Francia: las elecciones cada vez más apretadas... y con máxima seguridad

Todo está listo. Los candidatos al Elíseo terminan sus últimos mítines en medio de una seguridad reforzada después de que la Policía detectó y frustró un plan de atentados en Marsella. Este domingo 23 de abril será la primera vuelta.

Sorpresivo. Mélenchon creció en las encuestas y se acercó a los favoritos.

Sorpresivo. Mélenchon creció en las encuestas y se acercó a los favoritos. .

Recibe apoyo. Calificado como un

Recibe apoyo. Calificado como un "populista de centro", Emmanuel Macron se convirtió en el más serio aspirante a competir con Marine Le Pen en la segunda vuelta del 7 de mayo..

Los cinco principales candidatos a la Presidencia de Francia juegan sus últimas movidas electorales blindados por fuertes medidas de seguridad, que han sido reforzadas tras el plan de atentado desmantelado el martes en Marsella. A pocos días de que se celebre la primera vuelta de los comicios, este domingo 23, la más disputada que se recuerda, el socioliberal Emmanuel Macron, la ultraderechista Marine Le Pen, el conservador François Fillon y el neocomunista Jean-Luc Mélenchon se acercan entre cuatro y cinco puntos, según las encuestas.

En una campaña salpicada por las investigaciones judiciales por malversación de fondos públicos a Fillon y a Le Pen, el tramo final de la misma se ha visto influido por el temor a que se produzca un nuevo atentado en Francia, donde han muerto 238 personas en los dos últimos años.

PUEDES VER: La moda Mélenchon sorprende a Francia

Desde que las fuerzas de seguridad desmantelaron un ataque yihadista "inminente" en Marsella con la detención de dos sospechosos, se ha redoblado el control de los cuatro principales candidatos. El más vigilado es Fillon, a quien la unidad de lucha contra el terrorismo sitúa en un nivel 2 de una escala de 4, seguido de Le Pen (3) y de Macron y Mélenchon (4). El aspirante conservador ha pasado a tener 12 policías para su seguridad.

Muy apretados

Los últimos sondeos muestran una situación inédita en la que cuatro candidatos se sitúan dentro del margen de error: el socioliberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, empatados con el 22% de las intenciones de voto; el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, con el 20%, y el conservador François Fillon, con el 19%.

En todo caso, los sondeos adelantan no solo una elección estrecha entre los principales candidatos, sino el escenario políticamente más fragmentado que ha vivido ese país desde la postguerra.

Al margen de lo anterior, lo único que es posible adelantar es que los partidos tradicionales, que han gobernado el país en los últimos 30 años, sufrirán posiblemente su derrota más severa e incluso el candidato del partido socialista, Benoit Hamon, podría quedar en quinto lugar, el peor resultado en más de cuatro décadas.

Un panorama que, además, adelanta para junio próximo, cuando se realicen las elecciones legislativas, un Parlamento fragmentado, que obligaría a llegar a acuerdos políticos para poder formar gobierno, como ya ha sucedido en los principales países europeos en los últimos tiempos y que, eventualmente, podría dejar al futuro presidente electo con un gobierno de otro signo político, reeditando la cohabitación que existió en Francia en los años 90 y principios de la década pasada.

El hecho de que, pese a que más del 70% de los franceses se opone a dejar la Unión Europea (UE) o retirarse del euro, dos de los candidatos con opciones de ir a segunda vuelta –Le Pen y Mélenchon– son conocidos euroescépticos revela el desordenado escenario político francés.

Esto puede ser el anuncio de que el fragmentado escenario político, que surja de los comicios, termine generando un período de inestabilidad en Francia, que en nada contribuirá a enfrentar el complejo momento que vive Europa.

Los Nobel no se quedan callados

Veinticinco premios Nobel de Economía publicaron una carta en "Le Monde" para criticar propuestas anti-europeas, encarnadas, sobre todo, en la candidata ultraderechista, Marine Le Pen.

Joseph Stiglitz, Jean Tirole y Eugene Fama, entre otros, criticaron asuntos preconizados por Le Pen, como el abandono de Francia del euro, el proteccionismo o las barreras a la inmigración, que Le Pen quiere restringir drásticamente porque opina que "roba" el trabajo de los franceses. Mélenchon también cuenta con algunas propuestas consideradas "anti-europeas", entre ellas la de los tratados que establecen un déficit máximo del 3% y una deuda pública del 60%.

Síguenos en Facebook