Antenor Guerra-García

“Siempre le tuve confianza a Gareca, es un excelente entrenador”

Redacción LR

Domingo, 26 de Noviembre del 2017

La primera vez que Antenor Guerra-García (55) apostó todo por el fútbol, fue a finales de los años ochenta. Había dejado Deporte Total, el suplemento deportivo del diario El Comercio y decidió lanzar su propia revista, El Semillero, una publicación dedicada a las ligas distritales de fútbol amateur de Lima Metropolitana, que él mismo dirigía, redactaba y vendía en las tribunas. Treinta años después, este hincha apasionado del deporte rey lo ha vuelto a hacer: con sus propios recursos, acaba de publicar El Fútbol Peruano: Protagonistas de su historia, un libro ambicioso y cuidadosamente editado, en el que combina fotos inéditas con reseñas de futbolistas, entrenadores, árbitros, dirigentes y periodistas que dejaron huella en nuestro balompié.

Cuéntanos, ¿cómo nace este libro?

Lo primero que debes saber es que siento una gran pasión por el fútbol, lo practico desde muy chico y hasta ahora, con 55 años, juego todas las semanas. He tenido la satisfacción de ver a Perú en los mundiales de México 70, Argentina 78 y España 82. El fútbol es parte de mi vida y este libro es producto de mi experiencia como hincha, como futbolero. Es el libro de un hincha para los hinchas.

Fuiste fundador de Deporte Total (DT), ¿entonces ya pensabas en este libro?

No, la idea vino mucho después, pero la experiencia en DT me ayudó a conocer un poco más de fútbol, del deporte en general. Yo estudié periodismo en la Universidad de Lima y comencé a trabajar en El Comercio a mediados de los ochentas. Formé parte de los redactores que crearon DT, un suplemento que entonces tenía dieciséis páginas. Se creó para el mundial de México 86 y eso que Perú no estaba clasificado.

¿En qué momento, entonces, decides hacer este libro?

La idea del libro la tenía estructurada hace más o menos diez años (2007), pero por diversas circunstancias de la vida recién lo inicié hace dos.

Hace dos años, al inicio de las eliminatorias...

Así es. Unas eliminatorias en las que Perú comenzó perdiendo dos partidos seguidos.

Pero la publicación coincidió con el regreso de Perú a un mundial. Como si hubieras tenido todo previsto.

(Sonríe) No lo tenía previsto, pero siempre le tuve confianza a Gareca. Yo soy hincha de la 'U' y Gareca ha sido entrenador de la 'U'. Siempre me pareció un excelente entrenador.

¿Y cómo fueron esos años? Por el producto final, asumo que le dedicaste mucho tiempo.

Son 147 personajes, 14 capítulos, los diez primeros capítulos son dedicados a futbolistas, a partir del capítulo 11 vienen los mejores entrenadores, los árbitros, dirigentes y la prensa deportiva. Escribía una semblanza por día, más o menos. Investigaba mucho. Me iba a los archivos de La Tercera y La Crónica, que ahora le pertenecen al diario El Peruano, y me encerraba unas cuatro o cinco horas a bucear entre recortes de diarios, buscando fotos que sean las que mejor representen al personaje y que sean inéditas.

¿Sólo usaste esas fotos? Asumo que debiste pagar por ellas, comprar los derechos.

Sí, pagué al diario El Peruano por las licencias de esas fotos, pero también tuve acceso a fotos familiares, una foto linda que me dio el hijo de 'El Veco', por ejemplo, o la de (Óscar) Artacho, el locutor argentino, que me dio su hija. Jorge Soto también me pasó una foto. Alberto Tejada, el árbitro, también me ayudó con una foto con su padre. O la que me dio la familia Bentín.

Pero hay fotos muy antiguas también...

Sí, esas las he sacado de revistas que ya no están en circulación, como Sport, Equipo, Deporte Gráfico, el mismo Ovación, con los créditos correspondientes, claro. Alguien que me ha ayudado mucho con las fotos es Armando Levau, un dirigente de Alianza Lima que es muy desprendido. Él tiene una colección increíble de revistas y fotografías y me dejaba encerrarme en su oficina a escoger la que necesitara. Hay colecciones importantes también que he utilizado, como la de Aldo Panfichi.

¿Y hubo otras colaboraciones, mecenas, auspiciadores?

(Risas) Mecenas y auspiciadores precisamente, no. Este libro se ha publicado gracias a mi propia inversión y a la colaboración de mi familia, que es muy unida. Es una publicación independiente en todo sentido. En algún momento sí busqué auspicios, apoyo de empresas privadas, de editoriales, pero ninguna apostó por mi libro. Decían que iban a llamarme, pero recién lo hicieron cuando ya estaba publicado y después de la clasificación al mundial.

No te tenían fe.

No. Pero mejor así. No quisiera que mi libro se vendiera con el sello de alguna empresa, así como está ha quedado bien.

Háblame de las reseñas. Hay algunos escritores, periodistas e intelectuales que han aportado al libro con su pluma. ¿Cómo los convocaste?

Sí, mira, cada capítulo, desde la categoría Los Artistas, hasta el último, están prologados por intelectuales amigos. Les pedí un texto, de unas 700 palabras, para que hablen sobre los grandes delanteros, los arqueros, los defensas, los provincianos, los macheteros, los dirigentes, sobre la prensa deportiva, etc. Son catorce prologuistas de lujo que me han ayudado con esta publicación.

¿Puedes mencionar a algunos?

Claro, tenemos a Alberto Vergara, que es un politólogo de primera, él escribe sobre 'Los Artistas' y lo hace porque es un artista, cuando yo jugaba con él, él era el diferente, un jugador elegante, tipo (César) Cueto en la cancha, y lo escribe con esa pasión; Jorge Deustua habla de 'Los Macheteros', él es un fotógrafo muy bueno, pero te da 'con cariño' cuando juega; Julio Hevia, que es psiconalista, habla sobre 'Los Patrones'; Alonso Cueto habla sobre los entrenadores; Renato Cisneros sobre la prensa deportiva; Jorge Eslava, el poeta y escritor, habla sobre los arqueros y él es un gran arquero, tapa en mi equipo del Club Terrazas....

¿Y ellos escogieron cada tema o tú se los asignaste? ¿No hubo disputas?

(Risas) Muy buena pregunta. En realidad, yo les llevaba el machote y les decía: "acabo de terminar este libro, tengo catorce capítulos ¿cuál es el que más te gusta a ti?" Y así cada uno escogía. Pero no hubo disputas de ningún tipo, todos quedaron contentos. Por ejemplo, cuando iban quedando pocos temas, fui donde Antonio Zapata, el historiador, y me dijo: "yo siempre he querido escribir sobre los árbitros". Por un momento pensé que ese tema no iba a salir, porque era el menos demandado.

¿Y por qué ese afán taxonómico de clasificar a nuestros futbolistas?

Lo que pasa es que se ha escrito mucho sobre fútbol peruano, sobre su historia, sobre los clásicos, incluso sobre personajes como 'Lolo' Fernández o 'Manguera' Villanueva. Pero no se había escrito un libro así, que clasifique y distribuya a los jugadores por sus habilidades en la cancha y por su personalidad. Obviamente este es un libro muy subjetivo.

Eso quería mencionarte, porque veo a Eduardo Malasquez entre 'Los Palomillas', cuando para mí debió estar con 'Los Artistas'. ¿No te ha llamado para reclamarte?

(Risas) Claro, al final yo también pensé que debió estar con 'Los Artistas'. De hecho, creo haberle bajado algunos galones por ponerlo entre 'Los Palomillas', pero si has leído bien el título, dice claramente: "(Palomillas) en la cancha o en las otras canchas...", y el 'Flaco' (Malásquez) era un palomilla en la cancha. Por suerte aún no se ha quejado.

Entiendo entonces que ha sido difícil clasificar a tantos personajes. ¿Hubo alguno que haya quedado fuera?

Hubo varios en realidad. Uno que merecía ser entre los arqueros es Pedro Gallese. Lamentablemente no alcanzó el tiempo para incluirlo, porque se destapó tarde, en la parte final de las eliminatorias.

Tampoco está Víctor Calatayud entre 'Los Aleros'

Claro, es otro de los ausentes. Pero Los Aleros es el capítulo con más personajes, trece en total. Porque Perú, justamente, es una tierra de punteros, wines, o como los llaman ahora: extremos. También me han reclamado por Waldir Sáenz, que debió estar entre los delanteros, ya que es goleador histórico de Alianza Lima.

¿Hay algún capítulo que hayas disfrutado más?

Todos me gustan, pero el de 'Los Caciques', esos líderes regionales que abundan en nuestro fútbol, lo disfruté mucho. 'Pedrito' Ruiz es el mejor ejemplo de ese tipo de futbolista, que brilla en su región, pero que no llega a consagrarse del todo a nivel nacional. Por un momento también pensé en incluir en esa sección a 'Cachete' Zúñiga, pero ¿ya ves? No todos pueden estar. Por cierto, tuve también la idea de incluir a los hinchas, no como individuos sino como colectivos: la 'Trinchera Norte', el 'Comando Sur', el 'Extremo Celeste'... pero ya no alcanzó el tiempo ni el dinero. Espero hacerlo en una próxima publicación.

Y hablando de personajes, ¿hay alguno que durante la investigación o las entrevistas te haya impresionado?

Sí, Alberto Beingolea. Creo que junto a 'Pocho' Rospigliosi es de los más grandes innovadores del periodismo deportivo, de los que más ha aportado. Con su programa Goles en Acción revolucionó nuestra manera de ver el fútbol, creó las 'previas', que ahora todos hacen, y estableció ese horario de los domingos por las noches, después de los programas políticos.

¿Lo conocías de antes?

No íntimamente, sí por el tabajo y porque veía sus programas. Pero te digo, de los 147 personajes que aparecen en el libro, he tenido la suerte de conocer a 122. Y de esos, he decidido homenajear especialmente a tres periodistas no muy mediáticos: Manuel Doria, Raúl Dreyfus y Víctor Andrés Rodríguez Leiva 'Varleiva'.

¿Y tienes alguna anecdóta con uno de estos personajes?

Con 'El Veco' tuve la oportunidad de conversar alguna vez y, no sé por qué, cayó el tema de la nutrición en los deportistas, entonces me comentó que una de las claves en la alimentación de los alemanes era la cebolla blanca y que a eso deben sus grandes hazañas deportivas. Yo que soy aficionado al fútbol y al atletismo, desde entonces no dejo de comer esa cebolla.

Cada capítulo, desde‘Los Artistas’ hasta el último, están prologados por intelectuales amigos. Les pedí 700 palabras para que hablen de los grandes delanteros, arqueros, defensas, dirigentes, etc.”“Cuando iban quedando pocos temas fui donde Antonio Zapata, el historiador, y me dijo: ‘yo siempre he querido escribir sobre los árbitros’. Siempre pensé que ese tema no saldría”.

Te puede interesar

Nuestras portadas