Tatuajes y una llamada fueron claves para localizar a Gerald Oropeza

Fiscal Lucio Sal y Rosas precisa que podría ser sancionado hasta con 25 años de cárcel por el delito de conspiración para el narcotráfico en su modalidad agravada. Este fin de semana o el próximo lunes le tomarían su manifestación.

Prisionero

14 Sep 2015 | 6:00 h

Los últimos días en libertad de Gerald Oropeza López fueron una continua huida por tierra desde Piura a Ecuador.

PUEDES VER: Claves para entender el caso Gerald Oropeza

En realidad el 'Tony Montana' peruano solo cometió dos errores: intentó llamar a sus 'socios' detenidos en Máncora y dejó que se exhiba un tatuaje con su nombre en el talón derecho, un detalle que la policía peruana conocía al milímetro desde que comenzó a buscarlo, hace 164 días.

Gerald Oropeza fue visto el miércoles en el balneario ecuatoriano de Salinas, pero durante dos días no salió de su habitación. La tarde del sábado, cuando fue nuevamente localizado, los investigadores concluyeron que el joven a quien seguían tenía un gran parecido físico con el hombre más buscado en el Perú.

A las 5.50 de la tarde decidieron intervenir. El sospechoso se desplazaba en polo, short y sandalias por el malecón. Entonces, uno de los agentes ecuatorianos, con quien se encontró frente a frente, le solicitó su documentación

"Honorable turista"

Allí, sin resistirse en ningún momento, les dijo que era un "honorable turista peruano". Pero su ardid no llegó lejos. Era él.

"Su identidad, identifíquese, por favor”, le dijo el policía.

"Soy peruano, en estos instantes no tengo mis documentos personales",

- insistió Oropeza.

Sin inmutarse intentó seguir su camino. El agente ecuatoriano, muy amable, le pidió que lo acompañara y lo volteó para que uno de los detectives peruanos que participaban en el operativo lo reconociera. Solo se había cambiado el peinado.

"Sí, es él, es Oropeza", exclamó el oficial peruano. Luego confirmó sus sospechas por el tatuaje que tenía en su pie derecho, cerca del tobillo, con su nombre: "Gerald".

El teléfono celular que portaba quedó confiscado.

“Una de las cosas curiosas que salieron de nuestra investigación es que meses antes de ser descubierto (Oropeza) había comprado un kit electoral”.

- Rosa Mavila León. Congresista de la República

Llamada intervenida

Pero la primera pista que permitió su ubicación en Ecuador llegó tras el intento de llamada que hizo Oropeza desde un celular a uno de sus ocho colaboradores que habían sido capturados en Máncora.

Mediante el rastreo al celular, los servicios de inteligencia policial confirmaron que la voz que había entrado era de Oropeza. "Sabíamos que el prófugo no tenía mucho contacto telefónico, que hablaba personalmente con su entorno", explicó uno de los oficiales de la Dirincri a cargo de la búsqueda.

"Si tenía un teléfono lo llevaba apagado para evitar su localización",

- señaló el efectivo.

Su otro error fue creer que pasaría inadvertido en una playa con mucha gente. "Esto también nos permitió seguir sus pasos", contó uno de los efectivos. Se formaron tres grupos, y en cada uno había un agente peruano, que salían a trotar con ropa de verano y esperaron unos días para estudiar sus movimientos.

Paralelamente, se dedicaron a estudiar sus posibles círculos de seguridad. "Para no fallar, tuvimos que estudiarlo sin que lo detectaran sus amigos y posibles policías a sueldo. Se le siguió desde el miércoles, se le acechó y definimos una acción con bisturí", señaló el jefe de la Dirincri, general José Lavalle. Cuando fue intervenido estaba solo, desarmado, bajo de peso. "Se le veía todo el tiempo desencajado, no podía creer que hubiéramos llegado hasta él", admitió el oficial.

¿Desde mayo?

Gerald Oropeza llegó finalmente a Lima ayer a las 4.00 pm. y fue trasladado a la carceleta del Poder Judicial, bajo estrictas medidas de seguridad que incluyeron francotiradores. Había sido trasladado por tierra desde Guayaquil, hasta una zona fronteriza con Perú, para ingresar al local del Centro Binacional de Atención Fronteriza (CEBAF), en donde se tramitó su deportación.

Ahí el gobierno del Ecuador negó que Oropeza se haya entregado a las autoridades policiales, tal como lo había afirmado desde Lima su abogado Marcos Riveros. Esta versión del vecino país fue confirmada en Lima por el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe.

“Por fin sabremos cuáles son las ramificaciones políticas que pudiera tener Oropeza y seguramente los jueces indagarán el entramado (...) internacional”.

- Alberto Otárola. Jefe de Devida

Hasta 25 años de cárcel

En mayo, el juez Richard Concepción Carhuancho ordenó la búsqueda y captura de Gerald Oropeza para que ingrese a prisión mientras se le investiga por conspiración para el tráfico internacional de cocaína.

Su abogado Marco Riveros dijo entonces que su cliente había fugado del Perú la madrugada del 3 de mayo para instalarse en Ecuador o Bolivia. Según el jefe de la Divincri Piura, antes de huir del Perú, Oropeza estuvo escondido en la vivienda de Francisco López, quien tendría vínculos con Teófila López Vargas, abuela materna del 'Tony Montana'.

En conversación con La República, el fiscal de la Cuarta Fiscalía Supraprovincial contra el Crimen Organizado, Lucio Sal y Rosas Guerrero, responsable de la investigación preparatoria, explicó que Oropeza tiene hasta tres investigaciones fiscales paralelas: "uno por lavado de activos, otro por evasión tributaria, por la compra del Ferrari, y otro por conspiración para el tráfico ilícito de drogas; solo este último está a mi cargo".

Apuntó que precisamente este último delito es el más grave y la condena podría ser de entre 15 y 25 años de cárcel, en aplicación de los artículos 296 y 297 del Código Penal.

Faltan cuatro

El representante del Ministerio Público recordó que de los 16 ciudadanos comprendidos inicialmente en las investigaciones, ocho continúan comprendidos en los expedientes y el resto ya fue excluido.

De los ocho presuntos implicados, cuatro ya se encuentran detenidos: el presunto cabecilla Gerald Oropeza López y sus socios Luis Acuña Pomar, Jonathan Navarro Berríos y Brian Camps Gutiérrez, este último detenido en agosto en Nápoles, Italia.

Aún falta dar con el paradero de los otros presuntos implicados en la red: Carlos Sulca Cruz, Ángelo Renzo Espinoza Brissolesi, Juan Fidel Berríos Navarro y David Francisco Hidalgo Sandoval.

Las diligencias

Hasta el momento, las diligencias que cumplió el fiscal Lucio Sal y Rosas, tras la captura de Oropeza, se limitaron a acciones generales como el reconocimiento médico legal, tanto en Tumbes como en Lima, y la autorización para que se pueda comunicar con su abogado.

"En términos generales, él (Oropeza) está en buenas condiciones; solo está algo cansado por el tiempo que estuvo detenido y por el mismo estrés",

- precisó el fiscal.

La última acción de anoche fue trasladar a Gerald Oropeza a la carceleta del Poder Judicial. Ahora corresponde a los jueces que le notifiquen formalmente la medida de prisión preventiva. Enseguida las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) determinarán a qué penal será trasladado.

Ayer nuevamente los abogados de Oropeza insistieron en que su patrocinado se puso a disposición de la justicia y reiteraron que la única prueba que lo vincularía con el narcotráfico serían unos audios.

El fiscal Lucio Sal y Rosas prefirió no responder a estas aseveraciones.

"Todo es materia de investigación. En cuanto a los abogados, hay que entender que ellos están cumpliendo con su trabajo",

- expresó.

La manifestación

El siguiente paso será tomar la manifestación del detenido. El fiscal Lucio Sal y Rosas estimó que esta diligencia sería programada para este fin de semana o, en su defecto, para el lunes o martes de la próxima semana. "Se debe dar un tiempo para que se comunique con sus abogados; es preciso que tomen sus armas que consideren pertinentes para su respectiva defensa", explicó.

Gerald Oropeza, el otrora hombre más buscado del país, descansó anoche en una carceleta del Poder Judicial. Su detención es apenas el punto de partida para el esclarecimiento de muchas dudas sobre su presunta vinculación no solo con el narcotráfico, sino también con la política.

Cateriano y Pérez Guadalupe piden no desmerecer labor de la Policía y descartan "cortina de humo"

Muy temprano, el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, destacó la importancia de la captura al manifestar que Gerald Oropeza es un "pez gordo" del narcotráfico.

El jefe del gabinete ministerial subrayó que la detención demuestra "la determinación política del presidente Ollanta Humala de seguir combatiendo el crimen organizado".

Más directo fue el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, quien lamentó las críticas vertidas desde un sector de la oposición que, en forma reiterada, ha deslizado la versión de que esta captura sería una "cortina de humo" para tapar las acusaciones contra la primera dama Nadine Heredia.

“No me parece justo que no se quiera reconocer los méritos de la Policía y los buenos golpes (a la delincuencia)”, expresó, al tiempo de calificar como una "mezquindad" las reiteradas críticas lanzadas desde la oposición.

"Me consta que ha habido altibajos, pero finalmente, con la constancia de un trabajo policial efectivo, hemos culminado con la captura que queríamos", manifestó desde el Grupo Aéreo 8.

Por su parte, el dirigente del Apra Jorge del Castillo aseveró que este partido y sus líderes no tienen vinculación con el detenido Oropeza, quien anteriormente estuvo inscrito como militante, pero fue expulsado tras conocerse sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

El Dato

La policía peruana recibió a Gerald Oropeza en la zona fronteriza. Tras ser sometido a un examen médico, fue trasladado a Lima en un avión de la FAP.

Te puede interesar