El balón de gas casero cuesta entre S/. 28 y S/. 40 en Lima

Atención. Conozca además cómo se puede identificar un GLP de buena calidad y lo que se debe hacer si le venden un producto "bamba".

Normalización. Ante el abastecimiento normal de GLP, los precios del gas doméstico y vehicular están bajando. Foto: Melissa Merino

Normalización. Ante el abastecimiento normal de GLP, los precios del gas doméstico y vehicular están bajando. Foto: Melissa Merino.

Carlos Bessombes
Aun cuando se advirtieran incrementos en el precio del gas licuado de petróleo (GLP) a nivel del consumidor final, lo cierto es que hasta ayer el precio máximo del balón de gas doméstico no superó los S/. 40 en locales autorizados y fiscalizados en Lima.
 
De acuerdo con el portal Facilito del Osinergmín, los precios promedios de este energético oscilan entre S/. 36 y S/. 38, aunque se pueden encontrar desde S/. 22 en diferentes distritos de la capital.
 
Sin embargo, también se pueden encontrar precios por encima de los marcadores promedio en locales de venta minorista de cada barrio o con precios sospechosamente bajos. Ante esto, sepa usted amigo lector que tal vez le estén dando "gato por liebre".
 
Como explica Luis Espinoza, exviceministro de Energía, todo local formal tiene la obligación legal de reportar sus precios al Osinergmín, es decir, debería aparecer en el sistema Facilito.
 
Por lo tanto, aquel negocio que no reporta a Osinergmín es un local informal, fuera de la fiscalización del regulador y que posiblemente esté incumpliendo normas de seguridad o vendiéndole un producto adulterado, tanto en peso como en composición.
 
Por ejemplo, en el Facilito uno encuentra que en el distrito de La Molina solo existen dos locales de venta, pero la realidad dista mucho de la información oficial. Lo mismo ocurre en todos los distritos de Lima y Callao, sin contar el interior del país, donde la fiscalización sería más precaria.
 
"Pueden ocurrir dos situaciones, una que estos locales no estén reportando al Osinergmín o sencillamente son informales. Esto no exime que Osinergmín tenga que cumplir su rol de fiscalizar, no solo la venta sino la calidad del producto", anotó Espinoza.
 
Sobre este último punto es bueno precisar que aunque podemos encontrar diversos precios, no todos tendrían el mismo peso (en el caso del domiciliario de 10 kilogramos). El experto dice que una práctica normal es que los mismos minoristas, a través de una manguerita, quitan GLP para llenar más balones y rellenarlo con otras sustancias.
 
"Una forma de detectar esto es el color de la llama, pues allí se ve la composición. A más azul, mejor combustión y energía, en cambio si es más amarilla es porque tiene menos contenido de butano y no rinde tanto. Si denuncia esto, el Osinergmín tendría que ir al envasador a ver qué clase de mezcla está haciendo o si los puntos finales son los que hacen la adulteración", aseveró.
 

CLAVES

 
-Luis Espinoza, gerente general de LAEQ, recordó que el propio consumidor puede denunciar ante el Osinergmín a los locales de venta que figuran en el Facilito y que venden el balón con sobreprecio.
 
-La composición oficial del balón de GLP doméstico de 10 kilos es de 60% propano y 40% butano, que es el componente con mayor valor.

 

Síguenos en Facebook