Candidatos están de acuerdo en que urge política nacional contra el narcotráfico

Iniciativa. Señalan que es necesaria una lucha frontal contra esta actividad ilícita. Sus propuestas pasan por la pena de muerte, reforma integral del sistema electoral y fiscalización de la actividad económica partidaria, entre otras. Especialista indica que el próximo gobierno deberá evaluar nueva estrategia nacional para enfrentar a esta lacra.

29 Feb 2016 | 3:00 h

Salvo Alan García, Keiko Fujimori y Gregorio Santos, quienes optaron por no responder a la pregunta: ¿Le parece necesaria una política nacional contra el avance del narcotráfico?, que hizo Larepublica.com, a los diecisiete candidatos presidenciables, los restantes catorce aspirantes coincidieron en que se requiere que el Estado gestione acciones que permitan al país enfrentar el tráfico ilegal de drogas tóxicas.
 
 
La principal preocupación que expresan es la incursión del narcotráfico en la vida política del país. Para evitarlo proponen medidas drásticas y hasta la modificación de la Constitución Política del Estado.
 
Alejandro Toledo, de Perú Posible, indicó que en su político son estrictos vigilantes del ingreso de fondos económicos para evitar que lleguen de fuentes como el narcotráfico y el crimen organizado.
 
Al respecto, la candidata del Frente Amplio, Verónika Mendoza, sostuvo que para evitar la infiltración del narcotráfico en los partidos es necesario hacer una reforma integral del sistema electoral.
 
La propuesta de Ántero Flores Aráoz, de la agrupación política Orden, se orientó más a medidas que penalizan la penetración de narcotraficantes en política. Señaló que toda persona vinculada a esta actividad, en cualquiera de sus niveles y formas y que ejerza una función pública en el gobierno, Congreso o el Poder Judicial, debe quedar imposibilitada de por vida para ejercer una función pública.
 
En tanto, Fernando Olivera, del Frente Esperanza, comentó que el narcotráfico es una lacra mundial que pervierte instituciones y destruye a la humanidad.
 
Por su parte, Vladimir Cerrón, de Perú Libertario, afirmó que solo hay una medida para disminuir o desaparecer el tráfico de narcóticos. El juninense planteó la pena de muerte para este delito "como se estipula en los países socialistas, donde no existe narcotráfico". Dijo que esta medida debe ser aprobada por la Asamblea Constituyente en una nueva Constitución Política.
 
El representante de Alianza Para el Progreso, César Acuña, manifestó que no se puede permitir que el dinero del narcotráfico circule en las instituciones públicas y que en su eventual gobierno será prioridad evitarlo. "No podemos dejar que avance porque sería una amenaza para la gobernabilidad del país", anotó.
 
Mientras que Julio Guzmán, del partido Todos por el Perú, alertó que el Perú puede estar en camino a ser la Colombia de hace veinte años o también lo que es México en este momento. Ante este peligro, Guzmán demandó tomar medidas drásticas y urgentes contra la incursión del narcotráfico en la política nacional.
 
El candidato shipibo-konibo de Progresando Perú, Miguel Hilario, formuló la necesidad de fiscalizar en forma permanente todas las actividades económicas y financieras de todos los partidos políticos. Estimó que así se va a prevenir que la gente vinculada al narcotráfico no pueda participar en el quehacer político del país.
 
Otra fue la visión del candidato Fernando "Nano" Guerra García, de Solidaridad Nacional, respecto al desenvolvimiento del narcotráfico. Refirió que los narcotraficantes siempre serán muy hábiles y mientras tengan espacio para moverse van a querer llegar a la política y a otros niveles de decisión. Afirmó que la solución es combatirlos directamente. 
 
Francisco Diez Canseco, de Perú Nación, también advirtió que el Estado peruano corre el riesgo de convertirse, si es que no se ha convertido ya, en un narcoestado.
 
Daniel Urresti, del Partido nacionalista Peruano; Alfredo Barnechea, de Acción Popular; Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos Por el Kambio; y Yehude Simon, del Partido Humanista Peruano también consideraron que ante el avance de los tentáculos del narcotráfico el país debe tener una política nacional para atacarlos.

Una nueva estrategia

Jaime García Diaz, investigador asociado del Instituto de Estudios Internacionales de la Pontificia Universidad Católica del Perú, anotó que el próximo gobierno tiene que evaluar una nueva estrategia nacional de lucha contra las drogas. 
 
"De las estrategias que terminan en el 2016 hay que ver qué componentes han funcionado y cuáles necesitan mejorar. Vemos que este gobierno ha orientado mayores recursos del Estado que los gobiernos anteriores. También resalta el plan de erradicación que ha permitido una reducción sustancial de cultivos ilícitos, cosa que no se veía en el Perú desde el 2000. Y los programas de desarrollo alternativo han contado con recursos que permitieron complementar la reducción de áreas de cultivos. En términos generales es la parte positiva", consideró.
 
Pero García Díaz explicó que los programas post erradicación no han contado con los mismos recursos que ha tenido la erradicación. De ahí que señaló que lo que ha funcionado en la estrategia antidrogas en el Perú es la reducción de cultivos de coca, mas no el desarrollo alternativo. Acotó que es aquí donde hay que lograr un mejor equilibrio. 

Otros instrumentos

El investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Católica sostuvo que otros instrumentos de lucha antidrogas también tienen que ser fortalecidos, como es el control de insumos químicos. 
 
Reconoció algunos avances con el ingreso de la Sunat, pero indicó que se requiere un trabajo coordinado entre la Sunat, la Policía y la Fiscalía; además de la aplicación de Inteligencia para desarrollar operativos que den mejores resultados. Subrayó que tampoco se ha logrado avances sustanciales en el control de lavado de activos.
 
En cuanto al control aéreo para frenar el tráfico de drogas, lo consideró destacable pero dijo que los traficantes tienen otras alternativas para sacar la droga del Vraem. De ahí opinó que esta medida es importante aunque no resolverá el problema. 

Vraem sin política

Jaime García Diaz lamentó que en los últimos cinco años el Vraem haya estado igual que en los gobiernos anteriores, es decir sin una política antidrogas integral.
 
 "El Vraem sigue siendo el principal productor de droga del país. El 70% de droga que se produce en el Perú se hace en el Vraem y este gobierno no ha tenido una intervención integral. Lo que ha habido es una lucha contra el terrorismo, se asignaron grandes recursos para las Fuerzas Armadas sin ningún resultado en el tema del narcotráfico", criticó. 
 
Añadió que el gobierno puede hacer en el Vraem lo mismo que hizo en el Monzón. Dijo que allí se redujeron diez mil hectáreas y hoy el Monzón es un valle que está apostando por el desarrollo alternativo, hay inversión privada, se  están construyendo tres hidroeléctricas y tiene tres comisarías con 150 policías.
 
 "Ha habido todo un cambio en el Monzón. Esto mismo se puede replicar en el Vraem", demandó Jaime García.
 

ENFOQUE

Alejandro Vassilaqui
Director ejecutivo-Cedro

El Vraem para la agroexportación

"Lo primero es trabajar para que el hectareaje de sembríos se limite a las necesidades del consumo tradicional de la coca. Para esto es fundamental crear oportunidades diferentes en todas las cadenas del narcotráfico. Hay que trabajar con el campesinado en el periodo de la desaparición de esos cultivos e implementar lo que es el desarrollo alternativo, que hoy no existe.

Sabemos que hay elaboración de pasta básica de cocaína y de chorhidrato de cocaína en el Vraem y que una parte de esta producción se va vía Bolivia y otra a través de los puertos peruanos. Pero también hay cerca de 20 mil hectáreas de cultivos lícitos en esta zona. Se está cultivando cacao y café de primera calidad. La posibilidad de transformar el Vraem en un lugar de gran desarrollo agrícola para la exportación es enorme. 
 
Se requiere políticas  que tengan como objetivo  disminuir los sembríos de coca ligada al narcotráfico, y al mismo tiempo brindar al campesinado formas lícitas de vida".
 

Enfoque

 
Sonia Medina
Procuradora antidrogas
 
"Contamos con un marco normativo pero lo que no podemos lograr hasta este momento son políticas públicas con respecto a la lucha antidrogas. Es necesario buscar una articulación de todos los aparatos del Estado porque este no es un problema de dos o de tres sectores ni solo de la sociedad civil, es un problema absolutamente de Estado. 
 
En este momento los políticos están propugnando sus candidaturas, me parece irresponsable que ninguno se haya manifestado al respecto. Necesitamos conocer qué es lo que proponen.
 
Nuestro trabajo se desarrolla como una mesa de cuatro patas que tiene a la Policía Nacional, el Ministerio Público, el Poder Judicial y a la Procuraduría Especializada tanto en tráfico ilícito de drogas como en lavado de activos. Todos tienen que ser estrictamente fortalecidos, repotenciados, para hacer una lucha frontal. Tenemos que asesorarnos mejor y tener propuestas concretas, porque estamos acostumbrados a hablar de generalidades".
 

En el Vraem aún no se erradica

El director ejecutivo del Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos Ilegales en el Alto Huallaga (Corah), Juan Zárate, se refirió al plan nacional de lucha contra las drogas 2016.
 
"En lo que se refiere a la erradicación de áreas de coca estamos trabajando a la altura de las circunstancias porque el crecimiento progresivo que había de áreas de cultivo ha decrecido significativamente en los últimos cuatro años. 
 
Lo hemos reducido en 34.8%, sin considerar la última medición que recién Naciones Unidas la va a ejecutar. Se ha erradicado 35 mil hectáreas en el pasado, la medición faltante va a generar un número mayor. La meta anual de erradicación ha sido superada con más recursos, por cierto.
 
Los operativos que se han hecho no incluyen a la zona del Vraem, donde todavía no hay erradicación. La incursión dependerá del plan que aún está en proceso de implementación. No lo hemos definido pero estoy seguro que sí se hará.
 
 El Corah trabaja con un plan anual que es sometido a verificación del comité de Devida, ellos lo aprueban".
 

Claves

67.8%
de coca para la producción de droga sale del Vraem.
 
60
millones de dólares gastó el actual gobierno en la erradicación de cultivos de coca.
 
300
kilos de droga carga cada avioneta de narcos a Bolivia. 
 
 

Te puede interesar