Regiones en cuenta regresiva

Manual para recibir a un Papa

Todo va quedando listo para la llegada del Papa Francisco a Lima, Trujillo y Puerto Maldonado. Es el segundo Papa en visitar nuestro país desde que Juan Pablo II viniera hace 29 años. ¿Cómo se preparan las tres ciudades para recibir al Santo Padre?

Raúl Mendoza

Domingo, 7 de Enero del 2018

Un estrado metálico de quince metros de alto, cincuenta metros de ancho y veinticinco metros de profundidad, revestido con tela y cubierto con un gran toldo semejante al techo de un templo acogerá la misa que Jorge Bergoglio, el Papa Francisco, oficiará en la Base Aérea de las Palmas de Lima para más de un millón de personas. Él estará en el centro, a unos cinco metros de altura sobre el nivel del suelo.

"Sobre el estrado también estarán Monseñor Juan Luis Cipriani, los sesenta obispos de la Conferencia Episcopal Peruana, los miembros de la comitiva del Santo Padre, y la imagen del Señor de los Milagros que llegará desde Las Nazarenas. El coro estará en un escenario aledaño que se está levantando", explica el padre Luis Gaspar, director ejecutivo de la visita del Papa a Lima.

La organización busca que los asistentes tengan todas las facilidades para ver y oír al Papa sin problemas. Por eso, sobre los 700 mil metros cuadrados de Las Palmas, que acogerán a la multitud, se levantarán ochenta torres de sonido y habrá treinta pantallas gigantes LED. El millón de personas podrá ver a Francisco desde cualquier lugar y nadie dejará de escucharlo.

Una capilla ubicada detrás del escenario -una construcción ya existente en la base aérea- servirá para la consagración de las miles de hostias que se repartirán en la misa. El lugar no tenía el suministro eléctrico suficiente para todo lo que se tiene que habilitar, por lo que en estos días llegarán 24 grupos electrógenos. Y también se contratarán unos 1,500 baños portátiles.

El miércoles pasado una comitiva integrada por Alfonso Grados, ministro de Trabajo, el Nuncio Apostólico Nicola Girasoli, y otras personalidades, llegó hasta el lugar y comprobó que las obras en Las Palmas -que eran las que estaban más retrasadas- ya tienen un avance del 70%. "Ni Las Palmas ni otro lugar que hubiéramos escogido tenía la infraestructura necesaria. Había que habilitarla. Creemos que todo estará listo para el 13 de enero", declaró el ministro.

El 13 se hará una prueba integral y se harán ajustes para tener todo listo antes de la llegada del Papa. La misa será el domingo 21 de enero a las 4.30 de la tarde y se han habilitado 22 accesos a la base aérea para la gente. El ingreso de más de un millón de personas puede tomar entre ocho y diez horas. Los primeros ingresantes -jóvenes de grupos parroquiales sobre todo- podrían estar llegando desde las cuatro de la mañana. El grueso de la gente lo haría entre las seis y las siete de la mañana. La mayoría ya debería estar en el lugar cerca de las dos de la tarde.

Reuniones con el Papa

El Papa Francisco llegará al Perú el jueves 18 de enero, a las 5.30 de la tarde, procedente de Chile. Poco después hará un recorrido en el papamóvil por toda la avenida Brasil. "Saludará, bendecirá y hasta recibirá regalos de la población", comenta el padre Luis Gaspar. La seguridad de todos sus recorridos en el Perú estará en manos de la escolta papal, y de la Policía Nacional.

Además de la agenda pública que cumplirá, el Papa Francisco sostendrá reuniones a puertas cerradas. Por ejemplo, el viernes 19 de enero, a su regreso de Puerto Maldonado, se reunirá por la noche con sus 'hermanos' jesuitas en la Iglesia de San Pedro del centro de Lima. Allí podrá recorrer y apreciar los hermosos ambientes de la sacristía, una joya del estilo barroco limeño. Podrá ver también los cuadros manieristas y de la escuela cusqueña que allí se conservan.

El domingo 21 por la mañana se reunirá con las religiosas de clausura del Convento de Las Nazarenas y conocerá la imagen del Señor de los Milagros, la que pintó el esclavo negro en un muro y la que acompañará la misa en Chorrillos. Una hora después también hará una oración ante las reliquias de los santos peruanos en la Catedral de Lima.

Durante los cuatro días de su estadía en Lima, Francisco se hospedará en la Nunciatura Apostólica de Lima, ubicada en la sexta cuadra de la avenida Salaverry. Allí se ha acondicionado un oratorio con las imágenes de Santa Rosa y San Martín de Porres y un ambiente especial para su guardia privada. En el lugar oficiará una misa privada para el Nuncio, su médico, sus escoltas y personas allegadas.

Cuando Juan Pablo II estuvo en el Perú en 1985 y 1988 se hospedó allí y salió al balcón varias veces para saludar a la multitud. Esta vez Francisco tiene la posibilidad de saludar a los fieles a través del balcón que mira a la avenida Salaverry o a través de una ventana de su habitación que mira hacia el Campo de Marte. Todo indica que responderá al cariño y el fervor de la gente.

La selva, el norte

El Santo Padre escogió visitar Puerto Maldonado y Trujillo -a donde llegará el viernes 19 y sábado 20 de enero- porque está muy interesado en la conservación de la Amazonía y de la biodiversidad que esta guarda, y porque quería brindar consuelo a la gente que lo perdió todo en el reciente Niño costero. Por eso decidió ir a la selva y al norte peruano.

En Puerto Maldonado no oficiará misa, pero sostendrá dos reuniones: una con las comunidades amazónicas en el coliseo regional, una actividad donde podrían entrar unas 4 mil personas; y otra en la explanada del instituto Jorge Basadre, a la que podrían acudir unas 100 mil personas. El lugar tiene siete accesos y el estrado será ambientado como una maloca. Incluso llegarán comunidades nativas y fieles de Brasil y Bolivia.

Por estos días el ambiente en Puerto Maldonado para la llegada del Papa todavía está calmado, aunque por toda la ciudad se han multiplicado banderolas y afiches de Francisco. La próxima semana ya empezarán a sentirse con más fuerza los preparativos para la inminente visita. Aquí las obras ya están bastante avanzadas e incluso ayer sábado llegó hasta allí el ministro Alfonso Grados para ver lo que falta.

En Trujillo, un escenario similar al de Lima se ha levantado en el balneario de Huanchaco para una misa que oficiará el Papa Francisco, acompañado por 31 imágenes de distintas ciudades del norte. El estrado ya está casi listo y cerca a este habrá ambientes mas pequeños y un obelisco de quince metros de altura que está en proceso de enchapado. Esta semana también culminará el mejoramiento de la vía, desde el óvalo hasta el balneario. Se estima que unas 500 mil personas acudirán al lugar.

Un detalle a destacar es que en el estrado, junto a los santos, también estarán las reliquias de dos religiosos polacos y un italiano que fueron asesinados en Chimbote en 1991 por Sendero Luminoso. El 2015 el Vaticano los nombró 'mártires' y ahora el Papa les rendirá homenaje.

A pocos días de la llegada de Francisco, el primer Papa sudamericano, el Perú ya vive el ambiente de la visita: se sabe que unos tres mil policías se encargarán de la seguridad en Lima, Trujillo y Puerto Maldonado; veinte mil jóvenes serán la 'guardia del Papa' y ayudarán en la organización. Unas 30 mil personas están involucradas en que todo transcurra con tranquilidad.

Mientras tanto, Lima se prepara para la bienvenida: parroquias y otros lugares muestran gigantografías con el rostro de Francisco y la frase "Unidos por la Esperanza". Frase para los tiempos que corren.

Te puede interesar

Nuestras portadas