Debut

Fernanda Kanno, la primera peruana en el Dakar

La periodista y conductora de televisión Fernanda Kanno será la primera piloto peruana en correr el Dakar, el rally más extremo del mundo. Era un sueño que acariciaba desde niña y ahora está a días de hacerlo realidad. Así se preparó para el gran reto.

Raúl Mendoza

Domingo, 31 de Diciembre del 2017

En septiembre pasado, Fernanda Kanno participaba en la competencia Baja Inka –una carrera previa al Dakar– en el desierto de Paracas, junto a su compañero de equipo, José Ponce. En parte del tramo se encontraron con un hueco enorme en una duna y empezaron a bajar lentamente. De pronto, otra camioneta que venía detrás a toda velocidad no vio el hueco, voló por los aires y fue a caer sobre la camioneta de Fernanda. Cayó del lado de ella y los sacó de la carrera.

La colisión fue tremenda. Ella como periodista ha llevado varios cursos de sobrevivencia, así que sabía cómo actuar en estas circunstancias: revisó que no sangraba, que no se había roto ningún hueso, que no tenía hormigueo, que no estaba mareada. Aún así, se quedó sentada en su sitio hasta que llegó la ayuda médica. Solo sentía un poco de dolor y era por los golpes que se había dado contra la jaula de protección de su vehículo. Su compañero resultó ileso.

"¿Y no te asustaste? ¿No te dijiste: mejor ya no corro?", le preguntamos. "No, para nada. Ese día me llevaron al hospital, pero al día siguiente ya estaba lista para correr". Por precaución, los organizadores no la dejaron. Pero así es Fernanda: no se rinde fácilmente, le encanta la competencia, le gusta 'dunear' durante horas y siempre quiere ir para adelante.

De 0 al Dakar

Fernanda le llama "La Cero" a la camioneta con la que competirá. Y para correr en el Dakar ha armado un equipo que se llama "De 0 al Dakar". Aluden con eso a que ella participará de una de las competencias más duras del planeta sin tener experiencia previa en rallys tan largos. Recién tuvo brevete el 2010 y hasta el 2017 nunca había corrido en una competencia profesional.

Lo hizo en la segunda mitad del año: participó en dos fechas de la Baja Inka y en dos rallys como copiloto. Esa es toda su experiencia. Y ahora le esperan más de 9 mil kilómetros de competencia en los paisajes y temperaturas más extremos, atravesando tres países: Perú, Bolivia y Argentina. "No aspiro a ganar nada, aspiro a llegar a la meta, terminar la carrera", dice ilusionada, pero con realismo.

Su romance con las camionetas empezó de niña. Su papá la llevaba de paseo con su camioneta a playas y lugares lejanos. Así le fue gustando el 'off road' –el conducir fuera de la carretera en condiciones difíciles– y las 4x4. Desde entonces, su sueño para cuando fuera grande era tener una todoterreno para repetir esos viajes que compartió con su viejo y la familia.

"Desde que estaba en la primaria tenía un sueño recurrente en el que yo iba manejando. Esto me ha gustado siempre", cuenta en el taller Rent 2 Race, de Alonso Carrillo, su jefe de equipo y reconocido piloto. Allí han overholeado 'La Cero' hasta dejarla como nueva y preparada para afrontar la tremenda competencia que tiene por delante.

La camioneta tiene una gran historia: pertenecía a la policía de carreteras y la compraron en un remate. La trajeron al taller de Alonso en Villa El Salvador y ahí la transformaron en una máquina poderosa. Hoy cumple con todas las exigencias de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

"La camioneta tiene su motor original y todas sus piezas originales. Le hemos puesto una funda delantera más gruesa, amortiguadores especiales, asientos de carrera, jaula de refuerzo y le hemos quitado como seiscientos kilos de peso. Ahora es una camioneta ligera y potente", explica Alonso sobre el trabajo realizado. Él ha corrido dos veces el Dakar y ha sido varias veces campeón de rally cross country. Ahora ha puesto toda su experiencia al servicio de Fernanda.

No es el único. La periodista, conductora de TV y ahora piloto correrá con Alberto Silva como compañero de equipo y él tiene muchísimas horas de vuelo al volante de una 4x4. "Beto es un experto y ha trabajado para el Dakar haciendo estas rutas. Cuando alguien se pierde en el desierto al primero que llaman es a Beto, conoce el desierto a la perfección, ha hecho decenas de veces la ruta a Bolivia y su trabajo es hacer estos viajes largos", cuenta Fernanda.

Comenta además que la principal fortaleza de su compañero de equipo es ser recontra buena onda y "si te vas a meter veinte días con alguien en una camioneta, necesitas una persona así". Ellos se turnarán en el volante en una proporción de 50/50. "Fernanda va a manejar todo lo que se sienta cómoda y estoy seguro que va a conducir mucho más de lo que algunos piensan", dice su jefe de equipo.

Hagamos un cambio

La primera vez que Fernanda manejó sola en el tráfico limeño fue cuando se compró su primera camioneta hace unos años. La recogió del concesionario en la avenida Canadá junto con sus papás, los subió para dejarlos en su casa de San Borja y después ella se fue sola hasta Miraflores, donde vivía. Nunca había manejado en el tráfico limeño. Pero algo pasó: la camioneta se detuvo en medio de la Vía Expresa. Eran las 7 de la noche. Era inexperta, pero se mantuvo serena y volvió a encenderla, prendió la radio y siguió su camino. "Después la llevaba al canal, así aprendí a manejar en Lima", dice.

¿Cómo llegó Fernanda del mundo del periodismo y la televisión al mundo del Dakar y las carreras? Ocurre que hace un par de años se compró su segunda camioneta, la que siempre había querido: una Fortuner Toyota. Con la compra, la concesionaria le daba unas clases de manejo de 4x4 cross country. Así conoció a Alonso Carrillo, a Beto Silva y a Lucho Mendoza, instructores del curso y todos con participaciones en el Dakar.

Con ellos, Fernanda aprendió a 'dunear' en el desierto del sur peruano. "Me compré la camioneta porque quería llevar a mi papa a pescar y viajar por zonas alejadas. Cuando empiezas a hacer estos cursos te das cuenta que es pajísima. Verlo no es comparable a hacerlo tú. Era realmente feliz duneando. Y cuando aprendí un poco más, les comenté que me encantaría ir al Dakar, porque era algo que le gustaba a mi papá y yo había seguido la competencia siempre. "Te va a costar, pero ¿por qué no?", le dijo Alonso.

Y así nació el proyecto. Fernanda condujo un programa de televisión hasta mediados del 2017 en que le dijo adiós por un tiempo a su carrera periodística para dedicarse 100% a lo del Dakar. Ahora faltan muy pocos días para que se sitúe en la línea de partida. Ha entrenado todo el 2017 y las pocas carreras en las que participó le han servido para saber cómo es una, los tiempos, la sensación de estar en una camioneta con el casco y el uniforme, el calor.

"Ella lo va a hacer bien. El año pasado en Duna Grande, en Nazca, duneamos como trescientos kilómetros y luego manejó quinientos kilómetros más hasta Lima. Y ni pestañeó. Al que le gusta rutear le nace, a otros les daría flojera. A ella le nace", dice su jefe de equipo. El objetivo es que termine el Dakar. Solo el 10% de los debutantes lo logran.

"Este sueño es lo mejor que me ha pasado este año. Todo el equipo es muy profesional. Yo estoy haciendo entrenamiento físico y, sobre todo, mental. Hay que soportar la frustración porque cometes errores y eso te puede costar la carrera o la vida", dice Fernanda consciente de la competencia. Y sigue soñando: para el 2019 quiere participar en la categoría camiones. "El primer equipo peruano en el Dakar. Sería locazo". El próximo año volvería a la televisión. Pero por ahora solo se enfoca en la ruta, el desierto, los paisajes, el Dakar.

Te puede interesar

Nuestras portadas