Millón y medio de jóvenes son “Ninis” en el Perú: ni estudian ni trabajan

3 Oct 2013 | 23:30 h

En el país, un 19,2% de los jóvenes, es decir, un millón y medio  de ellos, no estudian ni trabajan. Así lo afirmó Edgar Quispe, viceministro de Promoción del Empleo y Capacitación Laboral.
Según indicó, un 57% de jóvenes tienen un nivel educativo primario y un 32% tiene un nivel educativo superior.
Asimismo, sostuvo que los jóvenes continúan siendo el grupo más vulnerable en el mercado laboral, por lo que la tasa de desempleo juvenil es cuatro veces mayor que la de los adultos.
"Conseguir empleo en el país tiene costos tanto en términos de tiempo como de dinero. Aproximadamente un joven gasta US$ 40 en la búsqueda de empleo", manifestó.
Para hacer frente a esto Quispe explicó que el MTPE brinda asesoría para la búsqueda de empleo dirigido a jóvenes que no saben cómo presentarse a una entrevista o redactar un CV.
"El ministerio brinda el servicio del certificado único laboral que permite que en 20 minutos los jóvenes puedan tener su certificaco de antecedentes policiales gratutitos", afirmó.
economía y empleo
Óscar Dancourt, docente de economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), sostuvo que el Perú puede dejar de ser exportador de materias primas, pero lo que hace falta en el país es una política industrial.
Asimismo, sostuvo que la estructura del crecimiento económico es importante para la generación de empleo.
Advirtió que en una recesión se puede retroceder todo lo que se avanzó económicamente en muchos años, pero no necesariamente en el empleo.
"Si ven datos del empleo con una recesión, verán que el empleo creció ya que generalmente esta recesión se da por la caída de las materias primas", refirió.
Según el economista Elmer Cuba, en los próximos 5 años el Perú no tendrá problemas de crecimiento, pero a partir de allí se deben producir políticas de calidad para un crecimiento a largo plazo.         ?

claves

Elmer Cuba señaló que un sistema como el peruano produce políticas de corto plazo ya que son frágiles y están presos a los cambios de ministros.
"Está sujeto a que si es un mal ministro, la política pública es mala y si es un buen ministro entonces la política pública será buena", dijo.  

 

Te puede interesar