Militar cobraba hasta S/. 50 mil por vuelo de droga en Vraem

Audios interceptados revelan que teniente EP Wilmer Delgado Ruiz, jefe de base Alto Comaina N° 79, coordinaba con narcos llegada de avionetas a cambio de pagos. Diálogos sugieren que mandos se repartían las ganancias.

Víctima de la tentación.  Teniente EP Wilmer Eduardo Delgado Ruiz, fotografiado recientemente en una de las alas laterales del Comando Especial del Vraem en Pichari.

Víctima de la tentación. Teniente EP Wilmer Eduardo Delgado Ruiz, fotografiado recientemente en una de las alas laterales del Comando Especial del Vraem en Pichari..

Tras intensas reuniones de coordinación oficiales de inteligencia de la Dirandro, agentes DEA y el equipo 2 de la Segunda Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada contra la Criminalidad Organizada decidieron finalmente dar luz verde ayer a una operación que pone en entredicho el rol que juegan los militares en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), zona de mayor producción de coca en el país.
 
 
Desde hace varias semanas, "Constelación", el programa de escuchas auspiciado por la DEA, tenía interceptados los teléfonos del teniente Wilmer Delgado Ruiz y de otros cinco civiles porque había fuerte indicios de que estaban coordinando la llegada de avionetas de Bolivia en pistas clandestinas del río Satipo, en el distrito de San Martín de Pangoa, provincia de Satipo, región de Junín.
 
El teniente Wilmer Delgado, de 35 años de edad y perteneciente al arma de infantería, había prestado servicios en más de una ocasión  en el Comando Especial del Vraem desde hace siete años. El 2007 resguardó la base contrasubversiva (BCT) Sargento Rodríguez Cerro Judas, y desde el  año pasado, estaba al mando del BCT Alto Comaina 79, cerca de  la ciudad de Satipo.
 

Los contactos del oficial con las personas ligadas al narcotráfico se habrían producido desde el año pasado. Los diálogos que "Constelación" grabó dan cuenta de una relación de larga data, una confianza plena entre el militar y los narcos.
 
En algunas conversaciones, el militar menciona sin mayor problema los montos de dinero que deberían abonarse a una cuenta bancaria por su apoyo.
 
Según fuentes consultadas los pagos podían alcanzar hasta 50 mil soles mensuales por el ingreso planificado de varios vuelos provenientes de Bolivia.
 
El equipo fiscal dirigido por la doctora Irene Mercado y la Policía lograron confirmar que los depósitos realizados por los narcos a la cuenta de un familiar del militar suman hasta cien mil soles. De acuerdo con la resolución de la fiscalía, el militar indicaba los días y las horas más seguras para que las naves decolaran y pudieran cargar la droga.
 
No se descarta que el  "servicio" ofrecido por el militar incluyera un cordón de seguridad alrededor de la zona del embarque de la ilegal mercancía para evitar posibles operativos policiales.
 
El militar fue intervenido por el fiscal Manuel Castro y un equipo policial cuando se disponía a almorzar en un restaurante ubicado en el distrito de Mazamari, provincia de Satipo.
 
Si bien las autoridades tenían la orden de captura, optaron por esperar que el efectivo saliera de su base militar para capturarlo en forma sorpresiva y evitar posibles confrontaciones con personal militar. 
 
Tres de los  narcotraficantes con quienes Delgado Ruiz habría coordinado los vuelos fueron arrestados ayer por agentes antidrogas, pero solo el teniente fue trasladado en un vuelo especial a Lima. Él permanecerá en los calabozos de la Dirandro por 15 días.
 
Los narcos presos  eran conocidos como "Los Lápiz", una de las firmas que operan en la selva de Satipo desde hace años.

“El jefe lo sabe”

De acuerdo con las conversaciones chuponeadas por la Dirandro, el oficial señalaba que los pagos eran de conocimiento de sus superiores. Hasta el momento no se determina si el militar usaba el nombre de ellos o si realmente contaba con el apoyo de estos.
 
Hasta el cierre de esta edición ni el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ni el Ministerio de Defensa daban a conocer su versión oficial sobre el teniente investigado por el delito de encubrimiento y favorecimiento al tráfico ilícito, menos por las medidas que adoptarán para cortar ese nexo de corrupción.  
 
Con datos de Manuel Tovar Huancayo

Operativo contra militar se postergó en más de una ocasión

El plan para capturar al teniente estaba previsto desde la semana pasada pero inteligencia policial señaló una vez más que no había condiciones para detener a los narcotraficantes que coordinaban con el militar.
 
El teniente EP Wilmer Delgado vivía en Bellavista, Callao, junto con sus dos hijos, hermanos y sus padres. Estudió administración de empresas en la Universidad Villarreal. La fiscal Irene Mercado a cargo del caso intervino su casa y confiscó documentación para su análisis.
 
Días antes la agencia de noticias AP, informada de la operación que estaba por desencadenarse, adelantaba en forma muy general las relaciones no investigadas de militares con narcotraficantes estos últimos tiempos,  
 
Un informe de La República del 2014 ya señalaba que entre seis y ocho avionetas aterrizaban sin problema alguno en pistas clandestinas para recoger droga producida en el Vraem, según los cálculos del Comando militar de la zona CEVRAEM

Síguenos en Facebook