Falleció la Mamá Grande de la literatura hispana

Carmen Balcells. La agente literaria en lengua española más importante del siglo XX falleció a los 85 años de edad. Entre los autores que representó figuran Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez.
Boom. Acompañada de  Gabriel García Márquez, Jorge Edwards, Vargas Llosa, José Donoso, y Ricardo Muñoz.

Boom. Acompañada de Gabriel García Márquez, Jorge Edwards, Vargas Llosa, José Donoso, y Ricardo Muñoz..

EFE 
Barcelona
 
Carmen Balcells, figura clave del conocido ‘Boom’ latinoamericano y representante de algunos de los más importantes escritores en lengua española, como Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Vargas Llosa y G. García Márquez, falleció ayer a los 85 años.
 
Según señalaron fuentes de su familia, Balcells falleció “repentinamente” en su domicilio de Barcelona y, aunque quieren que el entierro sea en la intimidad, también anunciaron que próximamente se celebrará un acto de homenaje en su memoria.
 
Madre, amiga, compañera, confesora, psicóloga, jefa o tal vez una mezcla de todas esas figuras confluían en la agente literaria Carmen Balcells a los ojos de los gigantes de las letras hispanas, que la tenían por la Mamá Grande siempre a su lado para defenderles ante los pérfidos y codiciosos editores.
 
Si en Los funerales de la Mamá Grande Gabriel García Márquez dibujaba el perfil de una matrona omnipotente que dominaba con mano de hierro el territorio de Macondo, Carmen Balcells ejerció también su inmenso poder de representación de los más grandes escritores hispanoamericanos ante los poderosos grupos editoriales.
 
No en vano, negociar con Balcells era hacerlo con García Márquez, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Julio Cortázar, José Donoso y otros genios que protagonizaron el “Boom” de la literatura latinoamericana, una lista a la que se unieron los principales escritores españoles, entre ellos Juan Marsé, Juan Goytisolo, Eduardo Mendoza, Manuel Vázquez Montalbán o Javier Cercas.
 
Pero si la Mamá Grande de Macondo pretendía que nada cambiara, Balcells llegó al mundo literario para revolucionar la hasta entonces relación paternalista entre autor y editor, y cambiar las reglas del juego en beneficio de los autores de su cartera.
 
Carmen acabó con la cesión a los editores de derechos universales y vitalicios, en cualquier lengua y en cualquier país, y fijó las bases de una segmentación de esos derechos que resultó fundamental para la prosperidad y estabilidad económica de sus autores.
 
Una de sus últimas apariciones públicas tuvo lugar el pasado 16 de marzo en el gótico Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona para asistir a la entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad a título póstumo al escritor Gabriel García Márquez, que llegó en 1967 a Barcelona, en donde vivió durante siete años.
 
El escritor Eduardo Mendoza, “mudo” al conocer la noticia de la muerte de Carmen Balcells, subrayó que la agente literaria había construido “algo equivalente al Imperio Romano”.
En una carta pública, Mendoza dice que “sin otro material que la inteligencia, la energía y la entrega, (Balcells) construyó algo equivalente al Imperio Romano y lo mantuvo día a día y piedra a piedra”. Así como él, muchos escritores la recuerdan.
 
La muerte de Carmen Balcells deja en el aire el futuro de su agencia después de que no haya prosperado la alianza con Andrew Wylie, que hace unas semanas anunció la creación de The Wylie Agency España, y de que abandonara la agencia literaria barcelonesa el que estaba llamado a ser sucesor, Guillem d’Efak-Ferré.

Superagente literaria

Carmen Balcells fue la agente literaria más importante del mundo de las letras hispanoamericanas y pionera en la defensa de los derechos de autor de los escritores a los que representaba, al introducir cláusulas de limitación temporal en la cesión de los derechos de una obra.
 
Su agencia representó a más de 300 escritores de habla hispana y portuguesa, y su cartera incluye los derechos de los máximos exponentes del ‘Boom’ latinoamericano, entre ellos diversos premios Nobel como el escritor peruano.
 
Entre los reconocimientos a su labor, Balcells recibió en mayo de 1997 el premio Orquídea 96 que concede el grupo ‘Sudacas Reunidas’, de mujeres latinoamericanas y españolas que quieren impulsar los lazos entre España e Iberoamérica.
 
El rey Juan Carlos le entregó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, en mayo del 2000, y también recibió en 2004 la Medalla del Gobierno de Chile con otras personalidades del mundo de las Letras, y en 2006 el Premio Montblanc a la Mujer.
 
“Personalidad de referencia en los últimos 50 años en la narrativa de lengua castellana, contribuyendo a su expansión y reconocimiento, descubriendo nuevos valores y consolidando carreras literarias”, según consta en el acta del jurado del Premio Montblanc.
 
La literatura hispanoamericana está de luto.
 
 
“Era inteligente, audaz, generosa hasta la locura, su partida deja en todos los que la conocimos y la quisimos un vacío que nunca nadie podrá llenar.”
Mario Vargas Llosa
Escritor
 
“Carmen Balcells ha sido todo un personaje en el mundo del libro en lengua española, es una de las grandes responsables del ‘Boom’ latinoamericano”.
Jorge Herralde
Director de Anagrama
 
 
“Propició desde su puesto lo que ha sido el acontecimiento más importante en la narrativa de la segunda mitad del s. XX: el ‘Boom’ latinoamericano”.
Javier Cercas
Escritor

El dato

Biografía. Nació en Santa Fe de Dalt, un pueblo de la provincia de Lérida, el 9 de agosto de 1930, en el seno de una familia de propietarios rurales, estudió en un colegio de monjas y más tarde se graduó en Comercio. Desde la creación, en 1960, de la Agencia Literaria, la firma gestionó más de 50.000 contratos. Luis Goytisolo fue el primer autor español en firmar con ella.

 

Síguenos en Facebook