DINI espió a ministros de Defensa y comandantes generales de FFAA

No se salvaron ni los compañeros de promoción de humala. Los rastreos en Sunarp y Reniec se produjeron antes, durante y después del ejercicio de funciones de las principales autoridades castrenses, incluidos oficiales que se suponía habían ascendido de grado o fueron asignados a cargos de confianza por la relación de amistad con el jefe del Estado.
El dato. Al poco tiempo de iniciarse la presidencia de Ollanta Humala, la DINI empezó a fisgonear a las más importantes autoridades militares del país.

El dato. Al poco tiempo de iniciarse la presidencia de Ollanta Humala, la DINI empezó a fisgonear a las más importantes autoridades militares del país. .

Ángel Páez y Melissa Goytizolo de La República y Jonathan Castro de Latina
 
 Desde que asumió el gobierno Ollanta Humala, agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) mantuvieron bajo estricta vigilancia a los civiles y militares retirados que ejercieron funciones como ministros de Defensa, así como a los jefes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y de las comandancias generales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea. No se salvaron ni los amigos ni los aliados políticos.
 
Por si fuera poco, la DINI, durante el tiempo en que estuvo bajo la conducción de Víctor Gómez Rodríguez, compañero de promoción de Humala en la Escuela Militar de Chorrillos, también sometió a escrutinio a los oficiales en actividad del Ejército pertenecientes a la misma promoción Héroes de Pucará y Marcavalle, que se graduó en 1984. No había confianza ni en los condiscípulos del entorno más íntimo.
 
Los reportes que enviaron al Congreso la Superintendencia Nacional de registros Públicos (Sunarp) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), sobre las búsquedas que hicieron en sus archivos los espías de la DINI, revelan que desde 2011 hasta fines de 2014 se desplegó un plan de inteligencia con el objetivo de rastrear, de manera concienzuda y sistemática, información sobre las autoridades del Ministerio de Defensa, del Comando Conjunto y de los institutos armados.
 
La República tuvo acceso al registro de búsquedas que hicieron los agentes de la DINI en Sunarp y Reniec y comprobó que los ex ministros de Defensa Daniel Mora Zevallos, José Urquizo Maggia y Pedro Cateriano Bellido –actual primer ministro– fueron rastreados en reiteradas oportunidades. Los archivos de Urquizo, no obstante su condición de legislador oficialista, fueron revisados hasta 29 veces. 
 
"Es una novedad para mí, no lo sabía. No puedo opinar porque esto es una novedad para mí, recién me entero. Estoy sorprendido, extrañado, desconocía de esto. Más bien, gracias por la información", expresó José Urquizo con inocultable incomodidad.
 
El ex ministro general EP en retiro Daniel Mora intentó buscarle una explicación al espionaje en su contra. "Me parece que es lógico y normal que el presidente sepa sobre las relaciones que pueda tener un ministro que eventualmente podrían ocasionar algún daño", dijo. 
 
Pero cuando se le indicó que no solo él sino también miembros de su familia habían sido espiados por la DINI, Mora estalló. "¿Han espiado a mis hermanas? Me sorprende. Y lo peor es que mis hermanas ni siquiera están en el país, viven en Estados Unidos. Dalinda desde hace 50 años y Mirtha desde hace 15 o 20 años. Cuando estas búsquedas entran en la intimidad de una persona sin autorización, como el caso de mis hemanas, se configura en un delito", manifestó con amargura.
 
 
VASTO PLAN DE RASTREO
 
La designación de su compañero de promoción Víctor Gómez Rodríguez como titular de la DINI le permitió al jefe del Estado empoderar al organismo de inteligencia mediante una reforma estructural para amplificar sus actividades con la dotación de un extraordinario presupuesto. 
 
Una vez en el cargo, Gómez reclutó al menos a una docena de oficiales en retiro de su promoción Héroes de Pucará y Marcavalle. Esto explica por qué el obstinado afán de Palacio de Gobierno por examinar en Sunarp, Reniec, Sunat y otras dependencias públicas –Poder Judicial, Ministerio Público, Policía Nacional– cualquier tipo de información relacionado con autoridades militares. Incluso aquellas conocidas por su amistad con el presidente Humala. 
 
Es el caso de los ex jefes del Comando Conjunto, los generales del Ejército en retiro Luis Howell Ballena y Leonel Cabrera Pino; del vicealmirante en retiro José Cueto Aservi; y del actual titular, el vicealmiralte Jorge Moscoso Flores. 
 
De los mencionados llama la atención Cabrera, quien en 1992 fue el jefe inmediato superior de Humala cuando este era responsable de la base contrasubversiva de Madre Mía, en el Huallaga. Desde entonces el vínculo amical fue muy estrecho, pero no fue suficiente para evitar que lo vigilaran en Sunarp y Reniec.
 
Excomandantes generales del Ejército que suelen ser críticos del gobierno, como Roberto Chiabra León, José Graham Ayllón y Otto Guibovich Arteaga, no escaparon de las indagaciones subrepticias de los agentes de la DINI.
 
"Esto demuestra la intención por buscar algo para que yo no tenga la libertad de poder criticar algunas acciones que van en contra de las Fuerzas Armadas o en contra de la política del Gobierno", señaló, mortificado, el general en retiro Roberto Chiabra.
 
TODOS CONTRA TODOS
 
El exdirector de la Escuela de Inteligencia del Ejército y ex jefe de la División de Inteligencia del Estado Mayor del Comando Conjunto, general Carlos Rivera Becerra, deploró enterarse por este diario que era uno de los oficiales espiados por la DINI. "Esto es una actividad ilegal que ha estado realizando la DINI por orden de su jefe y posiblemente por orden del primer mandatario para buscar antecedentes en personas, y de esta manera intentar el manejo o manipulación de personas tanto en el presente como en el futuro. Estos actos ilegales deben terminarse".  
 
Desde el primer año de su mandato, Ollanta Humala ha demostrado preferencia por ascender al grado de general de brigada a sus compañeros de promoción. En 2011 fueron diez; en 2012, ocho; en 2013, dos; y en 2014, otros dos. En total, 22 (sin contar a uno ascendido en 2010). Mucho más que cualquier otra promoción del Ejército. 
 
Los agentes de la DINI buscaron y obtuvieron información sobre ocho de los generales de brigada de la promoción de Humala, lo que quiere decir que la pertenencia al círculo castrense del mandatario no salvó a los oficiales del espionaje. 
 
Entre los que resultaron escrutados se encuentra el inspector general del Ejército, general Juan Salazar Laba; el comandante general de la 18ª Brigada Blindada, con sede en el Rímac, general Manuel Rodríguez Luna Victoria; el comandante general de la 32ª Brigada de Infantería, con sede en Trujillo, general Rafael García Panta; el director de la Escuela Superior de Guerra, general Miguel Reyna Bazalar; y el jefe de la Oficina de Administración del Cuartel General del Ejército, general Guido Gallardo Marquina.
 
Sorprende que el actual comandante general del Comando de Personal del Ejército, general de división Gerardo Gonzales Doimi, hermano del coronel Germán Gonzales Doimi, compañero de promoción de Humala, también está entre los espiados. El general Gerardo Gonzales fue el jefe de la Casa Militar de Palacio de Gobierno y es conocida la íntima amistad con el jefe del Estado. No obstante, en 2011 y 2013 fue repetidas veces rastreado por los agentes de la DINI.
 
La pesquisa a los altos jefes militares alcanzó a los comandantes generales de todos los institutos armados, incluidos los que hoy ejercen dichas posiciones. Fueron husmedados sus datos cuando ejercían como comandante general del Ejército: el general Ricardo Moncada Novoa; el comandante general de la FAP, general del aire Jaime Figueroa Olivos; y el comandante general de la Marina, almirante Carlos Tejada Mera, a quien incluso el presidente Humala sondeó como eventual ministro de Defensa por la eficiencia de su gestión.
 
Aparentemente solo se trataba de confianza protocolar.
 
Los actuales comandantes generales del Ejército, general Ronald Hurtado Jiménez; de la Marina, almirante Edmundo Deville del Campo; y de la Fuerza Aérea, Dante Arévalo Abate; también fueron objeto de escrutinio por la DINI. 
 
El presidente Humala solo confiaba en lo que le decía su compañero de promoción de la DINI Víctor Gómez Rodríguez, con quien despachaba en Palacio de Gobierno.
 
Según una revisión profunda de los rastreos, muchas veces coincidían cuando los oficiales de las Fuerzas Armadas se encontraban en proceso de ascenso o de renovación de los cuadros en sus respectivas instituciones. En lugar de preguntar a los altos mandos, prefería los “files“ preparados por el siempre solícito Víctor Gómez. 
 
Esto es lo que dicen los nacionalistas del espionaje practicado desde la DINI
 
"Yo asumo que la labor de la DINI no tiene límites a quiénes debe investigar, con mayor razón a aquellos que tienen altos cargos o rangos dentro de las Fuerzas Armadas. Creo que la DINI debe tener acceso a todo lo que ocurre en el país. No me parece extraño que se investigue a militares", alegó el ex presidente del Congreso Daniel Abugattás.
 
Y respecto a los ministros de Defensa rastreados por el organismo de inteligencia, Abugattás manifestó: "Todo eso va en la línea de la defensa nacional. La DINI tiene la obligación de hacer lo necesario para preservar la Seguridad Nacional, y nadie se tiene por qué sentirse ofendido porque lo investigan".
 
El ex segundo vicepresidente de la República y congresista nacionalista Omar Chehade Moya opinó distinto de Abugattás. Deploró el espionaje.
 
"A mí me parece lamentable lo que ha sucedido. Creo que el Ministerio Público debe investigar el asunto y sancionar a los responsables, denunciar a los que realmente transgredieron las normas. Me parece bien por eso que se reestructure la DINI, pero también se debe individualizar a todos los responsables y ponerlos en manos de la justicia", indicó el legislador nacionalista.
 
"El Ministerio Público debería no solamente investigar este tipo de hechos, sino también poner a disposición del Poder Judicial para que los responsables sean sancionados a través de un proceso penal", señaló Chehade.

 

Síguenos en Facebook