Alianza Lima: Día del (mal) trabajo

Sigue la pesadilla. Alianza Lima igualó en casa 0-0 con Comerciantes Unidos y sumó tres partidos sin ganar en el Torneo de Verano. La visita sufrió la expulsión de Willy Rivas.

Alianza Lima no pasó del empate ante Comerciantes

Alianza Lima no pasó del empate ante Comerciantes.

Cuestionado. Bengoechea recibió insultos de todo calibre al final del partido.

Cuestionado. Bengoechea recibió insultos de todo calibre al final del partido..

Marco Coello

Qué triste es observar a los hinchas de pie sobre sus gradas en silencio, secándose las lágrimas, cerrando los puños, llenos de impotencia. A otros corriendo como leones enfurecidos hacia las rejas con ganas de devorarlas y pasar al campo para enfrentarse con el técnico y futbolistas.

Escuchar a miles de gargantas gritando improperios, en reacción a esa frustración que sienten tras observar a un equipo sin alma que dejó de tener ese corazón para ganar y solo genera rabia y desilusión.

PUEDES VER: Alianza Lima sin rumbo: igualó 0-0 con Comerciantes Unidos y se complica en el Torneo de Verano

Ese ambiente hostil, que no se le desea a ningún equipo , se vivió ayer en el estadio de Matute , luego de que Alianza Lima igualara 0-0 con Comerciantes Unidos que con un hombre menos (Willy Rivas vio la roja) supo imponerse en el campo. El calvario de los íntimos se vuelve más intenso porque con este resultado suman tres partidos sin ganar en el Torneo de verano (dos derrotas y un empate). Con ello, las chances de alcanzar al líder del grupo B, UTC, se hace imposible porque ha logrado sumar 22 unidades, seis más que los blanquiazules a falta de tres fechas para culminar el certamen.

El técnico victoriano, Pablo Bengoechea, una vez más decidió hacer variantes en su oncena. Que para variar no dieron sus frutos. Hansell Riojas dejó de ser defensa central, para jugar de lateral derecho. Y no gravitó. Torpe a la hora de proyectarse. Lo mismo Francisco Duclós que no trascendió por la banda izquierda. También volvió a confiar en Rinaldo Cruzado, quien con su paso cansino hizo inútil la fluidez del funcionamiento táctico del equipo de la Avenida Abtao.

La esperanza llamada Kevin Quevedo quiso inyectarle dinámica, pero fracasó en su intento de batir a un inmenso Exar Rosales. Germán Pacheco, Alejandro Hohberg y Luis Aguiar en lo suyo, pura voluntad y dejamos de contar.

En el complemento Bengoechea quiso replantear su esquema, pero no lo consiguió. Con Óscar Vílchez quizá ganó presencia en la volante, pero no profundidad. También echó mano de Lionard Pajoy, pero el colombiano tampoco fue solución. Impreciso a la hora de elaborar peligro. Y finalmente se la jugó por el resistido Luis ‘Cachito’ Ramírez quien en vez de ir al ataque se la pasó mandando pelotazos sin brújula sobre el área rival.

Ardió Matute, pero de cólera. De bronca, porque lamentablemente se está acostumbrando a ver fecha a fecha a un equipo sin alma. Ni fe. ¿Culpables? Más de uno. Desde la gerencia pasando por el comando técnico y un plantel que al parecer no se han dado cuenta que visten una casaquilla cuya historia dicta que solo vale ganar.

Síguenos en Facebook