Productos no tradicionales no pueden ser priorizados por estado de suelos

insisten. Arroz, azúcar y algodón continúan ocupando la mayor parte de zonas cultivables. Además, Tinajones cubre demanda de agua en la región Lambayeque.

12 Feb 2016 | 23:30 h

Lizeth Terán Salvatierra

Chiclayo

Por un año más la campaña agrícola en Lambayeque se centrará en los cultivos tradicionales. Esto debido a que los suelos no se encuentran aptos para la siembra de otros productos en algunos valles de la región.

Ricardo Romero Rentería, gerente regional de Agricultura, señaló que los suelos del valle Chancay están deteriorados en gran parte por la salinización causada por la siembra de arroz, siendo este el principal impedimento para el ingreso y fomento de cultivos alternativos. La solución es una inversión en recuperación de suelos afectados por sales. El estado debe invertir en el drenaje de estos.

La situación no es la misma en toda la región, pues en valles como Chongoyape, con drenaje natural, se ha logrado expandir los sembríos de uva; y en zonas como Olmos, las de la palta Hass, resalta Romero Rentería.

En el valle Chancay se han destinado 32 mil hectáreas para la siembra de azúcar, mientras que para arroz y algodón se han derivado 30 mil y 5 mil respectivamente, cantidades que han sido establecidas por las dependencias agrarias y son similares a las del año pasado.

Además, la zona de irrigación de Olmos involucra a 9 mil hectáreas más, que en su mayoría corresponden a azúcar y cultivos de exportación, explicó el funcionario. Además, en la zona norte se cultivan leguminosas.

Sobre la introducción de la quinua, señala que al parecer fue un ensayo sin planificación pues los resultados no fueron satisfactorios. La investigación adaptativa se habría seguido rigurosamente, deviniendo en problemas de adaptación y comercialización del producto. 

Abastecimiento hídrico

Una de las preocupaciones de los agricultores fue el desabastecimiento del agua y su comportamiento ante el FEN. Esto se ha superado pues el aporte del río Chancay asciende a 50 mil metros cúbicos por segundo, siendo necesario unos 75 mil, según la demanda. La diferencia, de 25 mil metros, la está cubriendo el reservorio Tinajones.

Te puede interesar