El regreso de We all together

Banda rockera liderada por el vocalista Carlos Guerrero retorna a los escenarios con un único concierto sinfónico, este 11, en el Gran Teatro Nacional, en donde harán un repaso de su extensa discografía, pero además presentarán nuevas producción. 

Concierto.

7 Nov 2015 | 8:09 h

Carlos Guerrero y Félix Varvarande, fundadores de We all together, se vuelven a juntar en un escenario. La banda, que el próximo año celebrará sus 45 años de trayectoria, hará un repaso de su extenso repertorio en un concierto sinfónico  que ofrecerá este 11 en el Gran Teatro Nacional. A propósito de ello, Guerrero y Varvarande compartieron sentimientos y anécdotas de lo que ha sido esta aventura musical.
 
 
“Estuve fuera del país por mucho tiempo. Cuando regreso, Carlos me dijo para volver a tocar y lo hicimos y fue increíble, la química salió otra vez. En una de nuestras presentaciones nos encontramos con el tema ‘Estaba en el sol’ que grabamos en 1990 en un casette. El coro de ese tema dice: “Las cosas buenas no se irán”. De ahí nació la idea de ponerle a este concierto We all together, ‘Las cosas buenas’”, cuenta Félix sobre cómo surge el nombre del show.
 
A pesar de los años, este reencuentro los animó a grabar nuevos temas. “Nos reunimos en mi casa donde tengo un estudio de grabación, es una especie de laboratorio donde preparamos canciones nuevas. Ya estamos en la cuarta”, agrega sin descartar lanzar un nuevo disco.
 
“Nos han propuesto hacer un disco vinilo, está de moda nuevamente. Sería interesante, así que vamos a ver”, menciona Carlos. “Sé que ahora hay diferentes plataformas para bajar música, pero el problema es que la gente ya no se toma el tiempo de escuchar un disco completo, y eso era lo lindo. Además, ahora cualquier hijo de vecino puede grabar,  entonces encuentras una oferta impresionante de música pero es tanta que no sabes cuál es buena y cuál no”, agrega.
 
“Si hacemos un disco no es con la idea de que sea rentable, ya pasamos por ese camino. Ahora lo que hacemos tiene dos connotaciones: disfrutarlo y hacer lo que nos da la gana”, anota Félix.
 
Acompañados de Carlos Pacheco y de Eduardo Samamé, hijo del desaparecido Ernesto Samamé, los We all together alistan un concierto en el que pretenden incluir su extensa discografía. “El show estará dividido en tres partes: primero salimos Félix y yo, vamos a contar cómo trabajamos, cómo se compone, etc., luego invitamos a Eduardo, el hijo de Ernesto Samamé para que toque un par de canciones con nosotros haciendo música con cajón peruano que es lo nuevo que producimos y finalmente ya todos juntos haremos el recuerdo musical de la banda de manera cronológica acompañados de músicos sinfónicos”, adelanta Carlos.
 
La idea de hacer un documental sobre la banda no les entusiasma mucho, pero sí grabar el show en DVD. “No solo queremos que se grabe la actuación, sino el todo, desde los ensayos. La idea es presentar todo lo que sucedió ese día”, acota.
 
La banda tampoco comulga con la nueva forma en que trabajan las demás bandas rockeras en festivales de muchas horas. “No somos fanáticos de eso, no nos motiva presentarnos con varias bandas. Lo que pasa es que no se respetan los tiempos, si te citan a las 7 pm terminas tocando a las 2 am para un par de borrachos y tres tombos. Y, los que tocan al inicio del festival nadie los va a ver”, explica Guerrero.
 
“Además, una banda tiene la obligación de aprender a identificar a su público. En nuestro caso está comprobado que nuestro público es mayoritariamente femenino, las chicas se conectan rápidamente con nuestro estilo. Y nuestro estilo es hacer música no tan ruidosa. Nosotros tocamos en un casino y nos damos cuenta que la gente disfruta de lo nuestro, pero a la vez puede conversar. Es decir, tocamos a un volumen sin perturbar y vemos que nuestra diversión se la traspasamos al público. A veces, en los festivales, hay mucho ruido y eso termina por saturar al público”, complementa Félix.
 
Tras su presentación, este 11, We all together se enfocará en sus 45 años, en seguir produciendo nuevos temas y no dejar las giras y presentaciones. “Antes de que nos jalen el enchufe para irnos a otro mundo, seguiremos haciendo lo que nos gusta. Es increíble que aún nos paguen por hacer lo que nos gusta: tocar”, finaliza. 

Te puede interesar