El 90% de los notarios de todo el país fue espiado por la DINI

Los agentes usaron la base de datos del Consejo Nacional del Notariado, dependiente del Ministerio de Justicia, para rastrear en tiempo récord a 138 notarios de Lima y 359 del interior del país. "No somos una amenaza para la seguridad del Estado, no entendemos por qué nos espiaron", expresó el presidente de la Junta de Decanos de los Colegios de Notarios del Perú, Mario Romero.

El dato.  Solo cuatro notarios de Lima,  de los 142 que habían sido registrados, se salvaron del espionaje masivo de la DINI durante el 2012

El dato. Solo cuatro notarios de Lima, de los 142 que habían sido registrados, se salvaron del espionaje masivo de la DINI durante el 2012.

Melissa Goytizolo.
 
Los responsables de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) desplegaron una masiva operación de espionaje a 138 notarios de Lima y 359 en el interior del país. Esto es 497, casi la totalidad de los registrados en el territorio nacional.
 
 
Entre los notarios escudriñados por los agentes de la DINI se encuentran los congresistas Ana Jara Velásquez, Fredy Otárola Peñaranda y Marisol Pérez Tello, quienes cumplen actividades de notarios en las localidades de Ica, Huaraz y Lima, respectivamente.
 
Las búsquedas de información que se hicieron en las instalaciones de la DINI quedaron registradas en el sistema de datos de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp). 
 
Debido a un convenio entre la DINI y la Sunarp, este organismo facilitó claves de acceso a los agentes del servicio de inteligencia. A pedido de la Comisión de Fiscalización del Congreso, Sunarp reportó a qué instituciones y personas investigó la DINI mediante las claves que suministró.
 
Según esta información, los agentes de la DINI rastrearon a 138 notarios de Lima, en el periodo comprendido entre el 23 de marzo y el 11 de abril del 2012. En esa época, en la capital estaban reconocidos 142 notarios. 
 
Solo se salvaron 4 de la acción de espionaje de la DINI.
 
Entre el 4 de abril y el 14 de mayo de 2012, esta vez fueron escrutados 359 notarios de todo el país, de un total aproximado de 400.
 
Las búsquedas estaban referidas a propiedades de inmuebles, empresas y vehículos, principalmente.
 
Lo más llamativo es cómo la DINI estaba enterada de la identidad de los notarios que laboran en el país. 
 

Fuente de datos

 
La única base de datos disponible en el periodo en que se produjeron los hechos estaba en el Consejo del Notariado, dependiente del Ministerio de Justicia. 
 
De acuerdo con el Decreto Legislativo N° 1049, del 25 de junio del 2008, los 22 colegios notariales están obligados a informar al Consejo del Notariado sobre nuevos nombramientos y actualizar su base de datos. 
 
Desde fines del 2011 hasta la actualidad la presidenta del Consejo del Notariado es Frieda Del Águila Tuesta.
 
Por la rapidez con que los agentes de la DINI rebuscaron información en la Sunarp sobre los notarios, todo indica que primero accedieron a la data que manejaba el Consejo del Notariado.
 
"Nosotros no somos un peligro para el Estado", declaró al enterarse de las actividades de espionaje de la DINI el presidente de la Junta de Decanos de los Colegios de Notarios del Perú, y decano del Colegio de Notarios de Lima, Mario Romero Valdivieso. 
 
Romero expresó no entender el objetivo de la DINI.
 
"Nos preocupa este tipo de seguimiento cuando no vemos que exista justificación alguna. La DINI tiene una labor específica en temas de seguridad del Estado y no entendemos cómo nosotros significaríamos un riesgo. Han espiado a casi todos los notarios del país. Ha sido un seguimiento en bloque. ¿Para qué? No lo sabemos. Y ya hemos preguntado", apuntó Mario Romero.
 
La Comisión de Fiscalización del Congreso no ha recibido una respuesta sobre las razones de la vigilancia a los notarios del país. 
 
"Con el propósito de determinar responsabilidades, hemos enviado una comunicación a la Presidencia del Consejo de Ministros y también a la Superintendencia de Registros Públicos para que emprendan una investigación y nos ofrezcan explicaciones. En el caso de la PCM, porque la DINI depende de este despacho. Y a Registros Públicos para que determine quién, o cómo, o qué dirección o qué persona fue la que canalizó este tipo de información", señaló el decano de los notarios, Mario Romero.
 
De acuerdo con la información que la Sunarp remitió a la Comisión de Fiscalización, el agente que hizo la incursión en Registros Públicos para captar información sobre los notarios fue el suboficial EP Rosendo Chávez Rojas.
 
Chávez se dedicó en cuerpo y alma al rastreo.
 
El 23 de marzo del 2012 hizo 138 búsquedas de partidas a nombre de los notarios.
 

El superagente

 
El 2 de abril del mismo año consumó 75 registros.
 
Y el 4 de abril, 39.
 
En Arequipa fueron espiados 22 notarios.
 
El decano del Colegio de Notarios de dicho departamento en el periodo del espionaje, Víctor Tinageros Loza, expresó que no había motivo para que los sometieran a vigilancia.
 
"En términos generales nosotros cumplimos una función pública, por lo que nos encontramos expuestos a cualquier tipo de investigación. Si nos han espiado no me causa
incomodidad. Pero a título personal yo considero que deberían focalizar sus esfuerzos de mejor manera, deberían hacer un seguimiento más exhaustivo en lugares donde realmente deben investigar. Los notarios somos los más controlados por la Sunat y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) día a día, mes a mes; así que en ese sentido no veo necesidad de este seguimiento realizado por la DINI, no amerita, no es un buen trabajo", arguyó Víctor Tinageros, una de las víctimas del espionaje.
 
Cuando la DINI buscó a los congresistas Fredy Otárola Peñaranda y Marisol Pérez Tello en la Sunarp, estos no ejercían las funciones notariales porque desde que asumieron como legisladores suspendieron dicha actividad.
 
La República le pidió una entrevista a Ana Jara Velásquez, quien también aparece en los registros de la DINI, pero no aceptó. "Ya no va a hablar más sobre el tema de la DINI, ya dijo todo lo que tenía que decir", manifestó la vocera de prensa de la parlamentaria.
 
Los notarios se preguntan los motivos de por qué fueron espiados. Van a demandar al Ejecutivo que les ofrezca una explicación de las razones de la vigilancia de sus propiedades y otras actividades que están consignadas en los archivos de la Sunarp.
 
La presunción del gremio de notarios es que la información sobre la identidad de estos haya sido proporcionada por el mismo Ejecutivo.
 
"Si usted me pregunta: ¿dónde había un registro de los notarios en el año 2012? Yo le responderé que cada colegio tiene un registro de los notarios que forman parte de su colegio, pero en su mayoría no están en su web. El Colegio de Notarios de Lima tiene siempre actualizada solo su base, y la Junta de Decanos el día de hoy no la tiene actualizada, ni la tuvo mucho menos en  el 2012. El único registro de todos los notarios del Perú en esa época estaba –y lo está en la actualidad– en el Consejo del Notariado. 
 
Conocidos notarios limeños como José Paíno Scarpati, Luis Dannon Brender, Alfonso Benavides de la Puente, Antonio Noya de la Piedra, José Orihuela Iberico, Percy Gonzales Vigiy y Alfred Clarke de la Puente han sido espiados minuciosamente en los archivos de la Sunarp por la DINI.
 
Las búsquedas en la Sunarp consistían en determinar si los notarios habían registrado a su nombre y apellidos inmuebles, constituido empresas, entregado poderes de representación, asumido titularidad de acciones, transferido todo tipo de bienes a sus familiares o allegados, representado a compañías extranjeras, además de determinar si eran dueños de acciones, denuncios mineros, embarcaciones pesqueras o de divertimento, vehículos o aeronaves, etc.
 
"Han buscado todo tipo de información con mucho detalle y no sabemos para qué. Yo entiendo que siempre hay dentro de cualquier institución, o en cualquier gremio, alguna preocupación por determinadas personas, pero no de todo un bloque. Sin pecar de parcialidad, yo le digo que el notariado en conjunto todavía mantiene una imagen de confianza y de seguridad. Todos los días se incorporan cada vez más temas que se confían al trámite notarial y nuestro reconocimiento internacional como notariado peruano siempre está presente en todo evento", señaló el representante nacional del gremio, Mario Romero.
 
 
Pedirán a la DINI que ofrezca una justificación de sus acciones
 
-El congresista Luis Galarreta Velarde, integrante de la Comisión de Fiscalización, manifestó su preocupación por el destino que le pudieron haber dado en la DINI a la información obtenida en la Sunarp sobre los notarios.
-"Es una operación de espionaje muy extraña. ¿Para qué espiar prácticamente a la totalidad de notarios en Lima y casi la mayoría en provincias? Esto es una muestra de que existe un grupo que hace un trabajo sucio y se ofrece al gobernante de turno. Esto es algo inaceptable e inmoral y merece explicación inmediata". 
-"La DINI debería estar investigando al crimen organizado, a los narcotraficantes, a los terroristas y no a los notarios. Es absurdo. La DINI debe ofrecer una justificación de esta actividad", dijo por su parte Javier Velásquez Quesquén, miembro también de Fiscalización.

 

 

Síguenos en Facebook