¡Escándalo!: Mario Testino acusado de ‘explotación sexual’

A modelos masculinos. The New York Times presentó una amplia nota con testimonios que tildan al célebre fotógrafo peruano hasta de “depredador sexual”. Testino ha cuestionado las denuncias.

14 Ene 2018 | 6:30 h

Desde Angelina Jolie, Miley Cyrus, Justin Bieber, Naomi Campbell a la realeza británica, todos ellos tienen en común a Mario Testino. Pero el fotógrafo que tomó las últimas instantáneas a la princesa Diana y que hizo que las celebridades posen semidesnudas en su reciente proyecto ‘Towel Series’, es acusado ahora de acoso e incluso de “explotación sexual” en contra de más de una decena de modelos hombres.

La defensa legal del peruano más famoso de Hollywood (y los abogados de Bruce Weber, también acusado) han declarado que “están consternados y sorprendidos por las acusaciones”. Sin embargo, aunque niegan los delitos y cuestionan la credibilidad de las presuntas víctimas, los testimonios que reúne The New York Times son contundentes.

PUEDES VER Mario Testino: Vogue anunció que no trabajará con el fotógrafo tras acusaciones de acoso sexual

“Si querías trabajar con Mario, tenías que hacer una sesión de desnudos en el Chateau Marmont. Todos los agentes sabían que esto era lo mejor para sobresalir o avanzar en su carrera”, dijo el modelo Jason Fedele, quien apareció en esas campañas de la marca Gucci en los años 90. Además, el modelo Ryan Locke, que reemplazó a Fedele, calificó a Testino como “un depredador sexual”.

El modelo sostiene su versión, basándose en el último día de una sesión de fotos. Según Locke, el fotógrafo peruano le pidió que los demás abandonen el estudio, menos él. “Cierra la puerta y le pone seguro. Entonces trepa a mi cama, se pone encima de mí y me dice ‘yo soy la chica, tú eres el chico’. Le dije algo como ‘mejor aléjate’. Le tiré la toalla, me puse mi ropa y me fui”.

Según el informe del medio norteamericano, se trataba de un sistema. “En la moda, los hombres jóvenes son particularmente vulnerables a la explotación”, detalla el periódico, citando la opinión de la ex modelo Trish Golf. “Los modelos masculinos son los menos respetados y los más desechables”.

Por su lado, el agente Gene Kogan habló de la presión a las que habrían sido sometidos los modelos. “Si decías que no ibas a trabajar con alguien como Bruce Weber o Mario Testino, podrías empacar e ir a trabajar en otra industria”.

En el apartado que la publicación llama “el mentor”, el medio recoge testimonios de los ex asistentes de Testino. Ellos agregan que el fotógrafo tenía un patrón. “Contrataba hombres jóvenes, generalmente heterosexuales, y los sometía a avances cada vez más agresivos”.

En eso recae otra denuncia. Hugo Tillman, quien era su joven asistente de fotografía en 1996, lo acusó también de intentar abusar de él. “Realmente me gustaba, realmente lo admiraba”, declaró a la publicación, ya que empezó a trabajar con Testino cuando estaba en la universidad. Según cuenta, el fotógrafo cenó con él y su madre y se ofreció a ser su mentor.

“Una noche después de una cena, el fotógrafo lo agarró en la calle e intentó besarlo. Unas semanas más tarde, mientras estaba en un viaje de negocios, Tillman se encontró con Testino en su habitación de hotel y este le exigió que le hiciera un masaje. Luego lo arrojó sobre una cama, se subió encima de él y le inmovilizó los brazos. El hermano de Testino entró en la habitación e hizo que el fotógrafo se bajara”, cita The New York Times. Los abogados del peruano respondieron sobre esta acusación y argumentaron que el hermano de Testino aseguró que “nunca ocurrió tal incidente”.

Tillman renunció una semana después “por miedo” y ahora trabaja en Londres. “No sabía lo que iba a suceder”, declara. Pero, a pesar de las defensa de Testino, otro de sus asistentes a fines de los 90 confirmó esa acusación. “El acoso sexual era una realidad constante”, dijo Roman Barrett. “Se portó mal en habitaciones de hotel, en la parte trasera de los automóviles y en vuelos de primera clase”, agregó al revelar que el fotógrafo lo tocó y se masturbó frente a él.

“Mario se comportaba a menudo como si todo fuera una gran broma. Pero no fue divertido. Y los muchachos que están siendo colocados en estas situaciones no sabían cómo reaccionar. Ellos me miraban como diciendo ‘¿qué está pasando?, ¿cómo lidiar con esto?’. Fue terrible”, concluyó Thomas Hargreave, un productor que trabajó con Testino entre 2008 y 2016.

Vogue le dijo 'no más'

Como era de esperarse, la revista Vogue no tardó en emitir un comunicado a raíz de la publicación del periódico norteamericano. “Estamos profundamente perturbados por estas acusaciones y las tomamos muy seriamente. A la luz de estas presunciones, ya no comisionaremos ningún trabajo nuevo a Bruce Weber ni a Mario Testino en el futuro previsible”, indicaron Anna Wintour, directora artística de la editorial Condé Nast y editora de Vogue; así como Robert A. Sauerber Jr., jefe ejecutivo de Condé Nast.

La editorial es una empresa multimillonaria que agrupa importantes revistas dedicadas a la moda, como Vogue, Glamour, GQ, Vanity Fair, entre otras. Testino trabaja con ellos, desde hace varios años.

Pero el comunicado de Condé Nast trajo además el anuncio de que este mes entrará en vigencia un nuevo código de conducta para sus empleados. Con estas reglas buscan proteger a sus trabajadores de este tipo de casos, o sancionarlos si fuera el caso.

Testino: su historia

Mario Testino nació en Lima, en el seno de una familia de orígenes irlandeses, españoles e italianos. Su carrera en el mundo de la moda tuvo comienzos humildes: vendía portafolios a aspirantes a modelo, incluyendo maquillaje y peluquería.

A principios de los años 80, se trasladó a vivir a Londres, donde comenzó como fotógrafo. Antes, había estudiado en Estados Unidos tres carreras universitarias: economía, relaciones internacionales y derecho.

“Estoy completamente convencido de que yo seré fotógrafo hasta que me muera. Mi trabajo es mi vida”, confesaba a la revista Hola, hace un tiempo, tal vez, sin presagiar lo que le tocaría vivir en este inicio de 2018.

Fue en 1997, que su nombre junto al del Perú dio la vuelta al mundo cuando retrató a Diana de Gales, solo cinco meses antes de su muerte, para un reportaje de la revista Vanity Fair. Para muchos, este trabajo terminó de consolidar su fama internacional.

En 2012 fundó el Centro Cultural MATE en Barranco, Lima, institución sin fines de lucro dedicada a la difusión de la fotografía, la cultura y promoción de obras de bien social. Precisamente, junto a Save the Children Perú, el jueves llegó a Catacaos, Piura, para la reinauguración de dos centros de salud en Narihualá y Monte Sullón, comunidades afectadas por el El Niño costero. La visita se publicó en la página de Facebook del museo.

“Esta reconstrucción beneficiará a un total de 2.500 familias (150.000 beneficiarios) que ahora contarán con un servicio de salud de calidad, con énfasis en la niñez”, reza la información, acompañada de varias fotografías.

En 2014, Testino fue condecorado por la Corona británica con la Orden del Imperio Británico por sus “aportes en la fotografía y el bien social”.

Para la crítica especializada, su trabajo se caracteriza por “aunar erotismo y elegancia en casi todas sus instantáneas”. Como es público, frente a su lente han posado las más renombradas figuras del mundo de la moda, el cine, la música, la realeza y del espectáculo en general, como Madonna, Gwyneth Paltrow, Gisele Bündchen, Liz Hurley, Catherine Zeta Jones, entre otros.

Parte de ese mundo, precisamente, conoció nuestro país gracias a él. Así, vimos en Perú a Kate Moss, Naomi Campbell y Demi Moore.

Hoy, ese mundo de glamour, luces y alfombra roja está conmocionado con la denuncia. Hasta el cierre de edición, ninguna celebridad se había pronunciado.

Te puede interesar