'La chica danesa' y otras películas nominadas a los Óscar 2016 ya están en los cines nacionales

Algunas de las películas nominadas a los Óscar se estrenaron esta semana.

28 Feb 2016 | 11:04 h

La chica danesa

Graduado en drama por la U. de Oxford, Tom Hooper (Londres, 1972) tuvo la suerte de que su primer corto, Painted faces (1992) fuera exhibido en el London Film Festival y adquirido por la TV británica, que le abrió sus puertas. Siguió un decenio de miniseries y un par de largos que lo convirtieron en uno de los realizadores más apreciados de la pantalla chica.
 
Su debut en el cine no podía tardar, aunque sus dos primeros trabajos Tierra de sangre (Red Dust, 2004), un drama ambientado en Sudáfrica, y The dammed united (2009), que registra la lucha de un entrenador por sacar adelante a un equipo de fútbol, tuvieron solo repercusión local.
 
Hooper se hizo conocido a nivel mundial con el tercero, El discurso del rey (2010) que fue cargado de premios y tenía como protagonista al rey Jorge VI y su lucha por dominar la tartamudez. Un par de buenas actuaciones de Colin Firth como el monarca y Jeffrey Rush como su peculiar instructor y una buena ambientación destacaban en la propuesta.
 
El británico se embarcó luego en el proyecto de llevar al cine la versión musical de Los miserables (2012), una superproducción de la que salió bien librado gracias a su profesionalismo pero que no aportó gran cosa a su carrera, salvo el dirigir a un conocido grupo de actores, entre ellos el aún no oscarizado Eddie Redmayne.
Tres años más tarde lo tenemos de retorno con The danish girl, adaptación hecha por Lucinda Coxon de la difundida novela de David Ebershoff, inspirada en la pareja de pintores daneses Einar y Gerda Wegener. Ambos lograron el éxito como ilustradores en el París de la Belle Epoque, en el que Einar se hizo conocido por sus frecuentes apariciones bajo la figura femenina de Lili Elbe.
 

LA HISTORIA

 
Copenhague, 1924. Einar Wegener (Eddie Redmayne) obtiene una gran acogida con una muestra de paisajes de su región natal. Su esposa Gerda (Alicia Vikander), quien trata de abrirse paso como artista, lleva sus cuadros al marchand Rasmunssen (Adria Schiller), quien le dice que no tiene cabida para ella. Gerda sigue con sus trabajos alimenticios: pinta telones teatrales y de ballet.
 
Un día en que carece de modelo, convence a Einar para colocarse la ropa femenina de Ulla (Amber Heard). Será el inicio de una progresiva transformación hacia Lili Elbe, que comprende disfrazarse de mujer y asistir a fiestas y reuniones. Lili aparece como supuesta prima de Einar e incluso logra pretendientes, como Henrik (Ben Wishaw), atraido por su aspecto andrógino.
 
Gerda comienza a pintar a Einar como Lili y sus retratos logran el éxito. La pareja se traslada a París,donde reencuentran a Hans (Matthias Schoemaert), un amigo de infancia. Pero Einar quiere ser completamente Lili y su matrimonio entra en crisis. Finalmente Gerda acepta ayudar a su marido a someterse a los cambios quirúrgicos que lo convertirán en mujer.
 
Aunque el guion y la novela respetan los hechos fundamentales del caso, estamos ante un trabajo de ficción y no ante un documental. Por ello se rejuvenece a los protagonistas y se desplaza 20 años los hechos: los Wegener “históricos” se casaron en 1904 y no en 1924, aunque es cierto que las operaciones a que se sometió Einar ocurrieron a inicios de los años 30.
 

PUESTA EN ESCENA

En un acercamiento general, existen algunas similitudes entre El discurso del rey y La chica danesa: ambos protagonistas atraviesan por un periodo de prueba que los cambiará para siempre, se trata de historias de época muy bien ambientadas e incluso de relaciones amorosas privilegiadas. Pero el parecido se detiene aquí, puesto que la primera abarca un episodio en la vida de Jorge VI, en tanto que La chica danesa es más dependiente de las leyes tradicionales del “biopic” (biographical picture) y agota su personaje central.
 
También la historia de los Wegener ha contado con mayores recursos, al disponer de rodajes “in situ” en Copenhage, París y Dresde siguiendo el desplazamiento de sus protagonistas, que en verdad son dos, puesto que si Einar sufre la tortura de considerarse como mujer en un cuerpo equivocado, Gerda vive el ocaso paulatino de su relación matrimonial.
 
En el primer caso debemos destacar dos excelentes momentos: aquel en el que Einar modela para su esposa por primera vez vestido con prendas de mujer y sus manos recorren el traje de danza mientras que su cuerpo adopta posturas femeninas. El segundo muestra a Einar desnudo ante un espejo en la penumbra del teatro, fantaseando con un cambio corporal hasta entonces considerado imposible y que prescinde de su genitalidad masculina. 
A pesar de la entrega de Eddie Reymaine en su representación de Einar, su retrato del personaje es demasiado exterior y por momentos se queda en lo decorativo (maquillaje, ropas, recorridos). Le hace falta internarse en su parte oscura, aquella que adivinamos en su visita a la cabina de la prostituta parisina a través de un mimetismo demasiado insistente.
 
En lo opuesto está el personaje de Gerda (una gran actuación de Alicia Vikander), quien lleva su afecto por Einar hasta el final, pese a saber que su relación elimina toda posibilidad de sexualidad de pareja e incluso la desaparición del hombre que amó y su reemplazo por Lili Elbe. Este proceso debió ser mucho más duro y difícil de sobrellevar que el que nos muestra el filme, que adopta una visión idealizada, acorde con la tradición romántica de fidelidad al primer amor.
 
La puesta en escena de Hooper juega abiertamente al academicismo, ayudado por la paleta pictórica de Danny Cohen, que nos presenta un Copenhage portuario de matices impresionistas (los planos del teatro y vestidos de danza evocan a Degas) y un París entregado a las novedades del art-deco de los años 20, con sus interiores cargados y pasajes llenos de vidrieras. Hay una rigurosa evocación de peinados, objetos y modas de época.
 
En cambio, conforme se suceden las consultas médicas sobre el “caso” Einar/Lili y sobre todo en la última parte en Dresde, los planos se vacían, el blanco clínico predomina y los encuadres aislando al protagonista acentúan su soledad y su condición de víctima voluntaria de un experimento médico para el que la cirugía de la época no estaba preparada. Despojado de sus atributos masculinos, Einar jamás pudo convertirse en Lili pues su organismo rechazó hasta cinco intentos de trasplante (aquí reducidos a uno).
 
El final, con la esposa y Hans, el amigo de infancia, reunidos frente al paisaje que Einar había pintado obsesivamente acaso como apego a un paraíso perdido, redondea el recorrido circular de un filme con reiteraciones en su segunda parte, pero que puede verse con provecho por sus buenas actuaciones y acabado visual. Aunque, sobre este mismo problema, ya Pedro Almodóvar dijo lo que había que decir en Todo sobre mi madre (1999), esta sí obra maestra.
 
 
Carol
 
Carol Aird arrastra un matrimonio infeliz y a su ingreso en un gran almacén de Manhattan queda prendada de Therese Belivet, una joven vendedora. La relación progresa y se hace íntima, pese a la hostilidad que las rodea. Ambientada en los años 50 y basada en una sulfurosa novela de la gran Patricia Highsmith. Seis propuestas al Óscar, pero no a mejor película y director.
 
Dirección. Todd Haynes
Guion. Phillys Nagy
Reparto. Cate Blanchett, Rodney Mara, Sarah Paulson
Producción. EEUU/GB, 2015
Duración. 118 minutos
 

Mustang

 
En Turquía, cinco hermanas huérfanas viven entre risas y juegos en un casona con un gran jardín a orillas del Mar Negro. Pero la familia decide que han llegado a edad casadera y que es momento de matrimonios arreglados. En el CCPUC.
 
Dirección, guion. Deniz Gamze
Reparto. D. Sensoy, D. Zeynep, E. Uscan
Premios. Lumiere, Cesar
Producción. Fr/Al/Turquía, 2015
Duración. 97 minutos
 
Zootopia
 
 
Parece imposible concebir que una historia infantil de animación culmine en investigación policial, pero esta cinta lo consigue de modo talentoso. Gran homenaje al cine y nuevo éxito para la Disney, que tiene al frente al ex Pixar John Lassiter. 
 
Dirección. B. Howard, R. Moore
Guion. J. Bush, P. Johnston
Voces v.o. J. Bateman, G. Goodwin, E. Elba
Producción. EEUU, 2016
Duración. 108 minutos
 
Mi abuelo es un peligro
 
Un sorprendido nieto emprende un viaje con su abuelo viudo con el fin de lograr que cumpla un último deseo y vaya al lecho con una universitaria. El humor de la situación se agota en media hora y queda un conjunto de clichés.
 
Dirección. Dan Mazer
Guion. John Philips
Reparto. R. De Niro, Z. Efron, D. Mulroney
Producción. EEUU, 2016
Duración. 102 minutos

 

Te puede interesar