Rodolfo Orellana tenía en planilla a 12 oficiales y 17 subalternos PNP

Sus nombres y apellidos aparecen en una agenda privada de Rodolfo Orellana. Dos colaboradores eficaces entregaron los registros de la organización criminal en los que son señalados como receptores de sobornos para archivar o desestimar denuncias contra el abogado y miembros de su mafia.

El dato. Durante la gestión del coronel Segundo Portocarrero en la División de Lavado de Activos, Orellana y sus cómplices salieron librados de graves acusaciones

El dato. Durante la gestión del coronel Segundo Portocarrero en la División de Lavado de Activos, Orellana y sus cómplices salieron librados de graves acusaciones.

Todopoderoso. Rodolfo Orellana, capturado en Colombia, tenía todo un sistema para sobornar a policías que lo investigaban

Todopoderoso. Rodolfo Orellana, capturado en Colombia, tenía todo un sistema para sobornar a policías que lo investigaban.

Investigado. Coronel PNP Juan Carnero García

Investigado. Coronel PNP Juan Carnero García.

Señalado. Coronel PNPJuan Olivera, según colaboradores eficaces, favorecía a Orellana

Señalado. Coronel PNPJuan Olivera, según colaboradores eficaces, favorecía a Orellana.

Doris Aguirre
Cinco coroneles, cinco comandantes, dos mayores y 17 suboficiales que laboraban en unidades especializadas de la Policía Nacional son sospechosos de haber direccionado investigaciones para librar de graves denuncias a Rodolfo Orellana Rengifo y a miembros de la organización criminal que este encabezaba.
 
 
 Por estos hechos, el titular de la Fiscalía Supraprovincial Anticorrupción, Walter Delgado Tovar, formalizó indagación contra los jefes y agentes de la División de Investigación de Estafas y Otras Defraudaciones, de la División de Lavado de Activos de la Dirección Antidrogas y de la División de Policía del Ministerio Público, principalmente.
 
 A los 29 efectivos se les atribuye haber beneficiado a la red de Orellana de distintas formas: archivando o desestimando denuncias de apropiación ilícita, falsificación, estafa, fraude documentario, entre otros.
 
 Tres coroneles implicados en las pesquisas fueron entrevistados por La República y no solo negaron cualquier forma de implicación en los hechos sino también afirmaron no recordar haber intervenido en algún caso relacionado con Rodolfo Orellana.
 
 El caso fue detectado por la Fiscalía Especializada en Lavado de Activos y Pérdida de Dominio, a cargo de la titular Marita Barreto Rivera. Durante las diligencias de incautación de documentos en las propiedades de Orellana, Barreto encontró una agenda con nombres, apellidos y teléfonos de oficiales y subalternos de la Policía Nacional.
 
 Pero eso no fue todo.

Dinero negro

Dos colaboradores eficaces –exintegrantes de la organización criminal de Orellana– ayudaron a la fiscal Barreto a encontrar una explicación del contenido de la agenda. Los informantes le entregaron una base de datos en la que los efectivos de la policía registrados en la agenda también aparecían como receptores de diferentes montos de dinero. Era el pago de sobornos a cambio de resolver casos a favor de la mafia de Orellana.
 
 La fiscal Marita Barreto logró detectar en un inicio un aproximado de 200 nombres y un solo apellido de policías con sus respectivos teléfonos que figuraban en la agenda de Rodolfo Orellana. Sin embargo, luego de cruzar la información, identificó a 27 policías que tuvieron a cargo investigaciones contra la organización de Rodolfo Orellana y sus cómplices.
 
 Coincidentemente, estos agentes policiales habían participado en casos en los que siempre salían bien librados Orellana y los integrantes de su red.
 
 Como se trataba de un acto de corrupción de funcionarios, y no de lavado de activos, la fiscal Marita Barreto cursó el voluminoso expediente a la Fiscalía Supraprovincial Anticorrupción, a cargo de Walter Delgado.

Lista negra

En la relación de investigados figuran los coroneles PNP Segundo Portocarrero Quintana, Juan Asmat Bucalo, Juan Carnero García, Juan Olivera García y Luis Fernández Ruiz.
 
 También han sido comprendidos los comandantes PNP César Conde Cárdenas, Antonio Quispe Inga, Carlos Cossi Casas, Ricardo Espinoza Cuestas y Orlando Riveros Chaupis.
 
 Además, son parte de la investigación los mayores PNP Daniel Molina López y Jaime Díaz Alarcón.
 
 Su suman a los mencionados, los suboficiales Ciro Álvarez Arazábal, Carlos Arguedas Castillo, Reynaldo Champi Loayza y Juan Purihuamán Paredes. Y con ellos, Hermes Tantaleán, Wagner Morales Bautista, Luis Siesquén Ampuero,Miguel Velásquez Ramos y César Ríos Magallanes. También Wilder Villegas García, Pedro Montenegro Llanos y Joel Carrasco Campana, entre otros.
 
 Uno de los colaboradores eficaces señaló que el coronel PNP Segundo Portocarrero Quintana recibió dinero para manipular las investigaciones dispuestas por el Ministerio Público contra Orellana y componentes de su organización criminal. Portocarrero negó a La República la acusación.

Operación limpieza

Los hechos se registraron cuando el coronel Portocarrero se desempeñó como jefe de la División de Estafas y Otras Defraudaciones, así como de la División de la Policía del Ministerio Público, entre el 2012 y el 2014.
 
 Los colaboradores eficaces mencionaron que en abril del 2012 el coronel Portocarrero influyó en la investigación que se les seguía a Jorge Pérez Chávez, César Ferré Simonetti, Reyna Valera de Ferré, Luis Benavides Caldas y Hugo Aguilar Cervantes, por la apropiación ilícita de un terreno. Todos integrantes de la red de Orellana.
 
 Con la venia del coronel Segundo Portocarrero, sus subordinados, el comandante PNP Antonio Quispe Inga y el suboficial PNP César Ramos Santos, archivaron el caso porque supuestamente los denunciantes nunca se presentaron para rendir su manifestación. Pero no era cierto.
 
 En la base de datos proporcionada por los colaboradores eficaces, aparecen distintos montos pagados a los efectivos policiales para que desecharan el caso contra los miembros de la mafia de Orellana.
 
 El coronel Portocarrero también intervino en la investigación contra Rodolfo Orellana, Jorge Cortez Martínez, Ricardo Barba Castro y Eugenio Cisneros Navarro, por la apropiación ilícita de un terreno de 14,600 metros cuadros en Lurín. La denunciante Martha Tesén Quispe acusó a Orellana de falsificar la firma de su suegro y fraguar documentos para despojarla de su propiedad.
 
 Portocarrero avaló la investigación de sus subordinados, el comandante PNP Antonio Quispe Inga y el suboficial PNP Jorge Montoya Castrovirreyna, que exculpaba a Orellana y a sus cómplices. No obstante, existía un peritaje grafotécnico que demostraba que los acusados habían fraguado la firma del dueño del terreno.
 
Por otro lado, los colaboradores eficaces indicaron que el coronel PNP Juan Olivera García, cuando se desempeñó como jefe de la División de Lavado de Activos de la Dirección Antidrogas en los años 2009, 2010 y 2013, recibió dinero para desactivar investigaciones contra Orellana y su banda.
 
 Por ejemplo, en 2009 el Ministerio Público derivó una denuncia presentada por el procurador público del Ministerio de Educación contra Carlos López Noriega, testaferro de Orellana, por la apropiación ilícita de un inmueble de la Fundación Por los Niños del Perú.
 

Libres de polvo y paja

 El coronel Olivera designó la investigación a su hombre de confianza, el comandante PNP César Conde Cárdenas, quien después de seis meses, y con el aval de Olivera, elaboró un informe en el que señalaba que los denunciantes no se presentaron y no pudo tomar las huellas dactilares de los acusados. En conclusión, afirmó que el caso no era de su competencia.
 
Respecto al coronel PNP Juan Carnero García, los colaboradores explicaron que dicho oficial también recibió dinero de la organización de Rodolfo Orellana cuando se desempeñaba como jefe del Departamento 4 de Investigación y del Departamento de Coordinación, ambos de la División de la Policía del Ministerio Público, entre 2013 y 2014.
 
Carnero y el suboficial Luis Quispe Tovar estuvieron a cargo de una denuncia por la apropiación ilegal de dos inmuebles que pertenecían a Carola Canales Caro. A pesar de las evidencias contra los imputados Pedro Guzmán Lomina y Miguel Huamán Cabrera, integrantes de la mafia de Orellana, Carnero y Tovar libraron de responsabilidad a los denunciados.
 
 Como se ha mencionado, los coroneles Portocarrero, Olivera y Carnero, que continúan en situación de actividad, rechazaron las versiones de los colaboradores eficaces. También desestimaron haber recibido dinero a cambio de librar a Orellana y miembros de su mafia de graves cargos. 

Anticorrupción indaga a policías vinculados a red

La Fiscalía Especializada Anticorrupción, a cargo del titular Walter Delgado Tovar, recibió el voluminoso expediente del caso el 12 de enero, enviado por la fiscal de Lavado de Activos Marita Barreto.
 
*Delgado ha concluido con las diligencias previas y en breve procederá a la citación de cada uno de los oficiales y subalternos cuyos nombres y apellidos aparecen en la agenda y planilla de Rodolfo Orellana.
 
Este es un nuevo caso de corrupción policial relacionado con la organización criminal de Orellana. No se debe confundir con los anteriores en los que también están implicados oficiales y subalternos de la PNP.
 
*La República publicará las declaraciones de los coroneles Segundo Portocarrero, Juan Olivera y Juan Carnero, tres de los oficiales imputados por los colaboradores eficaces.
 
La Dirección de la Policía Nacional, enterada del caso, facilitará al Ministerio Público la realización de las diligencias necesarias para confirmar o desestimar las acusaciones contra 27 efectivos.

Claves

Testigo. Los colaboradores eficaces revelaron que el coronel PNP Luis Fernández Ruíz, en su condición de jefe del Departamento de Coordinación de la División de la Policía del Ministerio Público en 2013, manipuló una investigación para ayudar a Rodolfo Orellana.
 
Evidencias. Los colaboradores sustentaron sus dichos con documentos contables.
 

Síguenos en Facebook