Hay alerta con los mineros ilegales en Tambogrande

28 Feb 2011 | 0:00 h

Informalidad. Pueden complicar cultivo de limón. Experto sostiene que pobladores se dedican a esta actividad porque es más rentable que la agricultura.

Johanna Nores

La intervención de 19 dragas usadas por la minería informal en Madre de Dios el pasado 23 de febrero ha volcado la atención a otros lugares de extracción informal aurífera. Esta vez a Tambogrande, departamento de Piura.

En esa localidad, desde hace cuatro meses, proliferan miles de mineros ilegales, pese a que en el 2002 la minera Manhattan fue obligada a retirarse del lugar por presión de los pobladores que temían un impacto negativo en su medio ambiente y, por lo tanto, en su salud.

Tambogrande es uno de los principales productores de limón.

¿Por qué ahora subsiste la minería y, peor aún, de manera informal? Carlos Herrera Descalzi, ex ministro de Energía y Minas, tiene una explicación.

“Cuando los habitantes de Tambogrande notaron que la minería resultó más rentable que la agricultura decidieron cambiarse de actividad y dedicarse a la extracción del metal”, señaló.

En efecto. Hércules Tacure Calle, poblador de Tambogrande, sostiene que es una “mejor forma de ganarse la vida”.

La minería informal genera una producción del orden de casi US$ 300 millones, con un estimado de evasión de impuestos de US$ 100 millones, calculó el ex ministro.

Frente a esta situación, Herrera duda mucho de que el gobierno tenga la capacidad de erradicar de raíz el problema de la minería ilegal.

Sin capacidad de acción

“El problema real es social. El gobierno no tiene mucha capacidad de acción. En casos como Madre de Dios, el Estado no llega porque el lugar no se lo permite. En cambio, en Tambogrande, hay una cierta pasividad, porque no considera este tema muy peligroso”, indicó.

Por su parte José De Echave, experto en temas mineros, considera importante que el gobierno controle la comercialización de los insumos que sirven para el desarrollo de la minería ilegal.

Sin embargo, también señaló que no todas las pequeñas mineras son informales; en ese sentido, sostuvo “que se deben crear las políticas necesarias para que éstas puedan formalizarse y pagar sus impuestos”.

Te puede interesar