Canasta familiar, cada vez más cara

De los 532 productos que la conforman, 403 de ellos han elevado sus precios entre enero y mayo del presente año. Amas de casa preocupadas.

4 Jun 2016 | 19:00 h

De los 532 productos que conforman la canasta familiar del índice de precios al consumidor en Lima Metropolitana, 403 de ellos incrementaron sus precios en el periodo enero a mayo 2016, reveló el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Esto no sería un frío dato estadístico más sino fuera porque estos incrementos, en efecto, lo perciben las amas de casa y la ciudadanía en general en los mercados y centros de abasto de la capital. El reclamo generalizado es "los precios suben pero no los salarios".

La inflación, que se mide en base a esta canasta familiar, tuvo en 2015 la tasa más elevada en los últimos cuatro años al cerrar en 4,40% en Lima Metropolitana y en 4,13% a nivel nacional. Ya para este año en términos anualizados (junio2015-mayo2016) la inflación se ubica en 3,54% para Lima Metropolitana.

Aníbal Sánchez, jefe del INEI, explicó que esta variacón acumulada del indice de precios viene disminuyendo en lo que va del año.

"Lo que ha venido incrementándose en los primeros cincos meses del año, en mayor medida, es el alquiler de vivienda, combustibles y electricidad. Y ahí el alza de las tarifas eléctricas es lo que ha marcado la pauta de este crecimiento", apuntó.

Anotó que también hubo un crecimiento del sector alimentos y bebidas en 4,10% a lo largo de los últimos 12 meses, aunque entre enero y mayo 2016 la variación es de 1,63% por el alza de precios en tubérculos y raíces.


Haz clic en la infografía para expandirla

 

Habla la calle

Antonia Huamán es una madre de familia de Vitarte, todos los días acude al Mercado de Productores de Santa Anita para comprar los insumos con los que preparará el almuerzo para sus dos menores hijos y su esposo. Según cuenta, el año pasado con S/12 lograba comprar lo necesario para cocinar: “Un kilo de pollo, un kilo de papa, un kilo de arroz, de cebolla y arvejitas y la comida salía”, recuerda.

Sin embargo, los precios han subido y ahora, cuando va al mercado, tiene que llevar consigo al menos S/20, con la esperanza de que los precios no hayan vuelto a subir. “El kilo de pollo ahora está S/6,50, pero hace algunas semanas llegó hasta S/8,50 y eso que este es el mercado de productores, no quiero imaginar cómo están los precios en otros mercados”, declaró a La República el último viernes, mientras hacía sus compras.

Según las caseras de este concurrido mercado dos de los productos de mayor demanda que más han subido sus precios son la papa blanca y las arvejas. En el caso de la papa blanca, que es la más consumida por las familias, el precio de venta por kilo ha pasado de S/0,80 y S/1,00. “Puede parecer que el incremento sea poco, pero acá vienen familias que no tienen mucho dinero, y el mínimo aumento perjudica sus bolsillos”, señala una vendedora. Añade que si los precios suben es porque los que les abastecen también ha subido sus precios, por lo que niega que haya un abuso de parte de los comerciantes. “Nosotros nos vemos perjudicados, porque si los precios suben, la gente compra menos. No nos conviene subir los precios, pero no podemos vender a menos”, dijo.

El caso de la arveja es aún más dramático, el año pasado el kilo de esta menestra costaba S/1,50 y hace algunos años no pasaba del S/1, pero ahora ha trepado a S/2 en Santa Anita y hasta S/4 en otros mercados como Jesús María.

Doña Rufina (así le llaman sus caseras) una de las vendedoras del mercado de Lobatón (Lince) explica que luego de los huaycos de la Sierra Central los precios subieron y ya no bajaron.

"Antes podíamos vender la cebolla a 80 céntimos, ahora la vendemos a S/1,50 y no ganamos casi nada, dijeron que cuando se normalicen las cosas en el Centro bajarían los precios pero ya estamos a medio año y nada", se lamenta y añade que otros productos como la zanahoria también se han encarecido.

Por las nubes

Tal como se puede apreciar en la infografía que presentamos en la parte superior, hay productos que vienen experimentando subidas constantes. Tal es el caso de la leche evaporada en tarro y de la botella de aceite.

En casi todos los mercados de la capital, el tarro de leche se vende en S/3,60, a principios de año estaba en S/3,40, el año pasado en S/3,20. Atrás quedaron los tiempos en los que costaba S/2.

En el caso del aceite, la botella de litro ha trepado hasta S/7, cuando hace solo un par de años no pasaba de S/5.

"Si bien la gente sigue comprando porque se trata de productos de primera necesidad, la venta es menor, ojalá en breve podamos bajar aunque sea un poco los precios", explica Alberto Ramírez, vendedor de abarrotes en el mercado de Jesús María.

Añade que en el caso del arroz y la azúcar se han mantendio casi estables en el rango de S/2,80 - S/3 por kilo, lo que ha permitido que la venta se mantenga.

"Cada cliente lleva un promedio de un kilo de arroz y medio de zúcar diario, lo que permite vender un saco de arroz y uno de azúcar al día", señaló Alberto.

En cifras

4,40% fue la inflación en el 2015, la más elevada en cuatro años, según INEI.

3,54% es la inflación en términos anualizados (junio 2015 - mayo 2016).

S/ 3,60 es el precio promedio de la leche evaporada, uno de los productos que más subió.

Te puede interesar