Tacna defiende proyecto Vilavilani

Aclaran. No se van a perforar 200 pozos, como denunciaron dirigentes en Puno y Bolivia. Agua es para consumo humano. 

8 Jun 2017 | 6:55 h

El gerente del Proyecto Especial Tacna (PET), Luis Orbegoso Rejas, negó que el proyecto hídrico Vilavilani Fase 2 tenga entre sus componentes la perforación de 200 pozos en la frontera con Puno o Bolivia, como especulan en la región altiplánica algunas autoridades.

El PET es la institución responsable de administrar la infraestructura hídrica mayor de Tacna y de dar solución a la crisis del agua que enfrenta la región. El proyecto Vilavilani Fase 2 tiene como fin dotar de agua al agro y a la población de la provincia de Tacna, territorio en el cual habita el 90% de la población.

PUEDES VER: Moquegua: ANA recoge muestras de agua del río Tambo por contaminación

Orbegoso explicó que Vilavilani consta de tres componentes: perforación de pozos, construcción de una planta de bombeo y de la línea de conducción Villachaullani.

La perforación de pozos se ejecutará en la zona denominada Nuevo Ayro, en el distrito de Palca (provincia de Tacna). Esta jurisdicción no limita con Puno, pero sí con Bolivia. Detalló además que la Autoridad Nacional del Agua (ANA) solo ha autorizado la perforación de siete pozos de agua subterránea y no de 200. Estos dotarán en el futuro de 650 litros por segundo (l/s) de agua al sector agrícola.

La planta de bombeo extraerá agua del manantial de Ojos de Copapujo que está en el anexo de Mamuta en la provincia de Tarata, la cual sí limita con Puno. 

El manantial se sitúa dentro de propiedad privada de un ciudadano tacneño. De esta planta se extraerán 243 l/s al año, que se destinarán también a la agricultura por su poca calidad.

El tercer componente, el más complejo, consiste en la construcción del entubado de Villachaullani, de una extensión de 41.1 kilómetros y que traslade 361 l/s de agua para el consumo poblacional.  

Este canal atraviesa por anexos de Putina, Mamuta, Kallapuna; todos ellos ubicados en la provincia de Tarata. El entubado trasladará agua del río Ancoaque, que se ubica también en el territorio tacneño.

El Ancoaque es uno de los afluentes que aporta a la cuenca del río Maure, el cual sí cruza a territorio boliviano. En este punto Orbegoso afirma que tampoco hay afectación para Bolivia, argumentando que el trasvase del Ancoaque se hace desde 1996 a través del túnel Kovire. "Desde hace 20 años llevamos agua del Ancoaque para el afianzamiento de la laguna Aricota (afectada por la hidroeléctrica). No es nada nuevo lo que vamos hacer, solo que esta vez destinaremos un metro cúbico para el consumo humano", dijo.

DESCONOCEN PROYECTO

"Sé que se desconoce el proyecto y las versiones que se dicen en Puno podrían crear un problema donde no lo hay", declaró el gerente Orbegoso.

El presidente del consejo regional, Jaime Bautista, señaló que Vilavilani se desconoce en Tacna y en Puno, lo cual genera suspicacias y dudas. En la actualidad existe rechazo de parte de la comunidad Maure-Kallapuma (Tarata) porque los comuneros temen que la extracción de agua seque los bofedales de la zona que alimentan su ganado camélido.

Te puede interesar