Arequipa: Sala ordena prisión de sacerdote acusado de manosear a un escolar

Resolución. Medida preventiva es por nueve meses. Quieren asegurar la presencia del cura mientras continúan las investigaciones. Giraron órdenes de captura contra el religioso acusado de tocamientos indebidos a estudiante de la Gran Unidad Escolar.

Disposición. Poder Judicial emitió drástica resolución

Disposición. Poder Judicial emitió drástica resolución. La República.

Días de libertad. En la imagen se observa al sacerdote José Carranza, junto a estudiantes del colegio donde laboraba, presidiendo una romería

Días de libertad. En la imagen se observa al sacerdote José Carranza, junto a estudiantes del colegio donde laboraba, presidiendo una romería. La República.

Claudia Beltrán

El archivamiento de las denuncias contra el fundador del Sodalicio, Fernando Figari, por presuntos abusos contra menores, fue duramente cuestionado.

 La misma fortuna de Figari no tuvo en Arequipa el sacerdote José Carranza Chavesta  acusado de tocamientos indebidos a un menor. Esta vez los magistrados de la Primera Sala Penal de Apelaciones tomaron una drástica decisión. Dictaron nueve meses de prisión preventiva. Eso significa que en ese periodo el religioso estará preso, mientras se determina su responsabilidad o culpabilidad.

PUEDES VER: Arequipa: Investigan a sacerdote por tocamientos indebidos a escolar

El pedido de prisión preventiva fue sustentado, en primera instancia, por la fiscal de Mariano Melgar, Katherine Salazar - Calderón, el pasado 15 de diciembre del 2016.

En aquella oportunidad, el requerimiento fue presentado al despacho del juez de Investigación Preparatoria de Mariano Melgar, Gino Valdivia Sorrentino. Este no aceptó enviar a la cárcel al cura.

El magistrado Valdivia dispuso para Carranza Chavesta comparecencia con restricciones, es decir, que limitó algunos de sus derechos.

Para el juez, sí existían serios indicios del presunto delito de actos contra el pudor en agravio del estudiante del colegio Gran Unidad Escolar Mariano Melgar. También sopesó la posible condena que podría recaer sobre el sacerdote, es decir, de 10 a 12 años de cárcel.

Sin embargo, consideró que el investigado sí cuenta con todos los arraigos, o sea, una vivienda conocida, carga familiar y trabajo. No ameritaba apresar a José Carranza.

APELACIÓN

La fiscal Salazar - Calderón no quedó conforme con el resultado y apeló. El viernes 03 de febrero, la fiscal superior Teresa Bravo sustenta la apelación y cuestionó seriamente los arraigos del cura ante los jueces de la Primera Sala.

Sostuvo que el cura vive en una casa alquilada; sobre su carga familiar señaló que es soltero dada su condición de sacerdote. Con relación a su arraigo laboral, subrayó que este cometió el presunto delito en el ejercicio de sus funciones como docente.

Carranza Chavesta además de cura, es docente titular nombrado y por la gravedad del caso ha sido puesto a disposición de la Ugel Sur y su actividad como profesor del curso de Religión - por el momento - está suspendida.

Ayer, los jueces Orlando Abril Paredes, Juan Luis Rodríguez y Carlos Mendoza emitieron resolución acogiendo en parte los argumentos de la Fiscalía.

De acuerdo a los magistrados, el cura demostró tener vivienda conocida. Además, tiene una madre de 90 años por la que velar.

Pero fue el trabajo del investigado el que entró en discusión. Existe un acuerdo plenario en el que se ha dispuesto que cuando se usa la actividad laboral para la comisión de un delito, el arraigo laboral queda descalificado.

Los jueces consideraron que una sentencia a futuro sería elevada, asimismo la presunta víctima es un menor de 12 años y la magnitud del presunto delito y las consecuencias del acto es grave, explican en su resolución.

La resolución debe ser acata por el juez Valdivia, quien debe girar las órdenes de captura contra el sacerdote. 

Síguenos en Facebook