La industria automotriz ya enciende sus motores para vender 210 mil vehículos

Fierro a fondo. Más de 85 mil automóviles nuevos fueron adquiridos en el 2013 en el Perú y para este año se estima un crecimiento de 12% en las ventas. Se proyecta que para el 2020 300 mil unidades nuevas serán compradas.

13 Ene 2014 | 4:10 h

Alejandra Cruz Cuevas.

El hombre del concesionario le explicaba a Juana Silva para qué servía cada botoncito, y ella solo oía: "Bla bla bla". Ese Toyota Yaris rojo rodeado de adornos navideños era nuevo y era su primer auto.

Para ella, que no podía esperar a enseñarles el carro a sus amigos en la puerta de su bar, esa era la venta más importante del año. Pero, de los 192.300 vehículos nuevos vendidos el año pasado (que representaron un crecimiento del 8% respecto a 2012), 85.422 fueron automóviles, según la Asociación Automotriz del Perú (AAP).

De hecho, ese mismo día Eduardo Rivera compraba en otro concesionario de Lima un Hyundai Accent blanco. Era el regalo de Navidad para su esposa, pero el ingeniero no podía dejar de verlo y tocarlo.

Mientras lo llevaba a casa, Eduardo disfrutaba hundiendo el acelerador del auto, cada que podía. Como ese, el 25% de los vehículos vendidos en Perú durante 2013 fueron de marcas coreanas; solo superadas por las japonesas (37%). Pero, las marcas chinas ya ocupan el tercer lugar en ventas (14% del total); desplazando a las estadounidenses.

“Sus precios son más económicos y han mejorado la calidad de sus productos, por ello esta tendencia continuará”, explicó por esos días el presidente de la AAP, Edwin Derteano durante el Encuentro Automotor.

Además, para 2014 Derteano estima se crecerá 12% vendiendo 210 mil vehículos. "Recuperaremos la tasa de 20% anual con la que crecía la industria", explica.

Y la recuperación sería tal que para el 2020 las ventas de vehículos nuevos llegarían a cerca de 300 mil unidades anuales, según la consultora internacional IHS. Estas proyecciones se basan en que la economía peruana crecerá hacia el 2020 a tasas cercanas al 5%; con un PBI per cápita superior a $ 10.000 ese año.

También contribuiría que las tasas de interés de los bancos, a corto plazo, han pasado de 150% en el 1992 a 20% en el 2010; y llegarían a 10% en menos de seis años.

Mientras esas son buenas noticias para el rubro; ya en los primeros días de enero, para Juana eso suena como una condena. "El tráfico en Lima es imposible. Imagina con más autos", gritaba por celular luego de estar en una fila de carros durante media hora en la vía expresa.

CRECER SIN CAOS

Y es que aunque en 2013 la venta de automóviles creció 11%; de acuerdo con los registros de la Sunarp, hay más de 500 mil autos particulares mayores de 15 años que deben ser chatarrizados. Y, en Arequipa circulan unidades hasta con 25 años.

Sin embargo, Adrián Revilla, quien tiene como "hobby" trabajar por mejorar la movilidad a través de la Asociación Cruzada Vial y además es gerente general de la Asociación de Bancos del Perú, considera que el problema no está en la cantidad de autos.

"Al país no le hace falta desestimular la compra de autos; sino mejorar el diseño de vías y señalización para reducir la duración de los trayectos. Lima tiene una velocidad de tráfico muy baja (13 km/h)", explica. Además, asegura que si bien alrededor de 1,4 millones de autos circulan por la capital, la cifra es baja comparada con el promedio de las principales capitales del mundo.

"Por ejemplo, Londres con 10 millones de habitantes tiene 2,5 millones de autos", explicó Revilla. Eso sí, sin dejar de recordar que el mayor dinamismo de acceso a vehículos a través de créditos se da en ciudades como Arequipa y Trujillo; con crecimientos tres veces mayores a los de Lima.

EXPERIENCIAS DE ORDENAMIENTO DEL TRANSPORTE

En Londres, un cargo de 5 libras por circular entre las 7 a.m. y las 6:30 p.m en el área central de la ciudad aumentó en un 13% la velocidad de circulación, y se tradujo también en una mejora del servicio público en los buses.

Por el contrario, la restricción del uso de vehículos por horas en México produjo efectos contrarios. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, "se incrementó la compra de autos viejos y no se alivió la congestión".

En Bogotá, una medida similar, " es una de las principales causas de la congestión actual", opina Álvaro Montenegro, doctor en Economía. La medida Incentivó la compra del segundo carro.

Así, en los últimos seis años la malla vial solo creció en 390 kilómetros (2,7%); el número de vehículos en la ciudad se duplicó al pasar de 666 mil a más de un 1 millón 270 mil (91%).

Te puede interesar