Unos 200 mil técnicos requieren las empresas peruanas para el 2015

Actualmente las empresas solicitan un 80% de técnicos para la producción y sólo 20% de profesionales para la dirección y planeamiento, según director nacional del SENATI. Construcción, minería y telecomunicaciones son algunos sectores con demanda. Gobierno alista reforma de educación técnica.Demanda.

8 Feb 2015 | 2:09 h

Christian Ninahuanca A.

Cada año más de 350 mil adolescentes a nivel nacional culminan su educación secundaria y deben decidir qué hacer para tener un futuro económicamente mejor. Seguir los estudios es lo más sensato, pero no siempre se escoge la mejor opción.

Muchas veces ingresan a las universidades optando por profesiones que están colapsadas (abogados y profesores) cuando la realidad del país requiere otro tipo de oficios, por lo que en los últimos años se ha revalorado la carrera técnica, que tiene y tendrá un mercado laboral favorable.

"Numéricamente la demanda de técnicos es mayor a la demanda de otro tipo de profesionales", sostiene Jorge Castro León, director nacional (e) del Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial (Senati).

Pero, ¿cuántos y cuáles de estos oficios son necesarios? Según datos alcanzados por el Senati (que se basa en una encuesta del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo) las empresas formales demandarán unos 200.728 nuevos técnicos en el 2015 (ver infografía).

"Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que estamos aspirando ingresar, lo que el mercado laboral requiere es 80% de técnicos y 20% de profesionales de dirección, planificación e investigación. Eso es verificable en realidades como la nuestra", afirma Castro León.

Tradicionalmente la economía peruana tiene sus puntales en la construcción, la industria, la minería y la agricultura, cuyas demandas laborales son constantes, a pesar de los vaivenes del mercado internacional.

Además con el Plan Nacional de Diversificación Productiva se promoverán otras actividades poco explotadas (acuicultura, industria de la madera y otros), que serán conducidas por una clase emergente de pequeños y medianos empresarios.

"Esto requiere de un buen contingente de técnicos especializados, que impulsen un crecimiento sostenible de la economía nacional", refiere el titular de Senati.

Aunque ciertamente lo que más se evidencia es la escasez de técnicos calificados para los niveles operativos, debido a que pocos jóvenes se orientan a estudiar carreras con creciente demanda laboral.

La educación técnica en el país está siendo subestimada por los jóvenes que no conocen las necesidades reales de las empresas. Ante este panorama las compañías contratan personal extranjero o incurren en gastos de capacitación.

Según las estadísticas la búsqueda de técnicos en el extranjero ha producido una inflación salarial entre el 15% y 25% (Amrop Perú, 2013). Solo en junio del 2014 ingresaron 4.153 extranjeros con visa de trabajo, 19% más en relación a junio 2013 (INEI).

"La educación superior técnica de calidad debe ser promovida entre los jóvenes como alternativa a la universitaria, ya que el mercado laboral demanda cada vez más personal especializado en carreras de este tipo”, añade Castro León.

Una de las razones de este problema es que hay una enorme cantidad de institutos, pero son pocos los que ofrecen formación técnica de calidad, siendo las más destacadas Senati, Sencico y TECSUP.

"Tenemos un gran número de institutos, pero hay poca vinculación entre lo que se enseña allí y lo que se necesita en el aparato productivo", afirma el viceministro de Gestión Pedagógica del Ministerio de Educación, Flavio Figallo.

DESFASE EDUCATIVO

Cuando se realizó la Primera Encuesta Nacional de la Juventud, publicada por la Secretaría Nacional de la Juventud (Senaju) en el 2011, se conoció que de los 8 millones de jóvenes peruanos, solo el 15,6% ha llevado estudios universitarios, mientras que el 14,6% ha tenido estudios superiores no universitarios.

El mismo sondeo indicaba que solo el 22,6% de jóvenes que están ocupados trabajan en lo que estudiaron, lo que revela un marcado desajuste entre las carreras que se prepararon y la realidad del mercado laboral.

"Han pasado más de tres años y todavía faltan los ajustes. Ese es el gran problema que tenemos en el país", dice Castro León.
El director de Asistencia Integral y Monitoreo del Senaju, José Montalvo, consideró que el Estado no ha tenido una política con respecto a este tema, por lo que es necesario establecer por dónde debe ir la educación superior y las prioridades en los planes curriculares de universidades e institutos.

"Los muchachos están estudiando derecho y administración, sobre todo en Lima, por lo que no van a tener el mercado laboral adecuado para lo que han estudiado", explica Montalvo.

Agrega que el 24% de los jóvenes ha estudiado una carrera técnica, pero de orden  administrativo, para los cuales es más complicado encontrar trabajo.

"En cambio quienes han estudiado carreras técnicas médicas (por las redes de hospitales y clínicas del país), los electricistas y operarios, son los que más oportunidades de empleo tienen", indica.
Por regiones
En tanto Jorge Castro sostiene que la profesionalización ya no se debe hacer por áreas del saber o por disciplina, sino por los requerimientos que tienen los puestos de trabajo.

Considera que los perfiles de carrera deben diseñarse según las oportunidades de empleo que hay donde se encuentran los institutos técnicos, tomando en cuenta las potencialidades que se manejan en estas regiones o zonas.

"En Chimbote (Áncash) tenemos una carrera sobre productos hidrobiológicos porque ahí está la industria pesquera. En Cajamarca comenzamos mantenimiento de maquinaria pesada porque hay minería. Es la manera como se deben diseñar las carreras", manifiesta.

Al respecto, el Senaju, en su última Guía de Orientación de Estudios, ilustra que entre las  carreras técnicas más estudiadas están las relacionadas con las ciencias físicas, químicas, matemáticas, estadísticas e informática.

En segundo lugar se encuentran las carreras relacionadas con electricidad,  ingeniería y afines.

POR SECTORES

En la minería hay una cartera de inversiones por US$ 60.938 millones en diversos proyectos para los próximos años, que permitirán recuperar la dinámica de este sector. Pero hace falta técnicos en metalmecánica, electricidad, topografía, mantenimiento y manejo de maquinaria pesada, manejo de explosivos y seguridad industrial.

También la construcción de obras de infraestructura (carreteras, puertos y aeropuertos), vivienda, centros comerciales y hoteles en el país, así como los proveedores de cemento, mayólicas, ladrillos y fierro, entre otros, precisan mano de obra intensiva de técnicos en concreto y asfalto, albañiles, carpinteros, electricistas, plomeros y especialistas en manejo de gas.

La expansión de las telecomunicaciones en el Perú presenta oportunidades laborales. Según un informe del INEI hasta setiembre del 2014, el 85% de las familias en el Perú contaba con celulares, el 26,6% disponía de teléfono fijo, el 35,7% tenía televisión por cable, y solo el 22,7% tenía internet en sus hogares, por lo cual este dinámico sector requiere de técnicos electrónicos e informáticos, así como expertos en redes, telemática y seguridad informática.

Estos son sólo algunos ejemplos, pues también hay buenas oportunidades en la agroindustria, textiles, sector energético y la industria de hidrocarburos.

Reforma de la educación técnica

Así como lo hizo con las universidades, el Gobierno prepara un proyecto de ley para mejorar los institutos tecnológicos. El Ministerio de Educación (Minedu) lo tendría listo a fines de febrero y lo enviará al Congreso para que sea debatido y aprobado.

- El viceministro de Gestión Pedagógica del Minedu, Flavio Figallo, dijo que se propondrá que los egresados de los institutos técnicos puedan realizar estudios de posgrado en las universidades.

- Destacó que en otros países los institutos tienen el mismo rango que las universidades y compiten unos con otros, lo que no significa que haya una igualdad en todos los niveles, sino que existe una convergencia.

- Agregó que lo que se busca con la reforma de la educación superior técnica y tecnológica es su fortalecimiento, para orientarla y vincularla con los sectores productivos del país.

CLAVE

A pesar de que en el 2014 la economía peruana creció alrededor de 2,8%, en los próximos años se tendrá un dinamismo mayor por las grandes inversiones en infraestructura, minería, agroindustria, energía y telecomunicaciones.

Te puede interesar