Perú perderá soberanía en salud y se expondrá a juicios de farmacéuticas

WikiLeaks. Texto filtrado a La República del Acuerdo Transpacífico permite a los laboratorios influir en nuestras políticas de salud y obligar a nuestro país a comprar sus nuevos fármacos para evitar demandas en cortes nacionales o internacionales.
Perú perderá soberanía en salud y se expondrá a juicios de farmacéuticas

Perú perderá soberanía en salud y se expondrá a juicios de farmacéuticas.

* Artículo elaborado gracias a la colaboración investigativa de WikiLeaks.
 
Perú negocia en secreto un acuerdo junto a otros 11 países que permitirá a las multinacionales farmacéuticas demandar al país si la Dirección General de Medicamentos (Digemid) no incluye sus fármacos dentro del petitorio nacional.  
 
El Anexo del Capítulo de Transparencia sobre medicamentos del Acuerdo Transpacífico, filtrado por WikiLeaks en exclusiva para Perú a La República, evidencia que nuestro país estaría dispuesto a ceder soberanía en políticas de salud. Según el texto filtrado de cinco páginas, fechado el 17 de diciembre del 2014, los 12 futuros estados firmantes se comprometen a divulgar las directrices de sus programas públicos de salud para incluir o no un medicamento dentro de sus listados (Párrafo X2) y poner a disposición de las empresas farmacéuticas afectadas por decisiones de las autoridades de salud “procesos de revisión” (párrafo X.2 f). 
 
Si bien la redacción resulta más tibia que la utilizada en el Anexo de Transparencia filtrado por WikiLeaks en 2011, la posibilidad de la injerencia de las farmacéuticas en las listas de medicamentos continúa. 
 
Es decir, si el Perú firma este acuerdo, se verá obligado a dar explicaciones sobre sus compras de medicamentos a los Estados firmantes y también a los laboratorios. Dentro del texto se precisa (párrafo X.7) que entre estos procesos se excluye el de solución de controversias contenido “en el capítulo BBB del acuerdo”. Sin embargo, no hace lo mismo respecto a los mecanismos de arbitraje inversionista-Estado reconocidos por el capítulo de Inversiones del mismo acuerdo. Es decir, un laboratorio farmacéutico podría demandar a nuestro país en el caso de que considere que una política pública ha afectado sus inversiones presentes o futuras, algo que abre camino a una mayor judicialización de la salud.
 
Actualmente, sin mediar este acuerdo, la Dirección General de Medicamentos (Digemid) afronta más de una decena de medidas cautelares en el Poder Judicial interpuestas por farmacéuticas. Entre ellas, una que desde el 2014 impide el registro de medicamentos biosimilares que abaratarían tratamientos de última generación contra el cáncer. 
 
Con la firma de este anexo del Capítulo de Transparencia la situación podría agravarse. Como antecedente, la organización Public Citizen (EE.UU.) cita la demanda de la multinacional farmacéutica Eli Lilly contra Canadá por US$ 100 millones, amparada en el TLC de América del Norte (TLCAN).  
 
Actualmente el TLC firmado por el Perú con EE.UU. no incluye esta posibilidad. Sin embargo, el texto de este capítulo del Acuerdo Transpacífico demuestra que nuestro país está dispuesto a ir más allá de las “líneas rojas” en salud fijadas en el TLC con EE.UU. a pesar de las promesas en sentido contrario del presidente Ollanta Humala e incluso del ministro de Salud Aníbal Velásquez. 
 
Según el análisis realizado  por Deborah Gleeson, de la Escuela de Psicología y Salud Pública de la Universidad de La Trobe (Australia), la inclusión de este anexo del capítulo de Transparencia no responde a un propósito de interés público. De acuerdo con el documento elaborado por la experta y difundido también por WikiLeaks, el texto “establece un terrible precedente para usar los acuerdos comerciales regionales para manipular los programas de cobertura de salud de otros países”. 
 
PUBLICIDAD DE FÁRMACOS
 
Para evitar la automedicación, nuestro país –al igual que la mayoría de Estados– no permite publicitar medicamentos que exigen receta médica. Sin embargo, el capítulo difundido por WikiLeaks consigna que las partes firmantes permitirán la difusión por internet de información sobre productos farmacéuticos a los consumidores. Si bien la redacción excluye a aquellas partes firmantes cuyas leyes no lo permitan, la puerta está abierta. 
 
 
SALUD BUSCA INTRODUCIR SALVAGUARDA
 
-El enfrentamiento protagonizado en los últimos meses entre el ministro de Salud, Aníbal Velásquez, y la ministra de Comercio Exterior, Magaly Silva, por defender la soberanía sanitaria del Perú en el Acuerdo Transpacífico parece haber llegado a su fin. 
 
-Fuentes de salud informaron a La República que el Ministerio de Salud (Minsa) ha dado su visto bueno al capítulo de Transparencia. Tras meses de pelea contra el Mincetur, la redacción más tibia de este capítulo y las presiones han terminado por obligar a la entidad oficial a aceptar el texto. 
 
-Las mismas fuentes informaron que Salud quiere introducir una salvaguarda en el texto de este capítulo que limite su aplicación a determinados programas de salud como el de las enfermedades metaxénicas (dengue, malaria, etc.) y que exonere al resto de rendir cuentas de “transparencia” a las farmacéuticas internacionales. Sin embargo, dado el avance de las negociaciones, esta salvaguarda llegaría tarde. 
 
CLAVES
 
Acuerdo Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) involucra 12 países: EE.UU.; Japón, Australia, Nueva Zelanda, México, Perú, Chile, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam y Canadá. 
Desde 2010 se negocia a puerta cerrada pese a los pedidos de transparencia. Todo lo que se conoce de su contenido es gracias a las filtraciones de WikiLeaks. 
 
CIFRA
 
40% del comercio mundial está involucrado en el Acuerdo Transpacífico. 
 

Síguenos en Facebook