AFP: Nueva tabla de mortalidad solamente beneficiaría a las compañías de seguros

Efecto. Jubilados tendrían una menor pensión mensual: si quieren mantener un mejor nivel, deben hacer un mayor aporte a las AFP. Si optan por Renta Vitalicia, la aseguradora que maneje el fondo se quedaría con la diferencia.

1 Nov 2015 | 3:16 h

Cuando la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) presentó el jueves pasado la nueva tabla de mortalidad para el cálculo de las pensiones de los afiliados a las AFP llamó la atención que el vocero de tal anuncio fuera el superintendente adjunto de Seguros, Luis Fernando González-Prada, y no el superintendente adjunto de AFP, Michel Canta, como sería lo más lógico.
 
Singular detalle que explicaría el objetivo de elevar tres años la esperanza de vida de los peruanos, es decir, de 84 a 87 años para el caso de los hombres, y de 87 a 90 años para las mujeres, es decir, una mayor longevidad de la población afiliada a las AFP.
 
 
"Esto solo beneficia a las compañías de seguros, pues el mismo proyecto de resolución para establecer las nuevas tablas señala que dichas empresas se están perjudicando pagando más de lo que habían proyectado a los jubilados con renta vitalicia (pensiones a cargo de las compañías de seguros)", sostuvo el analista económico Fernando Klugger.
 
Esta afirmación tiene sustento si recordamos las explicaciones de Luis González-Prada. "Si no se adapta la tabla de mortalidad a la realidad peruana se corre el riesgo de que las empresas de seguros quiebren, ya que estarían pagando pensiones que no son reales", dijo el funcionario de la SBS el jueves último.
 
Fernando Klugger indicó que se buscaría incrementar la comisión de 2% a 2,5%, así como descontar más a los trabajadores por sus aportes, porque ambos conceptos son proporcionales.
 
"Esa normatividad está hecha por las mismas empresas aseguradoras, porque muchos de los actuales ejecutivos de esas compañías han sido funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas", manifestó.
 
 
La nueva tabla de mortalidad, que está prepublicada en la página web de la SBS, mantiene la probabilidad máxima de que la persona viva hasta los 110 años de edad, pero adaptándola a la realidad peruana considera una mayor esperanza de vida de una persona a la edad de jubilación legal, por lo que el impacto se evidenciaría en menores pensiones para los pensionistas que se jubilen a partir de enero del 2016, cuando entre en vigencia dicho proyecto.
 
Klugger consideró que es preocupante que no se tomen en cuenta los datos de Cepal y el Banco Mundial, que señalan una esperanza de vida en toda América Latina por debajo de los 80 años.
 
Por su parte, el congresista Jaime Delgado coincidió en que estas tablas de mortalidad planteadas por la SBS solo benefician a algunas empresas aseguradoras, que tienen vinculación con las AFP y algunas entidades financieras.
 
De acuerdo con las cifras de la SBS, hasta el 30 de setiembre pasado, Interseguro (empresa del grupo Interbank) tenía un 25% de participación en el mercado de renta vitalicia.
 
Le seguían Rímac (grupo Breca) con el 19,55%; El Pacífico Vida (grupo Credicorp, ligado a la AFP Prima) con 19,15%; Seguros Sura (grupo Sura, que incluye a la AFP Integra) con 17,48%; La Positiva Vida con 13,99%, y Protecta con 4,82% de participación en el mercado local.
 

Enfoque

 

Tabla de la SBS es muy inconsistente

Se ha presentado en forma incompleta, sin sustento que demuestre cómo se ha elaborado y bajo qué parámetros, una tabla de mortalidad que apunta a generar mayor desconfianza de los trabajadores hacia el sistema privado de pensiones, porque esconde tres cosas:
 
1. Los trabajadores deberían aportar cada mes 5% a 8% más para tener mejores pensiones en su jubilación. Lo que subiría 15% y hasta 18% más las comisiones.
 
2. La edad legal de jubilación debería elevarse tres años por lo menos, a fin de ahorrar más dinero en las Cuentas Individuales de Capitalización. Subiría de 65 a 68 años de edad.
 
3. Se elevarían las comisiones a los afiliados, introduciendo un nuevo pago: prima de seguro de longevidad que estimamos sería del 2%.
 
El argumento que se presenta para dar como válido este escenario es que los peruanos vivimos más que antes y eso ha sido establecido en la nueva tabla de mortalidad de la Superintendencia de Bancos, Seguros y AFP.
 
(*) Ricardo Escudero. Dir. del Instituto del Ahorro

 

Te puede interesar