Mar humano cubre calles de Venezuela y exige elecciones [VIDEO]

Por la democracia. Intensos enfrentamientos dejan 3 muertos y más de 400 detenidos. Líderes del MUD convocan a una nueva jornada de protestas para hoy. Maduro dice que EE.UU. dio luz verde a golpe de Estado. Chavistas también salieron a las calles.

Algunos aseguraban que la manifestación alcanzó el millón de asistentes. La oposición venezolana exige elecciones ya y que Maduro se vaya. El presidente afirma que no cederá..

Voluntarios ayudan a los heridos

Voluntarios ayudan a los heridos .

Valiente. Una mujer con la bandera venezolana se paró frente a una tanqueta policial

Valiente. Una mujer con la bandera venezolana se paró frente a una tanqueta policial.

Preparados. Los opositores a Maduro utilizaron máscaras contra los gases. Fueron fuertemente reprimidos por las fuerzas bolivarianas

Preparados. Los opositores a Maduro utilizaron máscaras contra los gases. Fueron fuertemente reprimidos por las fuerzas bolivarianas.

Gases. Las fuerzas de seguridad atacaron con gases a los manifestantes. Estos no lograron llegar a la Defensoría

Gases. Las fuerzas de seguridad atacaron con gases a los manifestantes. Estos no lograron llegar a la Defensoría.

Rsguardo. Los chavistas también se concentraron en distintas zonas de la capital. Hubo numerosos enfrentamientos

Rsguardo. Los chavistas también se concentraron en distintas zonas de la capital. Hubo numerosos enfrentamientos.

A correr. Ante el ataque policial tuvieron que ponerse a buen recaudo. Hoy los opositores a Maduro harán otra manifestación.

A correr. Ante el ataque policial tuvieron que ponerse a buen recaudo. Hoy los opositores a Maduro harán otra manifestación..

Víctima. Paola Ramírez recibió un disparo en San Cristóbal. Su acongojado novio la abraza

Víctima. Paola Ramírez recibió un disparo en San Cristóbal. Su acongojado novio la abraza.

Afectado. Henrique Capriles sufrió efectos de los gases

Afectado. Henrique Capriles sufrió efectos de los gases.

Desde la oposición se hablaba de "la madre de todas las marchas" y desde el gobierno se anunciaba “la más gigantesca marea roja que se haya visto nunca". Y, en realidad, Venezuela se mostró así de furiosamente dividida, escindida entre dos mitades que, por ahora, parecen estar lejos de cualquier entendimiento.

Fue una jornada saturada de confrontación e imborrables acciones. Una joven enfrentada valientemente a una tanqueta militar, manifestantes ensangrentados en el suelo, líderes opositores doblados en sí mismos vencidos por los lacrimógenos y la represión, corridas, ataques, y largas, larguísimas columnas de opositores que le gritaban su indignación a Nicolás Maduro, y le decían ¡no más, fuera del gobierno!, y también gruesas columnas del chavistas que daban su apoyo al régimen, rechazado a nivel internacional.

PUEDES VER: Venezuela: Oposición convocó a una nueva marcha para el jueves [EN VIVO]

Los números demuestran lo descomunal del conflicto actual venezolano. Tres muertos, más de 400 detenidos y al menos 57 personas heridas. El director de la ONG Foro Penal, Alfredo Romero, indicó que los juristas que asesoran a los arrestados estaban actualizando sus balances en la capital y los 23 estados de la nación petrolera pues se habían registrado "demasiados casos en un solo día".

El abogado explicó que 16 de estos arrestos ocurrieron en Caracas, 69 en el estado Anzoátegui, 57 en Bolívar, 40 en Cojedes, 37 en Falcón, 16 en Barinas, 32 en Táchira, 31 en Carabobo y 24 en Portuguesa.

Un alcalde, el del municipio caraqueño Chacao, Ramón Muchacho, dijo que los centros hospitalarios de su jurisdicción atendieron a 57 personas "provenientes de la manifestación". Detalló que de ese total, 33 presentaron politraumatismos, 10 síntomas de asfixia "producto de los gases lacrimógenos" de la fuerza pública y 14 por "desmayos y problemas de tensión".

Víctimas de la jornada

Dos estudiantes murieron, uno en Caracas y otra en San Cristóbal, capital del estado de Táchira. Fueron baleados por desconocidos en medio de las marchas.

Carlos Moreno, de 17 años, recibió un balazo en la cabeza en la plaza La Estrella, en el barrio San Bernardino, en una de las 26 concentraciones antigubernamentales. Murió cuando era sometido a una cirugía en el hospital, según el diario El Nacional. En dos días iba a cumplir 18 años.

Paola Ramírez, de 23 años, falleció al recibir un disparo en la cabeza en las inmediaciones de la plaza San Carlos, en San Cristóbal. Vecinos afirmaron que la víctima no participaba en la protesta, pero fue agredida por militantes chavistas.

De este modo, con los casos de Moreno y Ramírez –confirmados por el Ministerio Público– suman ocho las víctimas fatales registradas por las protestas en las últimas tres semanas contra el gobierno.

El tercer fallecido fue un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana, según informó Diosdado Cabello, del PSUV, y confirmó el Defensor del Pueblo, Tarek William. "Debo informar que hace 15 minutos fue asesinado por un francotirador el sargento segundo (GNB) Clemente Barrios Neomar, en el sector de Los Castores".

Miles de ciudadanos acudieron al llamado de los líderes de la oposición. Los cálculos indican que alcanzaron el millón de asistentes. La meta de las fuerzas de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) era llegar a la Defensoría del Pueblo, lo que no llegó a suceder.

Maduro había amenazado con sacar al ejército y las milicias, unos oscuros grupos civiles que prometió armar con fusiles, pero la gente no se atemorizó y tomó masivamente las calles en 26 puntos de concentración de Caracas.

Sus demandas eran elecciones ya, libertad a los presos políticos, reconocimiento a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y aliviar el terrible desabastecimiento económico.

A su vez, el chavismo-madurismo había convocado su contramarcha para conmemorar el primer grito de la independencia que se inició en 1810. Y sobre todo para ratificar su lealtad al gobierno bolivariano.

La "marea roja", como los chavistas bautizaron su manifestación, no llegó a cubrir dos de las seis cuadras que tiene la avenida Bolívar.

Mientras, las bombas que lanzaron los efectivos de la Guardia Nacional obligaron a muchas personas a protegerse con máscaras antigás como Lilian Tintori y Antonieta Mendoza, esposa y madre del preso político Leopoldo López, quien sigue en la prisión militar de Ramo Verde.

También el opositor Henrique Capriles, gobernador del Estado de Miranda y líder de Primero Justicia, sufrió los estragos de las lacrimógenas.

Todos rechazaban las sentencias del Tribunal Supremo, a fines de marzo, que dejaron sin competencias al Parlamento. Aunque fueron rectificadas por el chavismo sirvió para reactivar a la oposición en las calles y se desembocó en estas casi tres semanas de intensas protestas.

Los choques con la oposición y las Fuerzas de Seguridad se iniciaron cerca de una autopista esencial para el tráfico de capital. La marcha chavista y la de la oposición discurrían en zonas distintas de la ciudad, pero se cruzaron en varios puntos, por lo que se produjeron enfrentamientos.

Pese a las críticas a nivel internacional, Maduro no dio muestras de retroceder. "Hoy pretendieron tomar el poder y los hemos derrotado otra vez", dijo, y comparó las protestas con injerencia exterior. “Estoy decidido a defender mi patria y a defender mi pueblo, y no cederé ni un milímetro".

Sus seguidores se concentraron cerca de la Asamblea Nacional. Esperaban la salida de la marcha al ritmo de salsa, con camisetas rojas o con la efigie del ex presidente Hugo Chávez y repetían consignas en favor de la "independencia" de Venezuela y en contra de la "invasión" o el "intento de golpe de Estado" que el Gobierno de Maduro atribuye a la oposición y a Estados Unidos.

Muy cerca de la manifestación chavista, decenas de personas aguardaban como cada día para poder comprar el pan.

Llaman a no claudicar

La marcha terminó, pero en realidad no se detiene. Los dirigentes de la MUD, encabezados por Henrique Capriles y el diputado Enrique Márquez, llamaron a sus partidarios a seguir movilizándose nuevamente hoy en Caracas y en el interior del país, desde los mismos puntos de partida. "La agenda no se detiene", aseguraron.

Venezuela no descansa, en sus protestas, en su división, en su deseo de tener democracia y desarrollo social.

CIDH alarmada

  • Anuncio. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se mostró "alarmada" por la decisión del Gobierno de Nicolás Maduro de ampliar a 500.000 civiles armados la Milicia Bolivariana en Venezuela e hizo un llamado a "desmilitarizar las calles".
  • Grave. "Este inminente despliegue de fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenado por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los estándares en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos", aseguró la CIDH en un comunicado.

Diversas reacciones se vivieron en Latinoamérica. Mientras el presidente argentino Mauricio Macri reiteró la "exhortación de los países de la región" a que se convoquen elecciones en Venezuela y el presidente colombiano Juan Manuel Santos envió a la ONU su preocupación por la "militarización de la sociedad venezolana", el presidente de Bolivia Evo Morales se solidarizó con el Gobierno de Maduro y sus partidarios rechazaron las acciones del "imperio".

En Miami, unos 700 venezolanos pidieron "elecciones generales libres" en su país, durante una protesta frente a la Torre de la Libertad, en el centro de Miami.

Perú rechaza ruptura del orden democrático 

en VenezuelaEn la OEA, durante la reunión del Consejo Permanente, la representante del Perú, Ana Rosa Valdivieso, reiteró que en Venezuela se ha producido "una ruptura del orden democrático y constitucional".
 
La embajadora peruana afirmó que el Perú rechaza la violencia y resaltó la importancia de respetar el derecho a la manifestación pacífica, a raíz de la marcha convocada por la oposición en varias ciudades de Venezuela que ha concluido con tres muertos.
 
Asimismo, Valdivieso "subrayó la preocupación que ha generado el anuncio del gobierno venezolano que proseguirá proporcionando armas a milicias civiles, hecho que en sí mismo incita a la violencia".
 
En Lima, frente a la sede de la embajada de Venezuela, un grupo de venezolanos residentes en el Perú se manifestaron contra el gobierno de Nicolás Maduro y pidieron su inmediata salida.

 

Síguenos en Facebook