del indulto otorgado a Alberto Fujimori cuando desde varios frentes le enrostrarán permanentemente la negociación con el kenjismo para salvar “su honor” y su sillón en Palacio de Gobierno? ¿Conseguirá conformar un Gabinete de ancha base a la altura de la crisis? ¿De dónde provendrán esos nuevos ministros? ¿Alguno será de Fuerza Popular? ¿Con quién firmará el pacto por la gobernabilidad? ¿Con Keiko, con Kenji o con Alberto? ¿Podrá protegerse de él mismo? Sin norte a la vista pese al incremento de su popularidad en diciembre. ¿Habrá comprendido que antes de hacer ejercicio es bueno calentar y preparar los músculos? ¿Que el silencio no paga y que la verdad es una y no un machote de justificaciones dichas a destiempo? Y eso empieza por su propio equipo de trabajo, incluyendo a su debilitada bancada.

En cuanto a la oposición... ¿Podrá el patriarca Fujimori garantizar la unidad de sus huestes hoy partidas en dos? ¿Comprenderá Keiko que ha perdido respaldo popular y que ya no puede ni debe seguir en modo holograma de Facebook?

¿Qué otra jugada nos tiene preparada Kenji?

¿Y cuál será el papel de las izquierdas? ¿Del Apra, AP y APP?

2018 será el año de la recomposición del tablero político con las declaraciones de Barata y más revelaciones de Lava Jato como telón de fondo. Será un año propicio para que la administración de justicia, a través de la Fiscalía y el Poder Judicial, nos devuelvan la confianza en las instituciones democráticas. Ejecutivo y Parlamento están en deuda. Ninguno dio la talla en 2017.

Por todo esto, será mejor mirarnos en el espejo de Evangelina Chamorro y de las mujeres que alzaron la voz en contra de sus agresores. O del implacable juez Concepción Carhuancho. O de Paolo Guerrero, que apostó por ir hasta el final para limpiar su nombre. Observémonos en las pupilas de los verdaderos peruanos de lujo, que sí los hay.