Ley de Alimentación Saludable

Golpe a los consumidores

La Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, de mayoría fujimorista, quiere cambiar el etiquetado de productos procesados yendo en contra de la Ley de Alimentación Saludable del Ministerio de Salud. Un golpe a los consumidores.

Raúl Mendoza

Domingo, 12 de Noviembre del 2017

En Chile, productos tan conocidos como la bebida gaseosa Crush o las papas Lays o el cereal Zucosos, y muchos más, llevan en su empaque la GDA (Guía Diaria de Alimentación) que siempre ponen los fabricantes, pero también llevan los octágonos de advertencia que el Ministerio de Salud chileno planteó para su consumo. Los octágonos tienen mensajes directos: "Alto en calorías", "Alto en azúcares", "Alto en grasas saturadas", "Alto en sodio". Y cada producto puede tener uno o más de esas alertas.

Un producto peruano como el Ají Tari, tiene hasta tres octágonos de advertencia en Chile. En el Perú, el mismo producto, que uno puede encontrar en tiendas o supermercados, no tiene hoy ninguna alerta de ese tipo en su envase.

El peligro que los alimentos procesados pueden significar para la salud de los consumidores hizo que el 2013 se aprobara en el país la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable impulsada por el Ministerio de Salud. El reglamento de la ley se aprobó este 2017 y entrará en vigencia en diciembre próximo. La ley peruana señala que los alimentos procesados deben tener octágonos con las siguientes advertencias: "Alto en sodio", "Alto en azúcar", "Alto en grasas saturadas" y "Alto en grasas trans" en su empaque.

Todo indica que el fujimorismo, alineado con la industria, no ve con buenos ojos esta propuesta. Por estos días se está debatiendo en la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso -presidida por el congresista fujimorista Miguel Castro- un dictamen que pretende modificar la ley eliminando las alertas octagonales que propone el Minsa y que respaldan la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Se pretende reemplazar las alertas octagonales por Guías Diarias Alimentarias (GDA) y Valor Diario Recomendado (VDR), que son tablas que las empresas ya emplean en sus empaques y que son poco claras para los consumidores. Además se plantea un semáforo de información nutricional que también se presta a confusión", dice la congresista María Elena Foronda, del Frente Amplio, quien defiende la propuesta del Minsa.

La parlamentaria comenta que el fondo del asunto es la defensa de la salud de niños, jóvenes y adultos, considerando que en el Perú el índice de obesidad, enfermedades coronarias y diabetes es alto. "Debe quedar de manera explícita, con un rombo grande en el empaque, que un producto tiene alto contenido de azúcar, grasa o grasas trans, de modo que sepas lo que estás consumiendo", comenta Foronda, también vicepresidenta de la Comisión del Consumidor.

Cambiar la ley

Un incidente en la Comisión donde se debatía la ley sorprendió a todos el último martes: el presidente del grupo de trabajo Miguel Castro encontró en la mesa a Raúl Gonzales, representante de la OPS, y al exlegislador Jaime Delgado, especialista en estos temas. De inmediato ordenó que se retiraran e incluso amenazó con llamar a seguridad. El último viernes se supo que la congresista Foronda volvió a invitar a Gonzales, a Delgado y a la representante del Colegio de Nutricionistas para la siguiente reunión de la comisión, pero otra vez Castro se ha negado a recibirlos.

Jaime Delgado, representante de la Plataforma por la Alimentación Saludable (PAS) defiende los octágonos y señala que en Chile se ha verificado que después de un año de vigencia el resultado ha sido exitoso. "Esa política ha generado que la gente no compre los productos que tienen esas alertas octagonales. Y ello ha llevado a que las empresas bajen los niveles de esos componentes en sus productos para que no les pongan esos sellos. Todo eso se ha generado en Chile y los productos son ahora menos dañinos", comenta.

La pretensión del fujimorismo y las empresas también ha generado la respuesta de distintas instituciones de la sociedad civil. Además de la posición en contra del Minsa, la OPS y la OMS, el jueves el Colegio de Nutricionistas se pronuncio contra los cambios que se quieren hacer a la ley. Y lo mismo hicieron La Defensoría del Pueblo, la Plataforma por la Alimentación Saludable y prestigiosos científicos de todo el mundo en una carta abierta que fue dada conocer por el doctor Elmer Huerta, quien también está a favor de los octágonos en los empaques.

Delgado también llama la atención sobre otro aspecto de la ley: los cambios a la ley que propugna el dictamen que hoy se discute en el Congreso establecen que los derechos de propiedad intelectual adquiridos no pueden ser afectados por la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable. "Esto significa que una marca engañosa, por ejemplo 'Chocomiel', podrá mantener su nombre aunque no tenga ni chocolate ni miel. Con este dictamen las marcas registradas son intocables y tenemos decenas de marcas engañosas".

Delgado y la congresista Foronda coinciden en que los productos podrían mantener su tabla de valores y llevar también los octágonos. Pero parece que ni eso quiere la bancada mayoritaria. "Son mayoría y hacen lo que quieran", dice Foronda. "Si aprueban los cambios lo harán en contra de toda la sociedad civil. Tendrán que asumir su responsabilidad", dice Delgado. En efecto, una encuesta realizada por Datum, reveló que el 97% de los peruanos está de acuerdo en que los productos alimenticios muestren una alerta que indique el nivel de sal, grasas o azúcares.

Otros casos en la región

Pero el etiquetado de alimentos con información nutricional clara, no es un tema nuevo ni se viene discutiendo únicamente en el Perú. La mayoría de gobiernos de la región empezó a tomar cartas en el asunto desde el 2015, a fin de asegurar una alimentación saludable para sus ciudadanos. Chile el país que más avances ha logrado.

La buena experiencia chilena no es producto de la casualidad. Desde el 2012, el vecino sureño comenzó a reformular sus leyes y tuvo en cuenta regulaciones en otras industrias. Así, desde junio del 2016 todos sus alimentos envasados llevan los mencionados sellos octagonales de manera obligatoria.

El buen resultado de esta medida se vio reflejado en el 21º Congreso Internacional de Nutrición, desarrollado a fines de octubre en Buenos Aires, donde la comunidad internacional elogió a Chile y hasta se planteó estandarizar el etiquetado de todos los alimentos en Latinoamérica siguiendo su modelo. Por lo pronto, Uruguay y Argentina evalúan seguir sus pasos.

De otro lado, el especialista chileno Esteban Carmuega, Director Científico del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI), informó que en el mundo existen unos 95 modelos diferentes de perfiles de nutrientes. "Si bien en América Latina recién se empezaron a implementar en 2015, esta es la región donde más rápido se está avanzando", reconoció en una entrevista para el diario Publimetro de Santiago.

Carmuega añadió que en Latinoamérica existen 14 modelos de etiquetado. Siete de ellos son obligatorios: cuatro con etiquetado frontal (México, Chile, Ecuador y Bolivia) y tres que establecen los parámetros de promoción de alimentos saludables en las escuelas (Argentina, Uruguay y Costa Rica).

Por su parte, la doctora uruguaya Adriana Blanco, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señaló al portal La Diaria de su país, que el modelo chileno es rápido de interpretar cuando vas a hacer una compra. "Por eso apoyamos ese etiquetado y no un etiquetado semáforo, porque ahí tenés que que hacer una valoración: si tiene uno rojo, uno verde y dos amarillos, ¿es mejor que si tiene un amarillo, dos verdes y uno rojo? Eso confunde", precisó.

El Colegio de Nutricionistas se pronunció contra los cambios a la ley. Y lo mismo hizo la Defensoría del Pueblo. En Chile se ha verificado que después de un año de vigencia de los octágonos el resultado ha sido exitoso.

Te puede interesar

Nuestras portadas