Numerosas canteras ponen en peligro a familias del Cono Norte de Arequipa

Investigación. Estudio arroja que tres mil personas y 1500 viviendas son vulnerables a inundaciones y deslizamientos de rocas y tierra por remoción de terrenos. La cantera más grande se ubica al frente del asentamiento La Fontana.

LA FONTANA. Asentamiento humano se sitúa frente a cantera, donde se extrae gran cantidad de arena y piedra. Viviendas del costado son vulnerables a inundaciones y deslizamientos

LA FONTANA. Asentamiento humano se sitúa frente a cantera, donde se extrae gran cantidad de arena y piedra. Viviendas del costado son vulnerables a inundaciones y deslizamientos. La República.

MAQUINARIA. Retroexcavadoras y camiones en la zona

MAQUINARIA. Retroexcavadoras y camiones en la zona. La República.

Deysi Pari
El asentamiento humano Pedro P. Díaz, conocido como La Fontana, se sitúa en las faldas de varios cerros, en la margen derecha del Cono Norte. Según el testimonio de los propios moradores, hace más de diez años esos terrenos comenzaron a ser explotados. 
 
Se convirtieron en canteras, donde trabajadores con ayuda de maquinaria pesada extraen material para construcción (piedra, arena y otros).

PUEDES VER: Facebook: Pobladores acompañaron cortejo fúnebre pese a inundación en Piura [VIDEO]

La cantera más grande está ubicada al frente de la manzana 42 en La Fontana. Los pobladores no han evaluado el riesgo que tan mínima distancia significa para ellos. 
 
Pero el estudio elaborado por los investigadores Hernando Núñez del Prado y Jesús Peñalva Bolívar, sí advierten del peligro. Utilizaron imágenes satelitales, modelos hidráulicos e hidrogeológicos, para detectar seis puntos vulnerables de La Fontana y otros sectores del Cono Norte, en una eventual inundación
 
“Esa zona es muy peligrosa. Por un lado están sacando el material del cerro y lo depositan en la quebrada por donde va a discurrir el agua en época de lluvia”, señala Núñez del Prado. 
 
Esto provocaría que todo el material extraído en la cantera obstruya el discurrir del agua en la quebrada, generando un empozamiento que terminaría con una inundación fatal para los habitantes. 
 
El mismo problema se observa en el asentamiento Sor Ana y José Luis Bustamante y Rivero, donde también hay canteras muy cerca a las viviendas.
 
Núñez explica que también ubicaron hasta ocho puntos de extracción de menores dimensiones. Algunas recién están iniciando en el sector de Villa Milagros, del Cono Norte. “El problema se ha exacerbado en todos los asentamientos que colindan con las faldas del Chachani”, relata.

3 mil personas en riesgo

A raíz de su estudio, se estima que tres mil personas están ante un riesgo de inundación. No solo La Fontana, también  Apipa, El Altiplano, José Luis Bustamante y Rivero y La Victoria serían afectadas. 
 
Además, 1500 viviendas se encuentran vulnerables ante los deslizamientos asociados a la actividad en las canteras.
 
El exdecano del Colegio de Arquitectos, Alberto Llerena, indica que lo más probable es que las viviendas hayan sido construidas sobre terreno que fue rellenado. “No solo ocurre en el Cono Norte, también en Cayma, Paucarpata y otros sectores de Cerro Colorado (…) y pasa por la falta de planificación y el avance de las invasiones”, dijo.
 
En las imágenes satelitales del año 2003 y el 2016, que usaron los investigadores, se demuestra el gran terreno que ha ido tomando la población. 

OTRAS VULNERABILIDADES

Sumadas a las vulnerabilidades de inundación y deslizamiento, está la precariedad de las viviendas que son construidas sin planificación hasta en la parte alta de los cerros. 
Otra debilidad es el económico-social: el grueso de pobladores del Cono Norte no tiene un trabajo estable y no tendrían los suficientes recursos para afrontar un peligro o amenaza de la naturaleza. 
 
Asimismo,  se menciona la vulnerabilidad institucional, al tener municipios que no cumplen efectivamente su función en prevención. 
 
“En ese sentido, las consecuencias serán como las del norte del país, en donde todo se inundó y la gente perdió todo. La población en estas zonas (de Arequipa)  son muy vulnerables”, sostiene  Núñez.  
 
El investigador lamentó que estudios como este no sean tomados en cuenta por la Municipalidad Provincial de Arequipa, ni por su Instituto Municipal de Planeamiento.

Síguenos en Facebook