Gérard Depardieu, luces y desconcierto

Teatro. El laureado actor francés se presentó en Lima y en su show no faltaron los problemas. Al final, lo aplaudieron de pie, pero antes hubo gente que se retiró molesta. El intérprete leyó durante toda la presentación. 

David Huamaní.

Quizá la expectativa fue muy alta para el público que salió descontento de ver “el espectáculo biopic” del laureado actor francés, Gerard Depardieu. Otros, permanecieron hasta el final de la obra, lo aplaudieron de pie y esperaron para fotografiarse con él hasta cerca de la medianoche.

¿Pero de qué trató la puesta en escena? Depardieu apareció en escena pasadas las nueve de la noche, luego del pianista David Fray, uno de los mejores del mundo.

A su turno, el actor apareció vestido de negro y con el guion en la mano. No fue una obra teatral sino, una suerte de lectura dramatizada(de Ruy Blas, Cyrano de Bergerac y Carnaval de los Animales), a veces con movimiento y por momentos, sin movimiento. El actor no dejó de leer nunca; detalle que fue cuestionado por algunos asistentes ( para estar en las primeras filas pagaron más de 600 soles) que se retiraron en el intermedio.

Depardieu recibió una nominación al Óscar por su memorable interpretación de Cyrano de Bergerac (1991). Sin embargo, el segundo acto de ese personaje en el Auditorio del Pentagonito fue el que provocó reclamos, ya que, por problemas técnicos, esa parte (‘La muerte’) se desarrolló sin subtítulos, lo que ocasionó desconcierto.

Tras el intermedio, el actor–que lucía cansado– leyó el texto de Carnaval de los animales y fue acompañado por una talentosa orquesta de músicos peruanos y venezolanos. De hecho, la orquesta hizo olvidar a muchos, el problema técnico.

Al respecto, conversamos con el productor Tito Vattuone (que trabajó con productora argentina), quien aseguró que el actor no se percató que había representado uno de los actos sin subtítulos. “Yo sí he visto gente molesta, pero no estábamos hablando de los subtítulos. Había una señora que reclamaba en voz alta, que no entendía. Le expliqué y le pedí que esperara pero se fue, fueron solo dos personas que se retiraron por eso”.

-Pero se fueron más personas en el intermedio.

Por otro motivo.

-¿No le parece que nadie imaginó que sería una lectura dramatizada?

Tengo que ser sincero, yo no conocía el contenido, estás hablando con un productor no con el empresario. Nadie lo conocía. Si me preguntas por las luces, el sonido, yo te puedo hablar de eso. De la otra parte se me complica un poco, mal que bien, no sé qué cosa se está presentando. Salvo en un ensayo general.

-¿No hubo ensayo general?

Sí hubo. Se ensayó, pero con la orquesta básicamente, porque Depardieu se pone de acuerdo con el tecladista...al final la gente lo aplaudió. He contado unas 12 personas que se retiraron. Efectivamente, me da pena que se retire una.

-¿Depardieu fue su propio director?

No me voy a meter en ese tema. Lo que yo te digo es que: el señor se maneja lo suficientemente bien y tenía dos personas alrededor que le marcaban cosas. ¿Si existía un director? La respuesta es: no sé. Es mi respuesta oficial.

-Bueno, pero la falla en los subtítulos fue gravísima.

Pero fue una obra de dos horas y durante unos minutos no hubo subtítulos... no me parece justo decir que la gente se quejó porque fallaron los subtítulos.

Síguenos en Facebook